Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Maradona en el Mundial . De la gloria en el terreno de juego a la vergüenza en la grada

Las últimas imágenes de Maradona en el Mundial de Rusia se alejan de cualquiera de los valores que representa el deporte. El futbolista argentino lo fue todo en el campo para convertirse en un personaje indefendible fuera de él. 

Para los futboleros de mi generación, Maradona en el Mundial no es la imagen del 13 de junio de 1982 en el Camp Nou, en la inauguración del campeonato. Su debut en la Copa del Mundo fue discreto. Argentina perdió ante Bélgica. El Pelusa se reivindicó unos días más tarde frente a Hungría. Hizo sus dos primeros y últimos goles con su selección en España. Maradona en el Mundial fueron las patadas de Gentile, que aguantó en el campo desde el minuto 1 de partido con tarjeta amarilla. Perdió Argentina, volvió a caer después ante Brasil y la vigente campeona se fue a casa en la liguilla de octavos. Ese verano Maradona fichó por el Barcelona por 1.200 millones de pesetas.

Maradona en el Mundial será siempre aquel 22 de junio de 1986 en el Estadio Azteca de México que evoca Andrés Calamaro: cinco minutos de gloria y dos goles para la posteridad. Primero, la mano de Dios; luego, la izquierda tocada por los ángeles. Argentina vengó las Malvinas. Y Maradona se cobró revancha en semifinales tras la afrenta belga: uno de sus dos goles fue otra delicia. Los futboleros de nuestra generación no rendiremos fácilmente la plaza en la recurrente y estéril comparación con Messi.

Después jugó el Mundial de Italia y, en pleno declive, bajo la sombra de la sospecha por sus contactos con la camorra italiana y tras haber sido sancionado por consumo de cocaína, renació en 1994. Volvía a ser el mejor, pero nunca fue un ejemplo. Ya no era un Maradona vital sino crepuscular. Ni siquiera terminó el campeonato, sorprendido en un control antidoping. Los futboleros de nuestra generación no volveríamos a ver a Maradona de corto en un Mundial. Su futuro se ensombreció para siempre.

Reapareció en el banquillo de la albiceleste en Sudáfrica, en 2010, pero para entonces ya era un histriónico personaje, entre lo cómico y lo patético, quebradizo y grotesco. Un charlatán televisivo que retransmitió en directo sus visitas a Fidel Castro, su devoción por Hugo Chávez, su aparatoso divorcio y sus curas de adelgazamiento. Por desgracia, Maradona en el Mundial es hoy la disparatada última imagen que el fútbol no merece. Tampoco él. Un ser desquiciado y delirante tan ajeno a los valores del deporte. El Mundial debiera ser también un escaparate de embajadores de la deportividad. Sobre todo ahora que el negocio suplanta al juego.

Siempre ha habido excelentes futbolistas con trágico final: Garrincha, Best o Gascoigne. Por su mala cabeza o mala fortuna, otros talentos se malograron. El mayor de todos, ‘Mágico’ González, que ejerció mucho después de colgar las botas como taxista en Nueva York. El deporte debe ser siempre la primera ventana a la ejemplaridad. Por eso, sus valores deben estar asociados a la educación y debería tener más presencia en las universidades. Por su carácter colectivo y las características propias del juego, normalmente los modelos de un vestuario no son los objetos de idolatría popular. Como si la magia resultase siempre, indefectiblemente, algo gamberra, desafiante, transgresora, alborotadora…

El fútbol, como cualquier deporte, enseña disciplina, a ganar y perder, trabajar desapercibido, destacar y caer. Es una escuela y requiere estandartes y arquetipos que recuperen y muestren los valores del deporte y el fruto del esfuerzo. En un encuentro con niños de la cantera, a Fernando Torres le preguntó un crío que qué tenía que hacer para ser buen futbolista. El otro Niño le contestó: “Estudiar”. Por eso ahora, en su despedida de la selección, hemos de recordar que Iniesta en el Mundial no es solo el gol de Johannesburgo; es la camiseta que mostró con el nombre de Dani Jarque, el talento discreto, el ejemplo cotidiano.

Imagen de portada: Maradona durante el partido de Argentina contra Nigeria en el Mundial de Rusia 2018 | Agencia EFE
Tags publicados
Escrito por

Máster en Periodismo por la USP CEU-El Mundo. Profesor de la UC3M y autor de "Presidentes de Estados Unidos" (ed. La Esfera de los Libros). Articulista de El Mundo y colaborador de La Linterna de COPE.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons