Diario de análisis, reflexión y valores   

 

El martirio que viene. La intolerancia hacia la fe católica se radicaliza

El Informe de Libertad Religiosa en el Mundo 2018 de Ayuda a la Iglesia Necesitada muestra un aumento de la intolerancia hacia la fe católica. Miles de personas son discriminadas y perseguidas hasta la muerte. En España, el laicismo agresivo ha rebrotado.

Asusta, lo sé. Ante la realidad poco grata de la Cruz, uno quisiera mirar para otro lado. Se preguntaba el gran Hans Urs von Balthasar que por qué no predijo Jesucristo a sus seguidores otro destino que el suyo: persecución, fracaso y pasión. Debemos y podemos estar tranquilos en la medida en que nuestra vocación cristiana a vivir y morir de amor es más fuerte que toda la barbarie, pero el algodón de las cifras no engaña: la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) ha presentado su informe anual sobre libertad religiosa y las conclusiones pueden resumirse en un nuevo aumento de la intolerancia hacia la fe católica en el mundo.

Cuesta creerlo. Necesitaríamos un nuevo Tomás que metiera los dedos en las llagas de las manos y del costado. Háganlo. El informe está disponible íntegramente en www.libertadreligiosaenelmundo.com. Se trata de un estudio riguroso que se presenta cada dos años y que pone encima de la mesa información completa y actualizada sobre la situación del derecho fundamental a la libertad religiosa en 196 países del mundo.

Persecución y odio contra los cristianos coptos en Egipto . Efectos colaterales del islamismo

Hoy, en pleno siglo XXI, hay muchas personas que son discriminadas e incluso perseguidas hasta la muerte por su fe. El 61% de la población mundial vive en países donde no hay libertad religiosa. No es la única, pero la intolerancia hacia la fe católica no hace más que crecer.

En los dos últimos años, la libertad religiosa se ha deteriorado en más de la mitad de países que ya padecían graves violaciones. Los regímenes autoritarios se erigen como la peor amenaza, el radicalismo islámico continúa vulnerando la libertad religiosa en 22 países y los nacionalismos hostiles a las minorías religiosas han crecido también.

Una realidad frente a la que cerramos los ojos

En cierta medida, nos queda lejos y, por desgracia, aplicamos muchas veces aquello de los ojos que no ven, pero es un falso y triste consuelo. En primer lugar, lo es porque debería asaltarnos la pregunta por la razón de esa lejanía, que no es solo geográfica. ¿Acaso no pensamos que exagera el que se atreve a decir que el cristianismo es la religión más perseguida en el mundo?

Lean al periodista Fernando de Haro, autor de numerosos documentales y libros sobre el tema, hablar con rigor de genocidios contemporáneos y describir sin pudor a los mártires que habitan entre nosotros. Él ha conocido a chavales, cuando el Daesh controlaba la zona de Nínive, a los que les han puesto una pistola en la cabeza y, al negarse a pronunciar la profesión de fe musulmana, les han pegado un tiro.

Informe de Libertad Religiosa en el mundo 2018. La violencia no descansa

Además, es un triste y falso consuelo, porque no es del todo cierto que este panorama nos quede tan lejos. El informe de AIN detalla la situación en España y, si bien haríamos mal en comparar nuestra situación con la de los hermanos que no pueden ni ir a Misa en condiciones de seguridad, lo cierto es que aumentan entre nosotros también las manifestaciones de intolerancia hacia la fe católica. Esa España empeñada en ir detrás del cura con el palo tampoco nos es nueva del todo.

La amenaza del laicismo

El laicismo agresivo ha rebrotado con iniciativas que van desde el intento de aniquilación de lo católico del ámbito público hasta los robos, ataques a lugares de culto y profanaciones de la Eucaristía. Solo en la diócesis de Astorga se produjeron 60 robos en iglesias en el plazo de 15 meses. Han aumentado también las agresiones físicas y verbales contra personas consagradas o los escarnios hacia la fe que profesa la mayoría de los españoles. En España –como reconoce Javier Ménendez Ros, director de AIN España- se respeta de manera general la libertad religiosa, pero el incremento de la intolerancia contra las religiones, y en concreto contra la fe católica, se ve con gran preocupación y tristeza.

El estudio de Ayuda a la Iglesia Necesitada es una bendición. Facilita que tomemos conciencia de la gravedad del problema, lo visibiliza, como se dice ahora, y nos permite poner manos a la obra para hacer posible que no se persiga a nadie por su fe, algo que, por increíble que nos resulte, es aún una quimera en muchos lugares del mapamundi.

Imagen de portada: Detalle del Martirio de san Felipe, de José de Ribera | Museo del Prado

Escrito por

Doctor en Comunicación. Profesor de la Universidad Francisco de Vitoria. Fue durante diez años (2004-2014) director de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons