Diario de análisis, reflexión y valores   

 

El Vaticano y China se acercan pero con daños colaterales . Se necesita tiempo y paciencia

ROMA (ITALIA) | La cultura ha sido su nexo de unión. Una muestra de los Museos Vaticanos podrá disfrutarse en Pekín y en estos se expondrán piezas de arte chinas. La Santa Sede trabaja en buscar un acuerdo, aunque no sea del todo satisfactorio.

Después de 70 años de ruptura, las relaciones entre el Vaticano y China están cerca de recomponerse. En este camino de reconciliación, con un gobierno que lleva décadas sin respetar la libertad religiosa, hay numerosos obstáculos, pero también algunas oportunidades que se tratan de aprovechar.

En los próximos meses, y por primera vez en la historia, una muestra de los Museos Vaticanos se podrá ver en la Ciudad Prohibida de Pekín. Forma parte de un acuerdo por el que también se expondrán en los Museos Vaticanos algunas piezas de arte emblemáticas en China. En ambos casos, bajo el título de “La belleza nos une”. Es la demostración de cómo, sin relaciones diplomáticas oficiales, el intercambio y el diálogo existen entre ambos Estados.

“Padre Nuestro”. Un libro de Francisco para iluminar la oración central del cristianismo

Para el Vaticano es importante que se materialice un reconocimiento hacia la actividad de la Iglesia que permita acabar con la persecución y la arbitrariedad con la que se trata a la comunidad católica. Por parte del Gobierno chino, la relación con el Vaticano le restaría uno de los grandes apoyos a Taiwán y mejoraría su imagen internacional. Pero la realidad es que en muchas zonas del país no se respeta ni a fieles ni a jerarquía. Muchos seminarios siguen siendo clandestinos y el hecho de practicar la fe frena cualquier aspiración económica o social.

El responsable de la Secretaría de Estado del Vaticano, el cardenal Parolin, ha recordado recientemente una carta de Benedicto XVI a los católicos de China. En ella, el anterior obispo de Roma afirmaba que la solución a los problemas no está en mantener el “permanente conflicto con la legítima autoridad”.

En esta línea de buscar un acuerdo satisfactorio, aunque no sea todo lo bueno que se desearía, trabaja la Santa Sede. En Roma son conscientes de que “se necesita tiempo y paciencia para que se puedan dejar a un lado las numerosas heridas que se han causado recíprocamente dentro de la comunidad cristiana”. Con estas palabras se refería el secretario de Estado del Vaticano al enfrentamiento entre la llamada Iglesia Patriótica y la oficial, fiel a Roma.

Un Sínodo conectado a Facebook . La voz de los jóvenes se escuchará en la reunión obispal

¿Dónde están los principales obstáculos de ese diálogo interno? Sin duda, en el nombramiento de los obispos, ya que el Gobierno comunista insiste en controlar los candidatos. Según reconoce el propio Parolin, “una vez que se alcance un acuerdo sobre estos nombramientos, las otras dificultades no deberían impedir a los católicos chinos alcanzar una comunión entre ellos y con el Papa”.

De momento, ha habido un obispo leal a Roma que no ha aceptado dejar el cargo a otro, que hasta la fecha estaba excomunicado, por haber pertenecido a la Iglesia Patriótica. Monseñor Zhuan, de 88 años, considera que (pese a haber alcanzado la edad en la que los obispos presentan su dimisión) no puede dejar la diócesis en manos de quien no ha sido fiel a la Iglesia romana.

Es un primer ejemplo de conflicto, de “daños colaterales” en este esfuerzo por el reconocimiento de la Iglesia Católica por parte del Gobierno Chino. Algunos de los que han sufrido los momentos más duros de la persecución no entienden que ahora se llegue a soluciones de compromiso.

En este entorno, el cardenal Parolin pide “abrir espacios de confianza y ofrecer la participación positiva de los católicos a toda la sociedad china”. Insiste el responsable de la diplomacia vaticana en que en el diálogo con China se busca una finalidad espiritual, no política.

El secretario de Estado afirma que “la Iglesia nunca olvidará las pruebas y los sufrimientos pasados y presentes de los católicos chinos. Suponen un gran tesoro para la Iglesia universal”.

Imagen de portada: Fieles chinos asisten a la audiencia general del papa Francisco en la Plaza de San Pedro en el Vaticano | Agencia EFE
Escrito por

Periodista. CEO de RomeReportsTV en Italia.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons