Diario de análisis, reflexión y valores   

EL COLOR DE LA VIDA. ENTREVISTAS

''Cáritas es la Iglesia atendiendo a los pobres''

Rafael del Río, Presidente de Cáritas española

Por Ramón Pi
17de Febrero de 2017

CÁRITAS

Ex Director General de la Policía entre los años 1982 y 1986, lleva ya tres mandatos, de cuatro años cada uno, al frente de Cáritas en España. A sus 76 años, uno y medio más de lo que la propia Iglesia exige a los obispos para que presenten su renuncia al Papa, dejará el cargo en el mes de marzo. De su sucesor espera a alguien con “nuevas ideas y energías renovadas”.

Ramón Pi: ¿Cómo fue que la Conferencia Episcopal pensase en usted  para hacerse cargo de la presidencia de Cáritas Española?.

Rafael Del Río: Cuando yo llegué, en Cáritas, que es una institución de la Iglesia pero que está formada por personas y no por angelitos, había algunos problemas, sobre todo de tipo humano: desencuentros, diferencias de criterio, alguna relación problemática… Mi trabajo fue al principio, sobre todo, sosegar los ánimos, devolver el espíritu de equipo en el trabajo del día a día, fortalecer la cohesión y la disciplina. Soy un partidario del trabajo en equipo: se discute todo, se plantean los distintos puntos de vista, y se llega finalmente a una decisión; y una vez tomada la decisión, se cumple a rajatabla. Eso es trabajar en equipo. Con el nuevo clima humano y un esfuerzo en la organización, las cosas han ido cada vez mejor.

R.P.: ¿Es posible que la Conferencia pensase que un hombre de su perfil, que había sido director general de la Policía y tenía experiencia de organización y dirección de equipos y sentido de la disciplina, podría ser adecuado para hacerse cargo de Cáritas en 2005?

– Es posible, sí.

R.P.: Algo influiría también su fe católica y su formación familiar cristiana

– Claro, eso pienso yo también. Porque no hay que olvidar que Cáritas es la Iglesia; es uno de los tres pilares de la Iglesia de Cristo, que son el culto divino, la disciplina de los sacramentos y la atención a los pobres. El Papa Benedicto XVI lo ha explicado maravillosamente en su encíclica “Deus caritas est”. Cáritas es una de las patas de este trípode.

Vamos a buscar a los más pobres, los más olvidados, los descartados, como dice el Papa Francisco, los que están fuera del juego social. Los ayudamos, y en la medida de lo posible procuramos que estén cuanto antes en condiciones de reincorporarse al juego, de reintegrarse en la sociedad. Y todo eso sin preguntar nada, ni de dónde vienen, ni qué piensan. Últimamente han proliferado los comedores sociales, como consecuencia de los momentos más duros de la crisis; nos parece muy bien; nosotros iremos donde no vaya nadie.

R.P.: No ha de ser fácil gobernar una organización tan capilar, tan compleja, tan extendida

No lo es. Primero está el factor humano, como en cualquier actividad; y en algunos aspectos hay que funcionar como una empresa: en datos de 2015, porque aún no tenemos los del año pasado, el presupuesto fue de más de 328 millones de euros; eso es mucho dinero, aunque muy poco para las necesidades que hay que atender. Hay que controlar cada céntimo. Contamos con más de ochenta mil voluntarios, pero para los programas que tienen cierta complejidad hace falta contratar a algunos profesionales, no basta con los voluntarios.

Comportándonos como el buen samaritano evangelizamos; predicamos con el ejemplo. Y al igual que ocurría con los primeros cristianos, esperamos que la gente se dé cuenta de que todo esto lo hacemos por amor

La proporción es de un contratado por algo menos de veinte voluntarios. En las 70 diócesis españolas hay 71 Cáritas diocesanas, y 6.051 Cáritas parroquiales, que son muchas, pero no tantas si tenemos en cuenta que en España hay más de 20.000 parroquias. Y además de toda esta actividad está la participación de Cáritas Española en programas internacionales, en varias zonas deprimidas del mundo. Estos datos ya nos dan una idea de cómo es esto.

R.P.: ¿ Es bueno que en organizaciones de este tipo haya laicos al frente?

– Seguramente sí, pero eso no ocurre en todas las Cáritas nacionales. En muchos países el presidente de Cáritas es un obispo, y en el equipo directivo de Cáritas Española, junto con el presidente, el vicepresidente y el secretario general hay un sacerdote delegado episcopal, que hoy es don Vicente Altaba. No se puede olvidar que Cáritas es una actividad de la Iglesia católica, no una ONG. Por ejemplo, los que dirigen las Cáritas parroquiales son los párrocos. A veces ocurre que alguno, sobrecargado de trabajo, delega en otras personas, y entonces es fácil que la marcha de Cáritas se resienta. Problemas no faltan nunca, como es natural, porque esta organización, que es de la Iglesia, ya digo que está compuesta por personas.

El delegado episcopal, a solicitud mía, confeccionó un magnífico libro sobre el papel de los sacerdotes en Cáritas; y, por cierto, ya me han solicitado que se traduzca a varios idiomas, porque parece que en algunos países quieren tomar ejemplo de cómo hacemos las cosas aquí.

R.P.: ¿Cómo se nota que Cáritas no es una simple ONG?

– A veces viene alguien que cree de buena fe que Cáritas es como una organización de voluntarios filántropos, lo cual está muy bien, pero es que Cáritas no es eso. Entonces les explico que nuestra actividad está fundada en el Evangelio. Procuramos cumplir la enseñanza de Jesús, cuando nos cuenta la parábola del buen samaritano, que no quiso saber si el hombre medio muerto que estaba en el camino era judío, galileo o samaritano, ni preguntó ninguna circunstancia antes de socorrerlo. Sencillamente, lo curó, lo llevó a una posada donde lo tratasen bien, le dio un dinero al posadero para que siguiera un tratamiento de recuperación y anunció que volvería a ver cómo seguía, y que si el posadero había gastado más, se lo pagaría. ¡Es el Evangelio! Comportándonos como el buen samaritano evangelizamos; predicamos con el ejemplo. Y al igual que ocurría con los primeros cristianos, esperamos que la gente se dé cuenta de que todo esto lo hacemos por amor.

Ved cómo se aman, nos cuenta Tertuliano que decían los paganos de aquellos primeros seguidores de Jesús.

El total de la financiación de Cáritas Española con cargo a fondos públicos  fue en 2015 de poco más de 90 millones de euros, el 27 por ciento del total de su financiación

En Cáritas se ofrece tanto a voluntarios como a los que trabajan habitualmente en esta casa una formación permanente, porque sin ese espíritu sí que podría desvirtuarse el carácter de Cáritas como instrumento de la Iglesia para cumplir uno de sus fines esenciales queridos por Jesucristo.

R.P.: A pesar de esto, Cáritas tiene muy buena prensa, mucho prestigio incluso en medios muy alejados y aun hostiles a la Iglesia.

– Es que también cumple una importante función social, que es reconocida por las autoridades civiles de un Estado no confesional como es el nuestro. El total de la financiación de Cáritas Española con cargo a fondos públicos (locales, autonómicos, estatales y europeos) fue en 2015 de poco más de 90 millones de euros, el 27 por ciento del total de su financiación. El otro 73 por ciento son aportaciones privadas, que crecen a mayor ritmo que las públicas en los últimos años.

Foto de portada: Carmen Cordero
Escrito por

Periodista. Ha sido cronista político en La Vanguardia, director de Ya y tertuliano de La Espuela. Formó parte del equipo fundador del Grupo Recoletos. Autor de varios libros.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons