Un hombre de Dios’