Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Pedro Sánchez destrona a Susana Díaz y acelera el proceso de podemización del PSOE

Hace unos meses el debate sobre el futuro del PSOE se centraba en si Pedro Sánchez acabaría podemizando el partido o no. Hoy ese debate ha quedado superado por la evidente soledad de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, a la que hasta baronías supuestamente fieles al cien por cien, como Extremadura o Castilla-La Mancha, dan hoy la espalda.

Superado por el triunfo de las tesis del PSC sobre el PSOE en Cataluña en pleno desafío separatista. Por el avance de las posturas radicales en el socialismo de territorios como Navarra y País Vasco. Y, sobre todo, por la rendición ante el nuevo secretario general de los Fernández Vara, García-Page o Lambán e, incluso, por el anunciado abandono de la política de Javier Fernández. Un panorama en el que en menos de un trimestre, Pedro Sánchez ha aislado a Susana Díaz dejándola como único baluarte en el combate contra la nueva bandera del PSOE: la plurinacionalidad.

El primer paso fue el 39º Congreso Federal. Donde el respaldo de las bases a Sánchez fue evidente y, con ello, el mensaje a los líderes autonómicos inmersos ya entonces en sus particulares congresos regionales: ‘Si queréis seguir contando con apoyo de la militancia, más vale que adoptéis los nuevos vientos’.

El segundo paso fue la aplicación sin escrúpulos del tantas veces negado corte de cabezas: ni uno sólo de los barones, salvo Patxi López, sobrevivió al cambio de nombres en la Ejecutiva. Y, todo ello, para dar entrada a personas como Nuria Parlon -defensora de las tesis más cercanas a los postulados nacionalistas catalanes-, José Luis Ábalos -enfrentado a Ximo Puig en Valencia-, Adriana Lastra -quien en su primera intervención reclamó de los barones la petición de disculpas a Sánchez por haber osado defender tesis diferentes- o de José Antonio Rodríguez Salas -alcalde de Jun y cuyo mayor mérito político ha sido recopilar avales para el nuevo secretario general-. Un corte de cabezas que ha llegado en los últimos días hasta el punto de relevar a Alfonso Guerra de su puesto de presidente de la Fundación Pablo Iglesias, y de desmantelar el periódico interno El Socialista, recién rearmado en la anterior etapa ejecutiva.

Y, a buenos entendedores, pocas palabras. La reacción del partido no se ha hecho esperar.

El nuevo PSOE escora hacia la extrema izquierda y decide ser Podemos

extrema izquierdaEl PSOE de Pedro Sánchez ha iniciado la competencia con los antisistema para arrebatarles votos. Ha decidido ser Podemos, pero usando una marca mucho más consolidada.

Mientras líderes autonómicos del PSOE como Idoia Mendía han remarcado su mensaje de cercanía a un “eje de izquierdas” con Bildu y Podemos, otros barones anteriormente favorables a Susana Díaz como Emiliano Garcia Page directamente se han lanzado a cerrar alianzas de Gobierno con el partido de Pablo Iglesias.

Otro de los supuestos enemigos de Sánchez que también ha acercado su postura al nuevo secretario general es el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, que no sólo ha defendido la plurinacionalidad en su ponencia marco, sino que ha ido más allá en su mención del “País Valenciano” como “sujeto político”.

Igualmente reveladores han sido los últimos discursos del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que tras uno de sus últimos consejos de Gobierno aseguró sin matices que la plurinacionalidad del Estado “ya ha sido debatida, decidida y votada en el congreso federal”, que el asunto “está cerrado” y que tampoco inventan “nada nuevo”.

 La reacción del partido no se ha hecho esperar: barones anteriormente favorables a Susana Díaz como  Garcia Page directamente se han lanzado a cerrar alianzas de Gobierno con el partido de Pablo Iglesias

Desde el PSOE de Castilla-La Mancha también se ha optado por un sumiso pragmatismo. Fuentes de la dirección reconocen sin miramientos que “la plurinacionalidad se cerró” en el congreso de junio y que el PSOE manchego “lo acata”. Se acabó la critica.

Y no es muy distinto su planteamiento del de otros, antaño contrarios a Pedro Sánchez, como el líder de los socialistas en Aragón y presidente autonómico, Javier Lambán, quien también ha enterrado su pelea ideológica ante la cercanía de su congreso regional.

O de la rama balear del partido, que, contagiada por la euforia de Page, ya estudia posibles acuerdos de Gobierno con Podemos.

Por último, no por sumisión, sino por omisión: el presidente asturiano y ex presidente de la Gestora, Javier Fernández, ni siquiera se presentará a la reelección como secretario general regional.

O, lo que es lo mismo: que el bloque de defensa del socialismo clásico dentro de las filas del PSOE ha quedado reducido, por lo menos por el momento, a Susana Díaz.

Todo ello, con un Felipe González al que las últimas primarias han demostrado que la nueva militancia no rinde gran tributo. Y con personas ascendentes como Santos Cerdán, en Navarra, que no ha dudado en pedir ya un pacto con Geroa Bai y Podemos antes que facilitar el más mínimo acuerdo puntual con el PP; o Nuria Parlon, que no duda en marcar desde el PSC, y sin consultar con Ferraz, decisiones tan relevantes como la negativa de todo el PSOE a respaldar el artículo 155 de la Constitución -confirmada días después por Margarita Robles-.

Porque cada día que pasa, Pedro Sánchez demuestra que la clave del PSOE no estaba ni en él, ni en Susana Díaz, ni en Felipe González. Estaba en una militancia que ha comprado ya de forma mayoritaria el mensaje populista y reclama postulados mucho más cercanos a la radicalidad que a los principios de la Transición.

Un panorama, en resumen, que dificultará enormemente cualquier acuerdo con el PP y hará depender, por completo, al gobierno de Mariano Rajoy de Ciudadanos y, sobre todo, del PNV. Dicho de otra forma, un panorama que, en el corto plazo, no favorecerá en nada que el PP pueda aplicar su programa, y en el largo plazo y cuando cambien las tornas en La Moncloa, puede acabar aupando a una opción netamente populista al Gobierno de España.

Imagen de portada: Saludo entre los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, y PSOE, Pedro Sánchez | Agencia EFE
Escrito por

Periodista. Director de La Marimorena de 13Tv.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons