Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Los mejores videojuegos de 2018: ¿qué valores comunican?

Entre los mejores videojuegos de 2018 se encuentran títulos como Red Dead Redemption 2 o Just Cause 4. Sagas con miles de seguidores en las que la violencia es un factor esencial.

El año 2018 está próximo a finalizar y ahora, durante las fiestas navideñas, es cuando más se regalan videojuegos. De hecho, un estudio elaborado por Deloitte sobre el consumo navideño en 2017 sitúa los videojuegos como el sexto artículo que más se regala en esta época del año. Llegados a estas fechas, cuando ya se han producido los grandes lanzamientos, es el momento de repasar los mejores videojuegos de 2018, lo más destacado de cada uno ellos y lo que resulta más importante: ¿qué valores transmiten?

Red Dead Redemption 2

Situamos a Red Dead Redemption 2 en primer lugar entre los mejores videojuegos de 2018, entre otras cosas, porque el famoso estudio Rockstar Games ha tardado 4 años en hacer el que muchos denominan “el videojuego del momento”. Los creadores de otros videojuegos clásicos como Grand Theft Auto han hecho que este tenga un nivel de detalle altísimo. En cualquier videojuego, cuando se caza a un animal hay una animación genérica, sea cual sea el animal. En Read Dead Redemption 2 cada animal tiene su propia animación, sea esa abrir la carcasa de un pato o despellejar a un búfalo de manera minuciosa.

El videojuego está ambientado en el siglo XIX, que simboliza el fin de los forajidos y el nacimiento del mundo moderno en la frontera de América. El jugador que se maneja es el pistolero de una famosa banda de forajidos y proscritos que va huyendo del mundo civilizado para ir asentándose de un sitio en otro. El videojuego anima a meterse en problemas con un tipo duro local, a hacerte amigo del sheriff o a intimidar a un testigo, entre otras muchas cosas.

Todo esto, sin duda, puede hacer que el jugador vea como normal o habitual el soborno, el ir por encima de los demás intimidando y amenazando. A todo ello hay que añadir que el jugador puede robar y manejar armas con naturalidad para matar tanto a personas como a animales. Este videojuego puede llegar a confundir la realidad creyendo que todo vale para conseguir un objetivo.

God of War

Las aventuras del espartano y sanguinario Kratos continúan con el lanzamiento de esta nueva entrega, popularmente conocida como God of War 4. El videojuego se centra en la historia de la mitología nórdica, a diferencia de las ediciones anteriores, que se ubicaban en la Antigua Grecia. La historia en este título se basa en el viaje de Kratos y su hijo Atreus para esparcir las cenizas de su madre en la montaña más alta del mundo. En este viaje tendrán que luchar contra monstruos de grandes dimensiones.

Han pasado cinco años para crear este videojuego, que pasará a la historia por ser uno de los mejores en cuanto a la calidad de sus diálogos y gráficos. Como novedad, el hijo de Kratos, Atreus, está presente en la aventura. Y no estará solo acompañando a su padre, sino que dará apoyo a su progenitor en los enfrentamientos lanzando flechas. La violencia en God of War está justificada por los creadores porque el videojuego sucede en un periodo de la historia en el que esta prevalecía, pero cualquier gamer adolescente no tiene por qué entender (y conocer) este contexto histórico.

El padre es un ser muy poderoso físicamente y cualquier problema lo resuelve con violencia. El joven jugador -poniéndose en la piel del hijo- puede caer en el error de creer que su padre es superior a cualquiera, como ocurre con Kratos en el videojuego, y que ante cualquier conflicto estará su padre para solucionarlo, por lo que puede generar dependencia paternal.

Los videojuegos nos hacen mejores . Un consumo moderado tumba la leyenda negra

Just Cause 4

En este videojuego reina el caos. El gancho multiusos que tiene el protagonista puede dar mucho juego, tanto que incluso puede hacer que se potencie o desarrolle la creatividad destructiva del jugador. Se puede atar a una persona a un caballo de un tiovivo y hacer que dé vueltas el tiempo que uno quiera o hasta que se nos ocurra reventarlo con un bazooka. Además, entre otras muchas cosas, se permite maltratar animales: desde hacer explotar una vaca contra una gasolinera hasta atar este animal a una avioneta y hacer que vuele por el aire.

Este videojuego no tiene prácticamente límites en cuanto a terminar con todo lo que se ponga por medio, y se entra en un bucle de destrucción y de “diversión” inmediata realmente peligroso. El problema en este videojuego no es solo la violencia, sino lo macabro que puede llegar a ser y lo que transmite a los adolescentes con la diversión inmediata en cualquier faceta de sus vidas. Y esto último es algo que, sin duda, lo trasladan a su día a día.

Imagen de portada: Escena promocional de Red Dead Redemption 2, uno de los mejores videojuegos de 2018 | Rockstar Games
Escrito por

Licenciado en Periodismo por la UC3M. Community Manager de Mahou para LaLiga.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons