Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Pedro Sánchez, el gran desconocido . La nueva generación toma el relevo en política

Madrileño, de 46 años, casado y con dos hijas, es un hombre educado y agradable que posee una gran confianza en sí mismo. En su tarea de gobierno encontrará peligrosos emboscados en el camino. Quizá ahí podamos conocer al verdadero Pedro Sánchez.

La noche antes de presentar por primera vez su candidatura a la Secretaría General del PSOE, Pedro Sánchez nos visitó en “Diario de la noche”. Él solicitó la entrevista. Sus intenciones eran un secreto a voces. El apoyo de la recién llegada presidenta andaluza, que no quería ni por asomo a Eduardo Madina al frente del partido, se daba por hecho. Pero Sánchez quería jugar al despiste, se resistía a confirmarlo. Sabedores de que usaba la ambigüedad calculada cuando quería, porque había sido nuestro invitado en varias ocasiones, decidimos tratar de romper su coraza para arrancarle el titular. Y unos minutos antes de entrar en el plató, encontramos la mejor herramienta en un artículo de Victoria Prego en El Mundo que venía a decir que  Sánchez no era más que una cara bonita. Sabía que no le iba a gustar y por eso observé atentamente su reacción cuando lo leímos. Algo en él se removió. Le desagradaba el comentario. Y mucho. Quizá las cámaras no lo captaron, pero sus gestos, la comunicación no verbal, lo delataron. Él se siente algo más, mucho más que una cara bonita. De su boca salió una suerte de “puede ser, veremos mañana”, pero no llegó a expresar el “sí” que buscábamos. Con las cámaras apagadas, cuando le despedí, le deseé suerte en su aventura y le pedí que nos visitara de nuevo como candidato oficial. No volvió.

El episodio no pasa de ser una mera anécdota, pero define a Pedro Sánchez. Un hombre educado y agradable, que exhibe sonrisa abierta y cálida en el trato cercano. Pero un hombre también reservado, cauto, contenido hasta el extremo, que hace y dice solo lo que quiere hacer y decir. Como colaborador en medios de comunicación, defendió siempre las posiciones de su partido, pero sin estridencias que pudieran comprometerlo. Es y se siente socialista, de eso no cabe duda, pero era imposible saber qué pensaba el Pedro Sánchez que se escondía tras el militante. ¿Es su apuesta la socialdemocracia pragmática de corte europeo que practicó Felipe González o la izquierda más radical zapaterista?

Ha medido cuidadosamente los pasos hasta llegar a La Moncloa. En Ferraz, cuando solo era un asesor más del secretario de Organización de José Luis Ródríguez Zapatero, uno de los chicos de José Blanco, como los denominaban en el PSOE, alguno presentía su ambición. Se adivinaban sus intenciones, pero solo las ha ido confirmado cuando ha querido hacerlo, cuando tenía el puesto al alcance de la mano. Presentó su candidatura a la Secretaría General cuando ya había visitado y amarrado agrupaciones del partido por toda España y contaba con el respaldo de la poderosa federación andaluza. Trabajó a conciencia para hacerse con la plaza. Y la ganó.

El Gobierno de Pedro Sánchez: feminista, europeísta, con astronauta y todo

Dicen que, cuando lo echaron, se quedó noqueado. Replegó velas, guardó silencio, se apartó del foco público, se rodeó de los pocos leales que tenía y buscó refugio en la familia. Y, contra pronóstico, Pedro Sánchez se rehizo, presentó de nuevo candidatura a la Secretaría General del PSOE y ganó. Que cree en sí mismo es algo que se ve a la legua, actúa con seguridad. A pesar de las llamativas y notorias contradicciones en asuntos de gran trascendencia que ha exhibido en su discurso público, aparentemente no duda. Calcula, espera y da el paso cuando cree que debe hacerlo. Llevó la moción de censura al Congreso posiblemente en el único momento en el que tenía la posibilidad de salir adelante. Había estudiado con atención al contrincante, preveía sus movimientos y no se equivocó. Corría riesgos, porque posiblemente se jugaba su futuro a una sola carta, pero no es la primera vez que lo hacía. Y le salió bien.

 Sánchez pasó de puntillas por la política hasta que apareció Solbes

El hoy presidente tiene 46 años, nació en el 72. Es el signo inequívoco de que una nueva generación ha tomado el relevo. Como buen estudiante del Ramiro de Maeztu, practica el baloncesto. Estudió en el María Cristina de El Escorial, un centro privado y católico adscrito a la Complutense, con pocos alumnos, de acceso solo para familias acomodadas en el que se forjaron sólidas amistades. Es doctor en Economía. Su tesis, que ha dado lugar a controversias varias, puede consultarse solicitando permiso a su director de gabinete en la Camilo José Cela. Fue discípulo de David Taguas, que aspiraba a construir en ese centro un instituto de estudios económicos. Aprobada está, aunque algunos dudan de que se merezca el cum laude que le estamparon como calificación.

Sánchez pasó casi de puntillas por la política madrileña y encontró la oportunidad de acceder al Congreso cuando Pedro Solbes dejó su escaño. Llega a La Moncloa casado y con dos hijas. Ha conformado un nuevo Gobierno que, por su composición, apunta a que tiene vocación de permanecer hasta el final de la legislatura. Ha premiado a algunos leales, pero no le ha faltado frialdad, otro de los atributos que le caracterizan, para prescindir de otros tantos mucho más cercanos, como su director de Gabinete. En sus primeras apariciones públicas se ha exhibido con la sobriedad del que ha ganado la plaza, pero que sabe que ha pisado muchos callos y ambiciones en su recorrido. Seguramente, sabrá también o debería saberlo que, cuando se apaguen los rescoldos de los fuegos artificiales que le han dado la bienvenida, encontrará nuevos peligros emboscados en su camino. Quizá, solo quizá, entonces tengamos la oportunidad de conocer al verdadero Pedro Sánchez.

Imagen de portada: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, representado mirando hacia el futuro, su gran reto, y todas las pequeñas alianzas que está creando y tirarán de él hacia sus direcciones | Andrea Reyes
Escrito por

Periodista. Actualmente presentadora de 'TRECE al Día' en 13TV. Ha sido también coordinadora de Economía de los Servicios Informativos de Telemadrid. Autora del libro "Gabinete de crisis" y "Ana Botín, nacida para triunfar".

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons