El independentismo cae en contradicción cuando asegura que respeta la democracia

Por LUIS NÚÑEZ LADEVÉZE | El deseo de mantener relaciones de buena vecindad con España es un ardid retórico del independentismo para camuflar sus motivaciones supremacistas.