Oriol Tarrasón

imagen

«Vania», de Chéjov. Una lección desgarradora sobre los peligros de la vida ociosa y cínica

Vania y Sonia han trabajado servilmente para mantener una ruinosa finca. El profesor Serebriakov y su esposa, Elena, han vuelto de visita trayendo con ellos el caos y la desorganización.  Todos ellos son personajes que se revuelven en su propia insatisfacción.