Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Quim Torra, el último títere de la factoría ‘indepe’ que todos pagamos para destruirnos

La abstención de los diputados de la CUP permite investir a Quim Torra como nuevo presidente de la Generalitat. Se cumple así el deseo de Carles Puigdemont, que deja el cargo en manos de un fanático ultranacionalista que ve en España un enemigo a batir.

Quim Torra ya es presidente. Jordi Pujol eligió a dedo a Artur Mas y lo sentó en la Generalitat, tal cual. Artur Mas hizo lo propio con Carles Puigdemont. Y ahora, el prófugo Puigdemont sigue la más pura designación digital para elegir a un no electo para el cargo -de hecho no figuraba ni en la más alocada de las quinielas-.

Todo un proceso democrático que demuestra que la cantinela de todos ellos es simplemente eso: una monserga para hacer con Cataluña lo que ellos quieren.

Quim Torra es simplemente alguien por el que hubo que preguntar el día que se comunicó su candidatura a la presidencia de Cataluña. Porque Quim Torra es, simplemente, nadie. Es complicado pensar en un perfil más bajo para un territorio más necesitado de talento y honradez en su capa política. Y es justo allí donde aquellos que solo se preocupan por ellos mismos han decidido impulsar a D. Nadie a la Presidencia de la Generalitat. 

Quim Torra es un fanático ultranacionalista. Un sectario en estado puro. Un racista. Una persona que no solo es capaz de afirmar que “fuera del eje nacional no hay vida (…) Mis adversarios políticos (…) son todos aquellos que no quieren que ondee la bandera catalana bien derecha, bien alta, bien sola, en la Capitanía Militar”. Sino que, encima, hace públicas declaraciones de este estilo porque es incapaz de sentir ridículo sobre sus propias barbaridades.

Quim Torra es la persona a la que concedió la Generalitat el mando del Borne porque, como él afirmaba, debía ser el  “Símbolo de la ocupación que nuestro país sufre desde 1714”. Que nadie pregunte por ningún dato. Porque, por supuesto Quim Torra ni se ha enterado ni quiere hacerlo de que a estas alturas Cataluña haya sido ‘ocupada’ por 90.000 millones enviados por todos los españoles a este territorio para tapar la quiebra generada en esta comunidad por sus compañeros de partido.

Para Torra lo importante es su micromundo supremacista. Un universo tan pequeño como patético donde se puede afirmar sin vergüenza que “españoles y franceses comparten la misma concepción aniquiladora de las naciones que malviven en sus Estados”. O donde pueden llegar a aplaudirte por decir que “los de Òmnium vamos en coches particulares y nos lo pagamos todo, no hacemos como los españoles”. Porque en ese universo hasta puedes ser de Òmnium Cultural, sin tener la más mínima cultura.
Torra es un aspirante a político que nunca lo ha sido por aclamación de nadie, sino por designación de quien empezó también por designación digital. Pero al que ese pequeño matiz democrático no le impide afirmar que “si seguimos así dentro de unos años corremos el riesgo de acabar tan locos como los mismos españoles” o que “vergüenza es una palabra que los españoles hace siglos que han eliminado de su diccionario”.
Porque para él, el ejercicio del poder es simplemente una ampliación de su sectarismo. Un motivo por el que él puede afirmar que “el fascismo de los españoles que viven en Cataluña es patético, repulsivo y burdo”.

La clave está en Puigdemont . Desgarrar España o evitar nuevas elecciones en Cataluña

Y porque en el fondo, todo lo que se pueda decir de la enésima marioneta golpista que empieza a cobrar vida se quedará corto. Porque Torra es una persona que ha sido capaz de convertir en su héroe a Daniel Cardona, aquel cuya formación Nosaltres Sols llegó a escribir en su panfleto Fonaments científics del racisme que se puede considerar al español como un elemento de la raza blanca en franca evolución hacia el componente racial africano-semítico (árabe). El coeficiente de inteligencia de un español y un catalán según las estadísticas publicadas por el Ministerio de Educación y Ciencia español da una clara ventaja a los catalanesLa progresiva degradación racial española puede contagiarse a los catalanes debido a la fuerte inmigración, los frutos se pueden ver si observamos la diferencia caracteriológica entre el hombre del campo, no contaminado por el linaje español, y el de las ciudades. El carácter trabajador y europeo del catalán es un factor anímico bien contrario al gandul y pro-africano español.Por todo esto tenemos que considerar que la configuración racial catalana es más puramente blanca que la española y por tanto el catalán es superior al español en el aspecto racial”.

Después de esto, literalmente, supongo que es difícil aportar más a la descripción de la figura de Torras.

Y supongo igualmente que, por ello, precisamente, es por lo que la CUP ha permitido su investidura como nuevo presidente de la Generalitat. Porque les parece lo suficientemente radical y racista. 

Quim Torra será alguien mientras siga los dictados

Por eso el Consejo Político del partido antisistema -reunido este pasado domingo 13 en Cervera (Lérida)- ha decidido favorecer su investidura con la abstención. Porque resulta muy difícil ir de antisistema y no aceptar a un señor que, viniendo de la derecha burguesa catalana, ha acabado reconvertido en un animador de eventos anarquistas.

La formación lo ha dejado claro y ha señalado que “no bloqueará la formación de un nuevo Govern” en un momento “complejo, marcado por la represión y la vulneración de derechos políticos y civiles por parte del Estado”. Pese a lo que ha remarcado que, pese a facilitar la investidura con las cuatro abstenciones, se situará en la oposición durante la próxima legislatura, sin garantizar la gobernabilidad del próximo ejecutivo catalán en el momento en el que se relaje el golpismo.

Traducido: que Quim Torra -D. Nadie- será alguien mientras cumpla con los más puros mandatos golpistas. Y que el día que se le ocurra -algo más que dudoso- dejar de serlo, el molt honorable volverá a ser el anónimo Torra.

Todo un incentivo para este tipo de políticos. 

Imagen de portada: Quim Torra, nuevo presidente de la Generalitat, durante su intervención en la sesión de investidura en el Parlament | Agencia EFE
Escrito por

Periodista.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons