Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Extremismo ‘destituyente’, nuevo “palabrejo” para equiparar VOX al independentismo

‘Destituyente’ es un palabrejo de nuevo cuño como antónimo de constituyente. Hacer uso del mismo para establecer una equidistancia entre la coalición de Ciudadanos con VOX y la confabulación del Gobierno con Quim Torra es ofensivo. 

Llamaré ‘palabrejo’ a cualquier vocablo innovado sin motivo. Palabrejo es un palabrejo innovado por mí para este artículo. Pido perdón por hacer mío un pecado que acuso en otros, pero adelanto que estoy presto a arrepentirme renunciando a mi invento tras escribir estas líneas. Como muestra de arrepentimiento, usaré palabrejos en este comentario en cursiva. De este modo, los distinguiré de palabras que escribiré entrecomilladas para hacer visible el honor de que figuran en el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española).

La desinflamación de Pedro Sánchez

Me detendré en dos palabrejos, uno de moda y otro que asoma la oreja. El de moda es desinflamación. Apareció en los periódicos al estallar la crisis de la DUI (declaración unilateral de independencia). Se usa con el sentido de “acción y efecto de desinflamar”, para diferenciar la política del Gobierno de Pedro Sánchez de la aplicación por Mariano Rajoy del “inflamador” 155. Lo mismo que ‘desinflamar’, podrían servir palabras como “apaciguar”, “desacalorar”, “moderar”, “templar”, con la ventaja de que “apaciguamiento”, “enfriamiento”, “moderación”, “templanza” no habría que buscarlas fuera del territorio común del lenguaje.

Destituyente y la ley del embudo

Acabo de tropezar con un palabrejo en un artículo de Ignacio Varela en El Imparcial. Se trata de ‘destituyente’. Varela lo entiendo como antónimo de “constituyente” para explicar la “ley del embudo”. Señala, agudamente, que los políticos no reconocen en sí mismos los defectos que detectan en los rivales. Pone ejemplos que alcanzan el cinismo de cómo aplican la asimetría de lo ancho para mí y lo estrecho para los demás. Como cuando los socialistas acusan a Ciudadanos de aliarse con inconstitucionalistas, mientras el Gobierno se alía con buena gente del poblado independentista y otra no tan buena. porque la presunción de inocencia no es garantía si hay que aplicarla a Bildu y sus secuaces.

VOX no es un partido de extrema derecha, pero cuidado con las malas compañías

No es VOX asunto de mi devoción, ni Varela dice cosas insensatas, pues el artículo está cargado de sensatez, incluso en sus extremismos. Pero el uso que hace del palabrejo para establecer una equidistancia entre la coalición de Ciudadanos con VOX y la confabulación del Gobierno con Quim Torra es insensatamente ofensivo.

No hay indicios de inconstitucionalidad en VOX y no hay que ponerse el parche antes de la herida. Si destituyente se usara con el significado de revertir competencias transferidas a las autonomías, podría interpretarse como “destitución”. VOX pretende una reabsorción, devolución o recuperación central de algunas, varias o todas las competencias. La pretensión de centralizar o suprimir las autonomías podría requerir a largo plazo una reforma constitucional, imposible sin ayuda. Pero, mientras respete las reglas de juego, su pretensión es menos inconstitucional que la independentista y menos perjudicial para el sentido común que la nacionalista.

Tan constitucional es recentralizar como descentralizar

Si destituyente lo usara Varela en este sentido, no es razonable trazar una equidistancia entre un pacto con VOX y un pacto con el independentismo. Oí a un sabio catedrático de Administrativo, en un ciclo de conferencias que organicé en mi universidad, que las competencias son de ida y vuelta. Creo recordar, y digo “creo” por no pillarme los dedos, que era Tomás Ramón Fernández. Tan constitucional es, si se respetan los procedimientos legales, recentralizar como descentralizar. Y puso entonces a Alemania como ejemplo. Para la devolución de muchas competencias no hace falta reforma constitucional.

Seguirían siendo autonomías si se rebajara el número de parlamentarios como en Castilla-La Mancha, se suprimieran consejerías o direcciones generales, se prescindiera de centros subvencionados, nacidos del capricho transitorio de conseguir una prebenda para “los nuestros”, no de la necesidad de desdoblar o multiplicar las mismas instituciones en distintas autonomías. Incluyo a la televisión andaluza, a TV3 y sus respectivos consejos. Si no son superfluas, son elefantiásicas, sin más utilidad, si el fáctico duopolio televisivo fuera un sistema libre de televisión privada, que gratificar a los nuestros (o a los suyos, en el mejor de los casos).

El nacionalismo es menos fiable que VOX

Cité de memoria a Tomás Ramón, ahora lo hago sin reservas y entre comillas porque estoy de acuerdo con que “lo que para los nacionalistas está en juego en estos trances es su propia existencia como tales, que dejaría, como es obvio, de tener sentido si un día aceptaran sin reserva alguna un texto constitucional determinado”. Por eso me parece menos fiable el nacionalismo que VOX. El nacionalismo es siempre potencialmente independentismo. Establecer una equidistancia destituyente entre VOX y los nacionalistas es más artificioso que inventarse una palabra superflua.

Con el nacionalismo solo se puede aspirar a que, bien por pragmatismo, bien por imperativo legal, o mejor, por la confluencia de ambas cosas, se sienta motivado a acatar las reglas del juego. Un nada desinteresado pragmatismo llevó a Iñigo Urkullo, en una semana, de pactar con Rajoy los presupuestos a acordar con Sánchez la moción de censura. Urkullu era sucesor de Eugenio Imaz, el único nacionalista a quien he oído anteponer rotundamente los derechos personales sustantivos a los evanescentes derechos históricos colectivos, más sentimentales que constitucionales. Aunque solo fuesen entre palabrejas retóricas, solo la firmeza de esa anteposición puede garantizar nuestra confianza en la fiabilidad del nacionalismo.

Por cierto, para el DRAE, palabrejo no es una “palabreja”, y “palabreja” es una palabra, no un palabrejo. Me pregunto si protestarán las feministas por esta discriminación del diccionario.

Imagen de portada: Santiago Abascal, de VOX, durante la manifestación que la plataforma Movimiento Cívico d’Espanya i Catalans y otras asociaciones han convocado en el centro de la ciudad bajo el lema “España en el corazón | Agencia EFE
Escrito por

Periodista y escritor. Profesor emérito de la USP CEU.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons