Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Trump provoca el proteccionismo y la guerra fría comercial entre Estados Unidos y Europa

Las relaciones comerciales a nivel mundial están sufriendo un cambio radical y una vuelta a los tiempos del proteccionismo. La decisión de Trump de defender con aranceles los productos norteamericanos ha encontrado respuesta en la Unión Europea.

Donald Trump prometió en su campaña electoral presidencial que América sería para los americanos… y parece que va cumpliendo buena parte de sus compromisos electorales. En ese intento de proteger los intereses de sus votantes, Estados Unidos ha iniciado la senda del proteccionismo económico, del cierre de fronteras y la protección y defensa de sus productos frente a los que vienen del extranjero. El Departamento de Comercio de Estados Unidos ha anunciado la suspensión de la exención a la imposición de aranceles a la importación de acero y aluminio de la Unión Europea, Canadá y México, países con los que mantenía una muy estrecha relación comercial.

Esta decisión es sumamente dura, ya que implica que la Unión Europea, Canadá y México estarán sujetos a los aranceles del 25% y 10% al acero y el aluminio. La respuesta por parte de la Unión no se ha hecho esperar. Desde la Unión Europea se afirma que, por cada arancel que se imponga a los productos europeos, en el marco comunitario se establecerá uno equivalente para los estadounidenses.

La decisión no se esperaba en la Unión que, conocedora de la amenaza, había intentado hasta el último momento evitarlo. Así, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, afirmó que “estas tarifas unilaterales de los Estados Unidos no tienen justificación y van en contra de las normas de la Organización Mundial del Comercio. Esto es proteccionismo, puro y simple”. La decepción fue absoluta, las palabras de Juncker lo dejan claro: “Hoy es un mal día para el comercio mundial. Hicimos todo lo posible para evitar este resultado”, pero no pudo ser. Se abre la veda a guerra fría comercial.

Los productos estadounidenses cuyos aranceles serán más elevados para la importación están fijados desde marzo. Esta lista se pensó que paralizaría a Trump en su intento de defender la producción americana a toda costa, pero no ha sido así. Entre dichos productos se incluyen las famosas motos Harley Davidson, el Bourbon, los pantalones vaqueros, la mantequilla de cacahuete, los arándanos, el zumo de naranja envasado, y otros relacionados con el sector textil, el de accesorios, el maquillaje, el calzado, los motores para embarcaciones o los componentes de motocicletas.

La decisión supone un cambio radical en las relaciones comerciales a nivel mundial. Del liberalismo económico y la apertura al comercio global volvemos a los tiempos del proteccionismo. Este sueño, viejo y populista, que carece de sentido en una economía global, tendrá muchos más efectos indirectos de los esperados sobre la economía de muchos países.

China y su “opción nuclear” en la guerra comercial que mantiene con Donald Trump

En el orbe global, el movimiento que genera la alteración de la trayectoria de uno de sus elementos, en este caso, las tarifas arancelarias, desplaza las demás bolas de billar de la mesa sin medir bien, en ocasiones, sus consecuencias. Trump ha protegido el sector del acero y el aluminio, pero acaba de dejar sin protección a los trabajadores americanos que fabrican las famosas motos Harley o el precioso líquido de las botellas Bourbon. Todos estos productos cuyos aranceles subirán ahora en Europa son defendidos en sus respectivos estados federados por senadores y congresistas del partido de Trump o de la oposición. Ellos defienden también los intereses de sus votantes (a los que obedece su escaño), por lo que, internamente, la decisión de Trump tendrá su respuesta. Externamente, la Unión Europea ya ha movido ficha. Lo mismo ha sucedido con los otros países afectados. México acaba de imponer aranceles de hasta un 25 % a productos como: el acero, los quesos, las manzanas, el whisky y otros más.

Imagen de portada: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, saluda a la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, en la cumbre del G7 celebrada en Canadá | flickr.com/gac-amc
Tags publicados
Escrito por

Vicedecana de la Facultad de Derecho de la USP CEU y Profesora titular de Ciencia Política. Doctora en Estudios Europeos por CEU Cardenal Herrera, máster en Ayuda Internacional Humanitaria por la Universidad de Deusto y experta en sistemas políticos comparados y procesos electorales.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons