La trampa del «procés» divide a la comunidad científica La trampa del «procés» divide a la comunidad científica