Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Quim Torra: un activista más transparente que el agua del Llobregat

Quim Torra, aupado sin quererlo a la presidencia de la Generalitat, no es un político, ni quiere serlo. Su actitud es la de un activista que lucha por el independentismo desde posiciones alborotadoras y racistas.

Joaquín Torra Pla, más conocido como Quim Torra, no ha engañado a nadie y es más transparente que el agua del Llobregat (en su nacimiento). Es un puro activista al servicio de una quimera: la independencia unilateral de Cataluña del resto de España. Torra no es un político, por mucho que sus sostenedores, como el ínclito Pedro Sánchez, se empeñen.

El presidente de la comunidad autónoma con más peso, todavía, en el PIB español (19%) y representante del Estado en esa región no actúa como tal porque ni es, ni le interesa. Es, simple y llanamente, el correveidile de un delincuente fugado de la justicia y refugiado en Waterloo (Bélgica), al que acata fielmente, recibe sus órdenes, las ejecuta y mantiene viva la llama de la secesión, jaleando a los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) (“¡Qué república ni que collons! La república no existe, idiota”) para que aprieten (“Apretad, hacéis bien en apretar”) y paralicen Cataluña cada vez que les plazca.

Quim Torra, el último títere de la factoría ‘indepe’ que todos pagamos para destruirnos

En su proceder al frente de la Generalitat catalana, un cargo al que, según sus próximos, nunca aspiró y que aceptó por sumisión a Carles Puigdemont y a la causa, Quim Torra tiene claras dos cosas: que su papel es el de alborotador y que en el ejercicio de su función no puede trasgredir la ley porque acaba impepinablemente frente a un juez. Y con ambas certezas actúa.

De ahí que con la primera le guste explotar bombas de precarnaval como el documento secreto de los 21 puntos y la figura del observador/relator internacional, y su delectación haciendo desplantes al Rey desapareciendo por una puerta y apareciendo por la siguiente para no salir con el monarca en una foto frente al Pabellón de España en el Mobile World Congress, y con la segunda mostrar su cara avinagrada y avejentada por soportar un Gobierno que le aburre porque no puede saltarse la ley a la torera.

Este abogado y editor nacido en Blanes en 1962, diputado regional por Junts per Catalunya y presidente de la Generalitat, se dedicó a la creación literaria y a la edición de textos a través de su editorial A Contra Vent Editors, después de que la aseguradora suiza Winterthur, para la que trabajó entre 1987 y 2007, le despidiese tras ser adquirida por la francesa AXA.

Desde su  actividad de recuperación de la tradición literaria y periodística catalana, especialmente de la Segunda República y el exilio, Torra se incorporó a la corriente crítica El Matí, de Unión Democrática de Cataluña (UDC), de la que más tarde pasó a Reagrupament, la escisión por la derecha de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Desde aquí, miembro del consejo de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), vicepresidente y presidente de Òmnium Cultural (OC) y sucesivos cargos del Ayuntamiento de Barcelona y de la Generalitat, hasta resultar elegido diputado para la XII legislatura de la cámara autonómica y de ahí a presidente de la Generalitat, tras ser designado por Puigdemont su candidato sucesor.

Independentismo xenófobo

Quim Torra, que se define como “independiente emocional”, ha sido un eficaz actor en Twitter entre 2011 y 2014, en cuya red escribió numerosas diatribas supremacistas y etnicistas contra “los españoles”. Benoît  Pellistrandi lo considera un “peón” de Puigdemont, Enric Juliana, un “intelectual impregnado del espíritu de los años 30″, un nacionalismo de derecha agresivo; Joaquim Coll, un “xenófobo, supremacista, hispanófobo y ultranacionalista” (“Un cráneo de Ávila no será nunca como uno de la plana de Vic”, “Los cruces con la raza del socialista español fueron aumentando hasta llegar a mutar el propio ADN de los autóctonos”, “Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua. Están aquí, entre nosotros. Les repugna cualquier expresión de catalanidad. Es una fobia enfermiza. Hay algo freudiano en estas bestias. O un pequeño bache en su cadena de ADN. ¡Pobres individuos!”), y, en fin, Jaume Reixach, una “reliquia de un independentismo de matriz étnica”.

Este personaje, con el que Pedro Sánchez estaría encantado de volver a negociar en la próxima legislatura para mayor honra a su persona, está al frente del paralizado ejecutivo de Cataluña, que con la podemita Ada Colau en el consistorio de Barcelona y el presidente del Parlament (más días cerrado que abierto), Roger Torrent, forman el trío de las demoliciones.

El desgobierno de los tres hace posible que Manuel Valls se lleve las manos a la cabeza cuando denuncia que en las librerías del barrio barcelonés del Rabal se venden libros que están prohibidos en Francia por hacer apología del yihadismo y del salafismo. Confiemos en que Valls alcance la alcaldía de Barcelona y con ella empiece la reconquista constitucional de Barcelona y, por ende, de Cataluña, porque cuatro años más con el trío de las demoliciones y el refuerzo del de la bencina (CDR, OC y ANC) acabarán con Cataluña y con la paciencia de sus habitantes.

Imagen de portada: Quim Torra, presidente de la Generalitat, en el Parlament de Catalunya | parlament.cat
Escrito por

Ex Vicepresidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), articulista de La Voz de Galicia, miembro del Grupo Crónica. Primer director de Noticias de Antena 3 Televisión. Premio Salvador de Madariaga. Antenas de Oro y Plata.

Ultimo comentario
  • Una vez más, Don Jorge del corral, porque nadie como él para llevar el don por delante, vuelve a dar en el clavo. de una forma clara y educativa coloca al presidente de la generalitat en su sitio y, de paso, a su aupador y mantenedor, pedro Sánchez. ¡enhorabuena! don Jorge.

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons