Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Illarramendi, el último futbolista que “juega” a político

El centrocampista de la Real Sociedad Asier Illarramendi se suma a la lista de deportistas que se posicionan a favor del independentismo catalán. Otros como el lateral del Madrid Dani Carvajal o el tenista Rafa Nadal defienden la unidad de España.

Llevamos una temporada en la que los futbolistas, en particular, y los deportistas, en general, van más allá de jugar al fútbol, al tenis, al baloncesto y empiezan a tomar conciencia social y política. También es verdad que no son referente fuera de su ámbito natural más allá de lo que les reporta la fama que les da su trabajo, pero sus seguidores –que son muchos- convierten sus hechos y palabras en un altavoz perfecto. El último en meterse de lleno en la política esta semana ha sido Asier Illarramendi, centrocampista de la Real Sociedad y que jugó dos temporadas en el Real Madrid.

La firma de Illarramendi, que a buen seguro haría las delicias de cualquier chaval aficionado del equipo blanquiazul, es una de las 68 –no es el único deportista, ya que está también la portera del Athletic Ainhoa Tirapu– que aparecen en el manifiesto Gure Esku Dago, en el que se solicita la suspensión del juicio del procés, iniciado esta semana. Además, reclama “la inmediata puesta en libertad de los líderes sociales y políticos soberanistas catalanes presos, en tanto que consideramos injusta su encarcelación”.

Barcelona-Real Madrid: el independentismo se sienta en el Camp Nou

Otro futbolista que esta semana ha “jugado” en el ámbito político-social ha sido Dani Carvajal, lateral de la selección y del Real Madrid y que contestó a Eva Hache después de que la presentadora faltase al respeto a los españoles que se manifestaron el domingo 10 de febrero en la Plaza de Colón para exigir elecciones generales cuanto antes. “No es necesario faltar al respeto a quienes no opinan como usted. Tenemos un país libre, con mucha diversidad y cada uno de nosotros buscamos lo que creemos que es mejor para todos”, escribió el defensa, acompañado de un “¡Viva España!” en letras mayúsculas y con el emoticono de la bandera española.

El desafío independentista catalán ha sido el tema que más ha provocado la aparición pública de futbolistas, especialmente del Barcelona. Xavi Hernández, Gerard Piqué y el entrenador Pep Guardiola han sido los máximos exponentes de esta “lucha” que les ha hecho posicionarse siempre en favor de los grupos independentistas.

Piqué se suma a Illarramendi en su defensa del procés

En el caso del central, siempre se mostró partidario de que se pudiera votar en el referéndum ilegal del 1 de octubre (de 2017) y, de hecho, lo hizo. Su apoyo provocó que cada vez que jugaba con la Selección española en casa recibiera los pitos por buena parte de los aficionados. Esa situación, junto a la posibilidad de tener más tiempo para su familia y negocios, le hizo abandonar la selección tras el Mundial de Rusia. Ahora, sus apariciones políticas son mucho menos frecuentes y se limita a utilizar su cuenta de Twitter para dar sus pinceladas políticas mientras sigue llenándose los bolsillos jugando al fútbol y montando la nueva Copa Davis.

Xavi Hernández da lecciones de democracia

Más sangrante, si cabe, es el caso de Xavi Hernández, que desde su retiro futbolístico en Catar lleva meses dando lecciones de democracia y derechos humanos a los que estamos en España. Un país que, gracias a Dios, es cualquier cosa menos antidemocrático y contrario a los derechos humanos. De hecho, es un país en el que se permite a una persona como Xavi exponer sus ideas en favor de los que están en el banquillo de los acusados en el juicio del procés sin que esto le suponga acabar en la cárcel, algo que debería valorar porque muchos de sus compañeros de equipo no podrían hacer lo mismo del Gobierno catarí. Lo más duro que ha dicho el futbolista del Gobierno catarí es que en Catar “no hay un régimen democrático, pero la gente es feliz”. Lamentable, por no decir algo que termine con mis huesos en comisaría.

Guardiola exhibe el lazo amarillo

El otro adalid de la independencia catalana ha sido Pep Guardiola. Además de sus muchas declaraciones en favor de la independencia catalana, de participar activamente en mítines, vídeos, foros y manifestaciones, el técnico ha querido internacionalizar el procés catalán cuando estaba en el Bayern de Múnich y desde que llegó al Manchester City.

Iker Muniain y cómo el cariño a unos colores está por encima del dinero

La pasada campaña lució un lazo amarillo durante muchos partidos para reivindicar la liberación de los presos catalanes y la FA inglesa le abrió un expediente y le prohibió volver a lucirlo, pero esto no hizo más que conseguir su objetivo: internacionalizar las pretensiones secesionistas catalanas. El mismo Guardiola dijo que “si la UEFA, la FIFA o la Premier League me quieren sancionar por llevar el lazo, adelante. Pero ellos, especialmente los Jordis, están en la cárcel. Solo pedían votar, no lo olvidéis, chicos, no lo olvidéis”. Alguien debería recordarle al bueno de Pep que no se puede votar algo que va en contra de la Constitución del país en el que vives.

Messi asegura el bolsillo

Y si hablamos del Barcelona, la mayor estrella del equipo es Leo Messi, que no ha estado del lado de la situación que se vive en Cataluña en los últimos años. Nunca se le ha visto o escuchado posicionarse en favor de unos u otros y siempre se ha mantenido al margen, pero, según publicó El Mundo, el argentino hizo constar por escrito su preocupación por la situación política en Cataluña en su –hasta la fecha- última y millonaria renovación. El futbolista argentino se protegió ante una hipotética independencia de Cataluña que conllevara la salida del Barça de la Liga española y no pudiera encontrar acomodo en otra gran liga europea. En ese caso, su desvinculación se produciría sin necesidad de abonar los 700 millones de euros que figuran como nueva cláusula de salida.

Defensores del procés y defensores de España

Pero el desafío independentista catalán ha hecho que los deportistas más allá del fútbol, que son los que se llevan el máximo de atención, también se hayan posicionado. En la campaña “L’Esport pel Sí” (‘El Deporte por el Sí’), promovida por el Comité Olímpico de Catalunya (COC) y que hacía campaña a favor de la independencia, 26 deportistas y técnicos catalanes, como Anna Tarrés, Salva Maldonado o Natalia Viadufresne, defendían la creación de una República Catalana. Pero quizá el deportista catalán más contundente contra la actuación del Estado en Cataluña fue Aleix Espargaró. El piloto calificó como grado de “barbarie contra la democracia” la “actuación del Gobierno español” en el 1 de octubre. Más tibia se mostró Ona Carbonell, que, tras señalar que “si tuviera que escoger, escogería la nacionalidad catalana”, quiso matizar que siempre tuvo “ilusión por defender a España”.

Pero también los ha habido que se han mostrado en favor de la unidad de España y en contra de los intentos separatistas que llegan desde Cataluña. El más enérgico ha sido Rafa Nadal, que no desea ver a una Cataluña desvinculada de España. “Lo del 1 de octubre (día de la consulta) no se debería producir. Entiendo que cada uno tiene que respetar las leyes, y no se las puede saltar. Yo no me puedo saltar un semáforo en rojo porque no me parezca correcto ese semáforo”, dijo el manacorí días antes del referéndum ilegal. Marc Márquez, campeón del mundo de MotoGP, aseguró también que “soy catalán, porque vivo en Cataluña, pero me siento español porque está dentro de España”.

Imagen de portada: El centrocampista Asier Illarramendi (d) durante un partido entre la Real Sociedad y el Alavés | Agencia EFE
Escrito por

Periodista de Colpisa. Director de contenidos de la revista "Autoclub RACE".

Ultimos comentarios
  • yo siempre digo lo mismo. si no les mola españa iros fuera. como guardiola.
    Pero ninguno renuncia a la nacionalidad española y buscan trabajo como españoles

  • Pueden decir lo que quieran, como el resto de ciudadanos

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons