Agresores sexuales, una conducta reincidente. El castigo es necesario y preventivo

Por JAVIER URRA | Los agresores no están enfermos, son conscientes de sus actos y algunos son irrecuperables para la sociedad. El castigo es justo, necesario y preventivo para la reincidencia.