Diario de análisis, reflexión y valores   

 

La diócesis de Astorga abandera la defensa de las víctimas de abusos

El Obispado de Astorga ha puesto en marcha la Delegación de Protección de los Menores y Acompañamiento a las Víctimas de Abusos. Tras la cumbre celebrada en Roma, es de esperar la misma respuesta por parte de las diócesis de todo el mundo.

Hemos vivido un encuentro inédito del Papa con los presidentes de las Conferencias Episcopales. ¿El motivo? Acabar con los abusos sexuales por parte del clero en todo el mundo. Es una de las situaciones más dolorosas que un Papa puede afrontar, pues el mal está dentro y no da la cara.

Las víctimas de los abusos han empezado a poner esas caras que faltan, pero es insuficiente desde el punto de vista de lo que la Iglesia representa en el mundo  y, sobre todo, escandaloso para quienes confían en ella. La valoración de este encuentro es positiva, pues se trata de un paso más en la línea de la verdad, de la justicia y de la caridad hacia las víctimas.

¿Cuál es la situación de España?

La Conferencia Episcopal Española (CEE) se ha comprometido con las víctimas de los abusos a cuidar, educar y proteger con respeto y en un entorno seguro a todos los menores y adultos vulnerables; y a crear comunidades seguras y solidarias.

Lo hará prestando atención muy especial a la selección de candidatos al sacerdocio y de aquellos con alguna responsabilidad en la Iglesia; respondiendo a cada queja de abuso contra el personal de la Iglesia; procurando ofrecer un ministerio apropiado de cuidado pastoral a aquellos que han sufrido abuso, con asistencia y apoyo pastoral, pero también incluyendo la supervisión y remisión a las autoridades apropiadas de cualquier miembro de la comunidad eclesiástica que se sabe que ha cometido un delito contra un menor, joven o adulto vulnerable.

Cumbre sobre los abusos: se agotaron los discursos, llegan los hechos

Cuenta ahora mismo con dos protocolos del año 2010, que sirven para tratar los casos de abusos a menores desde el punto de vista jurídico y canónico.

Actualmente, y ya de manera interdisciplinar, la CEE trabaja en la redacción de una nueva normativa para la prevención de abusos sexuales y protección a las víctimas de los abusos, siguiendo las líneas generales de la circular de 2011, los trabajos de la Comisión Pontificia y la cumbre antiabusos que se ha celebrado recientemente en Roma.

El Obispado de Astorga protege a las víctimas de abusos

Hace escasos días, en España se ha dado un paso más en la línea de la solidaridad y justicia hacia las víctimas de los abusos: el Obispado de Astorga (León) ha puesto en marcha la Delegación de Protección de los Menores y Acompañamiento a las Víctimas de Abusos, con el objetivo fundamental de conseguir que todas las instituciones eclesiales de la diócesis (parroquias, colegios, etc.) sean lugares seguros donde los padres y los tutores de menores puedan confiar la educación y catequesis de sus hijos.

La delegación está coordinada por María José Díez Alonso, psicopedagoga y psicóloga, especialista en psicología jurídica y forense con experiencia en victimología. La acompañan en el equipo recién formado: la abogada civil y canónica Ana Belén Fraile, el sacerdote diocesano José Antonio Crespo, que se ha especializado en la pastoral de casos de personas heridas espiritualmente y ejerce su espiritualidad en una comunidad situada en el Santuario de Las Ermitas en Galicia. Junto a estas tres personas, habrá también otros tres asesores: un vicario judicial, una delegada de medios y una víctima extradiocesana.

Comisión para el tratamiento de los abusos. Del pecado al delito

La delegación tratará de ofrecer a las víctimas de los abusos la posibilidad de ser escuchadas y acompañadas moral y legalmente, asesorar a los órganos de gobierno de la diócesis, organizar jornadas y campañas de sensibilización e información sobre la cuestión de los abusos a menores a todos los fieles, con especial atención a los sacerdotes y a aquellos que tienen un tratamiento más directo con los menores.

También cuidará especialmente de la aplicación del Protocolo Diocesano de Prevención y Actuación frente a Abusos Sexuales a Menores y seguirá de manera estrecha los procesos de maduración afectiva de seminaristas y candidatos al sacerdocio, colaborando con arciprestazgos y otras delegaciones episcopales, especialmente Catequesis, Familia, Vocaciones, Juventud, Medios y Cáritas. Han habilitado un mail de contacto: [email protected].

Astorga es la primera diócesis en dotarse con esta delegación para proteger a las víctimas de abusos y cuenta con un Protocolo de Prevención y Actuación frente a Abusos Sexuales a Menores que ha sido replicado en otras dos diócesis españolas: Guadalajara y Burgos. Es de esperar que, tras la cumbre antiabusos en Roma, haya una respuesta unánime en las diócesis españolas y de todo el mundo con iniciativas como la de Astorga.

Imagen de portada: Fachada del Palacio Episcopal de Astorga, de Antoni Gaudí.
Escrito por

Doctora en Filosofía del Derecho. Diploma en Doctrina Social de la Iglesia. Profesora Adjunta en la Facultad de Derecho de la USP CEU y Secretaria General del Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons