Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Sebastian Kurz, un líder joven para Austria que se plantea pactar con la extrema derecha

Los hombres austriacos tienen fama de ser muy carismáticos y buenos comunicadores. El posible nuevo primer ministro responde a todos estos estereotipos, pero el joven candidato tiene un aliado peligroso: la extrema derecha.

La historia siempre está ahí. No podemos olvidarla ni ignorarla. Los austriacos son conscientes del peso de su pasado, igual que los alemanes, pero no tanto como su “gran hermano”. Esta es una de las razones por las que la relación como vecinos es ambigua. Muchos austriacos trabajan en el ámbito de la comunicación en Alemania por su don de palabra y su instinto de poder. Todo esto lo tiene el joven Sebastian Kurz, posible nuevo canciller e invitado frecuente en talkshows alemanes.

Las felicitaciones por parte de Angela Merkel al candidato del partido conservador ÖVP (Österreichische Volkspartei) por su éxito electoral (casi el 32 % de los votos) fueron reservadas. Primero, porque Kurz ha criticado a Merkel en múltiples ocasiones por su política de refugiados. Además, parece que Kurz no quiere seguir el ejemplo alemán y crear una gran coalición con la izquierda, una coalición que ya existe en Austria desde hace una década. Parece probable que se consume una alianza con la ultraderecha austriaca, representada por Heinz-Christian Strache, el segundo partido más presente en el Parlamento. Kurz es totalmente diferente a Jörg Haider, el populista que hizo fuerte la Freiheitliche Partei Österreichs (FPÖ), pero sabe que Haider, que murió en un accidente de coche en 2008, sigue siendo para algunos un ídolo por su manera de expresarse y por romper muchos tabúes. Kurz es la versión educada de Haider, generando confianza en muchos austriacos a pesar de su juventud.

Pero la canciller alemana, que todavía no ha elegido sus aliados en el Gobierno, ha dejado claro que no va seguir el camino de pactar con partidos más conservadores que el suyo: “Para Alemania, este camino no funciona”. No funciona por el pasado que todavía pesa tanto en el país y que, sin embargo, pesa menos en Austria. Hitler era austriaco de nacimiento, pero para la historia es un político alemán. El fascismo alemán y el Holocausto impiden a Merkel hacer lo que hace Kurz: pactar con la extrema derecha o la extrema izquierda, Die Linke, por la historia comunista de la zona Este. La canciller es, como ha sido Helmut Kohl, muy consciente de la responsabilidad que tiene Alemania y del éxito que ha tenido su política en Europa. Por lo menos, Kurz ha reconocido que es pro-europeo y esto es lo más importante para los alemanes en este momento.

Kurz no es ni Macron, ni Haider

Kurz, en alemán, significa “corto”, pero el nuevo premier austriaco no es bajito ni paleto. Es un hombre de pueblo sensato. La prensa internacional equipara al joven vienés de 31 años con Macron, pero ambos tienen un contexto totalmente diferente y un estilo de política que difiere mucho. Kurz es único. El rubio austriaco es sensato, comparable con Albert Rivera, si se tienen que hacer comparaciones. No es egocéntrico, como muchos políticos austriacos han sido, ni es populista, como ha sido Haider. Kurz viene de una familia austriaca tradicional, cristiana y tiene los pies en la tierra. No ha terminado ningún estudio universitario, mientras que el historial de Macron es excepcional: carrera política comenzada en la izquierda, contexto como filósofo y vida privada pasional. Kurz no está casado y parece que nunca ha pensado en ser otra cosa que político, aunque él dice: “De joven nunca fue mi objetivo”. Pero claramente es su vocación, el éxito de este chico bate todos los récords. Europa nunca ha tenido un jefe de Gobierno tan joven.

https://twitter.com/eldebatedehoy/status/857263311385219072

Su éxito también tiene que ver con la seguridad con la que, desde el inicio de su carrera política, se ha enfrentado al público. Es muy educado, tiene un fuerte instinto político y de poder, sabe lo que la gente quiere oír y, más importante, sabe lo que quieren que haga sin ser un populista, en el mal sentido de la palabra. Kurz es moderno, pero defiende su patria y lo suyo. Esto gusta también a los más mayores de sus votantes, que celebraron frenéticamente su victoria. Kurz todavía vive donde nació, en el mismo barrio de Viena de su infancia. Tiene agricultores en la familia y presume de su sencillez.

Kurz rompe los esquemas con sus pactos

Aunque Kurz no es un populista malo, el populismo malo puede ser su aliado y este es el peligro más grande para su carrera política, siendo una persona admirada en la ultraderecha. Su éxito es hablar de manera realista sobre los problemas que se producen en una Überfremdung (masiva extranjerización) de la sociedad. Überfremdung es un miedo intrínsecamente humano y explica las tendencias de la ultraderecha en Alemania y Austria, igual que lo fue en los años 30. El exministro de Exteriores e Integración tiene muy claro cómo quiere diseñar una sociedad abierta donde todos se sientan bien, en los últimos tres años ha demostrado cómo se podría hacer: ya desde el 1 de octubre está en vigor en Austria una prohibición del burka.

Citas suyas que definen su política: “Quiero hacer una política seria, no prometer un país de jauja”; “Este resultado es un claro mandato para cambiar Austria”; “Si recibimos un encargo para formar Gobierno, voy a hablar con todos”. De esta forma, el líder del ÖVP ha conseguido reanimar el viejo y cansado partido conservador acercándose a la política de la ultraderecha de FPÖ y combinando una imagen de modernidad con un discurso de firmeza apegado a la soberanía nacional en el que propone, por ejemplo, suprimir las ayudas sociales para los extranjeros que lleven menos de cinco años en el país. Lo que está claro es que su política, en el caso de que vaya a ser primer ministro junto a la FPÖ, va a resonar en Alemania, y Merkel tendrá que vigilar Austria para no hundirse antes de tiempo.

Imagen de portada: Sebastian Kurz, ganador de las elecciones austriacas, en uno de los debates de la campaña | Agencia EFE
Escrito por

Doctora en Ciencias Económicas por la USP CEU. Analista internacional. Autora del libro "Cajas, Bancos y Gestión de riesgo".

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons