Diario de análisis, reflexión y valores   

 

La firmeza de Francisco: del castigo a McCarrick al perdón a Cardenal

El papa Francisco es un hombre firme en sus decisiones. Dos claros ejemplos son la expulsión del ya excardenal estadounidense Theodore Edgar McCarrick por abusos y el perdón a Ernesto Cardenal, que fue suspendido por su apoyo a los sandinistas.  

Muchos se mesan los cabellos, sobre todo aquellos que no comulgan con las decisiones de Francisco, ya sean eclesiásticas o relacionadas con la política internacional. El Papa es un hombre firme que toma decisiones que han sido muy meditadas y consultadas con sus más próximos colaboradores.

Así, la expulsión del sacerdocio del ya excardenal norteamericano Theodore Edgar McCarrick o la vuelta al sagrado ministerio del nicaragüense Ernesto Cardenal han supuesto una lección más de este Papa que aplica las sanciones a aquellos que, amparándose en su púrpura, han cometido graves pecados o perdonando a otros que han sabido corregir errores pasados.

Este mes de febrero pasará a la historia de la Iglesia moderna por la cumbre contra los abusos, celebrada en Roma los días 22, 23 y 24 de febrero, con “la imposición de ocho mandamientos para erradicar la monstruosidad de los abusos”.

La expulsión del excardenal Theodore Edgar McCarrick

Por todo ello, Francisco quiso, unos días antes del inicio de la cumbre, confirmar el veredicto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que ha hallado culpable al expurpurado estadounidense de “solicitación en confesión” y “violaciones del sexto mandamiento del Decálogo con menores y adultos, con el agravante de abuso de poder” o, lo que es mismo, que el ya excardenal estadounidense Edgar McCarrick, de 88 años, ha sido expulsado del sacerdocio. Lo anunció la Congregación para la Doctrina de la Fe por medio de un comunicado. El Papa ha reconocido esa decisión como “definitiva y no sujeta a posterior recurso”. La decisión fue comunicada a McCarrick el pasado 15 de febrero.

Cumbre sobre los abusos: se agotaron los discursos, llegan los hechos

Según recuerda el portal vaticano Vatican News, en septiembre de 2017 la archidiócesis de Nueva York informó a la Santa Sede de las acusaciones hechas por un varón adolescente a Edgar McCarrick de haber abusado de él en la década de los 70. El Papa ordenó abrir una investigación preliminar llevada a cabo en Nueva York, tras la cual la documentación fue remitida a la Congregación para la Doctrina de la Fe. En junio de 2018, el secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, siguiendo las indicaciones del Pontífice, dio instrucciones para que Edgar McCarrick no ejerciera públicamente su ministerio sacerdotal.

Durante el proceso, surgieron nuevas revelaciones y, el 28 de julio de 2018, el Papa “acepta su renuncia al Colegio de Cardenales, ordenándole la prohibición del ejercicio del ministerio público y la obligación de llevar una vida de oración y penitencia”. El último precedente de una expulsión del cardenalato data del pontificado de Pío XI, el jesuita francés Louis Billot, forzado a presentar su renuncia por no retractarse de su apoyo a la extrema derecha gala.

El perdón de Francisco a Ernesto Cardenal

Vatican News recordaba también el comunicado del pasado 6 de octubre que afirmaba que “tanto el abuso como su cobertura ya no pueden ser tolerados y un tratamiento diferente para los obispos que los han cometido o cubierto representa una forma de clericalismo que no debe aceptarse”, al tiempo que reiteraba la urgente invitación de Francisco “a unir fuerzas para combatir el grave flagelo de los abusos dentro y fuera de la Iglesia y para evitar que esos crímenes se cometan contra los más inocentes y más vulnerables de la sociedad”.

Y dentro de la firmeza de Francisco está el perdón, como el concedido a Ernesto Cardenal, dos días después de la suspensión de McCarrick. Así, con 94 años de edad y tras 35 de suspensión para ejercer como sacerdote, ha sido rehabilitado. El Vaticano ha explicado que el Papa ha absuelto al cardenal de “todas las censuras canónicas impuestas” por san Juan Pablo II. Recordamos que Ernesto Cardenal había ejercido su compromiso político al lado de los sandinistas y apoyado la Teología de la Liberación en Nicaragua. Ernesto Cardenal se alineó con la revolución sandinista nicaragüense y fue nombrado ministro de Cultura cuando esta llegó al poder, cargo que mantuvo desde 1979 hasta 1987.

La diócesis de Astorga abandera la defensa de las víctimas de abusos

Todos recordamos la imagen de Ernesto Cardenal arrodillado ante san Juan Pablo II en el aeropuerto de Managua, cuando el entonces Pontífice llego a Nicaragua. Personalmente viví esa situación, pues acompañé al Santo Padre en su viaje a Centroamérica y la reprimenda de Karol Wojtyla a Ernesto Cardenal: “Usted lo primero que tiene que hacer es regularizar su situación”.

Castigo y perdón, en definitiva y, como decíamos, firmeza. Hace un mes, fui recibido en audiencia por el Papa, que me habló de la importancia de los periodistas en este momento tan delicado que está viviendo la Iglesia y de la necesidad de evitar las “falsas noticias”. Una importancia que se ha visto cuando una querida compañera, la mejicana Valentina Alazraki, la decana de los informadores vaticanos, ha sido invitada a hablar ante los 190 eclesiásticos que han participado en la “cumbre antiabusos”. Valentina ha sido muy clara: “Si no están contra los abusadores, los periodistas seremos sus enemigos”. Tal vez, por eso el Papa me pidió, nos solicitó colaboración. Y por eso, aplaudo, aplaudimos, su firmeza.

Imagen de portada: El papa Francisco llegando a la sesión inaugural de la cumbre contra los abusos celebrada en el Vaticano | Agencia EFE
Escrito por

Periodista. Ha desarrollado su carrera profesional en medios de comunicación como RNE, donde ha sido director de Radio Exterior, así como corresponsal en Italia y el Vaticano durante seis años.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons