Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Paolo Ruffini, ministro del Vaticano . ¿Por qué un laico casado al frente de un dicasterio?

ROMA (ITALIA) | Quienes conocen al nuevo responsable de Comunicación destacan su capacidad integradora. Con su nombramiento, el Vaticano deja claro el mensaje: abrir espacios a la participación de laicos dentro de la Iglesia.

Desde este mes de julio, por primera vez en la historia, el Vaticano cuenta con un prefecto de dicasterio que no es religioso, ni célibe. Se trata de un profesional, casado, que ha asumido la responsabilidad sobre la Comunicación del Vaticano. Paolo Ruffini tiene el control del Vatican Media, que incluye L’Osservatore Romano, la Radio Vaticana, internet y la Sala Stampa.

El cambio histórico se enmarca en una línea de modernización y promoción de los laicos en la Iglesia. Hace pocos meses, se publicó la exhortación apostólica Gaudete et Exsultate, en la que el papa Francisco recordaba la importancia de fomentar el papel de cristianos corrientes en las distintas instituciones de la Iglesia.

Y, como suele suceder en el caso del papa Francisco, sus gestos tienen más fuerza que las palabras. Desde hace años, el secretario de la Pontificia Comisión para América Latina es un laico, Guzmán Carriquiry. También es un laico, y mujer, la directora de los Museos Vaticanos, la institución con mayor número de trabajadores en este pequeño Estado. Además, en los últimos meses el Papa también ha nombrado a tres mujeres, dos italianas y una suiza, como los primeros laicos en ser consultores de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En el campo de la Comunicación, Francisco ha avanzado por una senda que inició Juan Pablo II, al nombrar como portavoz a un laico, Joaquín Navarro-Valls. Desde hace un par de años, la Sala Stampa tiene a su frente a un laico norteamericano, Greg Burke, y a una mujer española, Paloma García Ovejero, como viceportavoz. Su profesionalidad ha ayudado a trasladar los mensajes del Papa y el Vaticano con eficacia.

En el Vaticano también mandan ellas . Cinco mujeres en las altas esferas de responsabilidad

El hecho de que quien esté por encima del portavoz y de los medios informativos del Vaticano sea también laico es una novedad. Hasta la fecha, siempre habían sido religiosos, normalmente cardenales o monseñores de la Curia. El error cometido por el último responsable de la Secretaría para la Comunicación, al mostrar solo parte de una carta crítica de Benedicto XVI, demostró la necesidad de contar con profesionales en este campo.

Este cambio al frente de la Comunicación del Vaticano llega en pleno proceso de reforma e integración en los medios informativos. Y ahí es importante la experiencia en gestión que tiene Paolo Ruffini. Proviene de la dirección de la cadena de televisión de la Conferencia Episcopal Italiana, TV2000, un medio respetado y consolidado en el panorama mediático. Anteriormente, había desempeñado un puesto similar en la televisión pública Rai3.

La llegada de Paolo Ruffini deja espacios abiertos a la participación

Quienes han trabajado con Paolo Ruffini destacan su capacidad de integrar y trabajar en equipo. Es una persona cordial, sin estridencias, que conoce perfectamente el oficio y, sobre todo, la televisión. Estamos en una época donde la imagen tiene un protagonismo especial, donde la comunicación a los jóvenes llega fundamentalmente a través del vídeo. Si el Vaticano quiere ser accesible y dialogar con los más jóvenes, es preciso fomentar este canal.

Y el nombramiento de Paolo Ruffini podía haber sido más sorprendente aún. En una reciente entrevista a la agencia Reuters, el papa Francisco manifestó que entre los candidatos para el puesto estaba una mujer. Le había ofrecido el puesto, pero por distintos motivos personales decidió no aceptar.

Lo que es evidente es que este cambio no tiene marcha atrás. Marca un punto más en una tendencia que el secretario del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, Alexandre Awi Mello, considera crucial. “El Papa insiste en que muchas veces el clericalismo puede ser por el lado de los curas, que no dejan que los laicos asuman estos roles protagonistas, tanto en la Iglesia como en la sociedad, pero también puede ser de parte de los laicos, que se acomodan y dicen: ‘Bueno, yo ya voy a Misa, recibo el sacramento, me confieso…’”

Desde el Vaticano se está mandando un mensaje claro de abrir espacios a la participación de los laicos, también de mujeres, en la Iglesia. Las diócesis de todo el mundo tienen la oportunidad de aprovechar ese gran activo para revitalizarse.

Imagen de portada: El nuevo ministro del Vaticano, Paolo Ruffini | TV2000
Escrito por

Periodista. CEO de RomeReportsTV en Italia.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons