Diario de análisis, reflexión y valores   

 

El Congreso tramita el intento de imponer una ideología sobre persona, familia y sexualidad

El Congreso de los Diputados ha aprobado la tramitación de una ley que, en palabras del colectivo LGTBI, pretende garantizar la igualdad de las personas gais, lesbianas, transexuales, transgénero e intersexuales. Bajo el pretexto de perseguir la discriminación, trata de imponer una ideología totalitaria que amenaza la antropología cristiana y supone un retroceso social.

Estos días, el foco de atención no está únicamente en Cataluña. El Congreso de los Diputados ha debatido y ha aprobado tramitar un texto, impulsado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) y presentado por el Grupo Parlamentario Unidos Podemos que, aparentemente, pretende garantizar el derecho a la igualdad real de las personas gais, lesbianas, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales, así como de sus descendientes, para asegurar que en nuestro país se pueda vivir la diversidad con plena libertad, independientemente de la orientación sexual e identidad de género de cada uno. LGTB

Aunque el texto original ha sido rechazado por la mayoría de los grupos políticos del Congreso, sí que han respaldado la tramitación parlamentaria con un apoyo de 200 votos a favor, dos en contra y 124 abstenciones, por lo que habrá que esperar para conocer el contenido del texto definitivo, una vez hayan sido presentadas y aprobadas las posibles enmiendas y el proceso legislativo culmine. En el caso del Grupo Popular, este ya ha afirmado que presentará una enmienda a la totalidad, planteando un texto alternativo. Se trata, afirman, de una ley pionera en todo el mundo y que, en palabras del colectivo LGTBI, es “más que necesaria” para que se produzca la verdadera igualdad entre todos los españoles recogida en el artículo 14 de la Constitución.

https://twitter.com/eldebatedehoy/status/851744189914263552

Pero no es oro todo lo que reluce. Es absolutamente loable y necesario luchar contra la discriminación de cualquier ser humano, pero no todas las opiniones son coincidentes con esta mayoría parlamentaria y en relación a esta ley. La sociedad civil, a través de un centenar de asociaciones del ámbito educativo y social, constituidas en la “Plataforma por las libertades”, ponen de relieve que, “bajo el pretexto de perseguir la discriminación por razón de orientación e identidad sexual o de combatir la “LGTBIfobia”, se trata de imponer una ideología totalitaria que vulnera la libertad de padres, educadores, periodistas, profesionales de la sanidad y, en definitiva, contra las libertades de todos los españoles reconocidas en la Constitución, así como en los tratados y convenios internacionales que, precisamente, prohíben toda discriminación por razón de la orientación sexual.

Un retroceso social

Lo que se trata, en definitiva, es de dar un paso más en el empeño de implantar e imponer a todos una concepción ideológica propia de las asociaciones LGTBI sobre la persona, de los diferentes modelos de familia y de la sexualidad que amenaza la antropología cristiana y que supone, según el cardenal Cañizares“un retroceso muy importante en el desarrollo de nuestra sociedad, una verdadera hecatombe”. Lo que en apariencia busca proteger al hombre, se convierte en un proyecto legislativo contra el hombre y la familia, según los criterios de una ideología y un nuevo orden mundial que se nos intentan imponer.

Dada la gravedad de esta iniciativa legal y otras similares autonómicas para la concepción cristiana del amor humano, el matrimonio, la familia y la educación, además de la conculcación de derechos fundamentales de la persona, consagrados por la Constitución, Mons. Mario Iceta, presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia, ha presentado a la Conferencia Episcopal Española un informe al respecto, muy trabajado por el mencionado presidente y por el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá. La Comisión Permanente de la CEE ha declarado que responderá al proyecto de ley LGTBI, un proyecto que “se quiere imponer obligatoriamente a la sociedad española”, y ha adelantado, en una nota emitida al finalizar la reunión que han mantenido en la Casa de la Iglesia durante los días 26 y 27 de septiembre, que dicha proposición vulnera los “derechos fundamentales de la persona”.

A modo de conclusión, quisiera invitarles a interiorizar la siguiente reflexión a todos los que tenemos a la Iglesia como Madre. Experta en humanidad, la Iglesia es sacramento de amor y esperanza para el hombre de todos los tiempos llamado a realizarse en la construcción de sus relaciones sociales y a ser feliz. Por eso, la Iglesia ha de hacer presente a Dios y su plan de salvación y revelar a los hombres de toda condición su propio misterio, ha de compartir sus alegrías y esperanzas y ofrecerle esa palabra de Vida y de Verdad que le lleva más allá de sí mismo para alcanzar su ser más verdadero.

Escrito por

Sacerdote y Periodista

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons