Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Del máster de Pablo Casado al de Carmen Montón: lo que a uno se le exige y a otra no

La jueza ve indicios de prevaricación y cohecho impropio en el caso del máster de Pablo Casado. Al presidente del PP se le exigen pruebas que no se piden a otros políticos. La ministra Carmen Montón cursó un posgrado impulsado por el PSOE y CCOO.

A Pablo Casado y su máster se les exigen todas las pruebas del mundo. Supuestamente porque es una persona de gran relevancia política: el presidente del PP. Y porque hay una sospecha de que se pueda tratar de un regalo por su condición política, de un cohecho impropio.

Pero lo cierto es que se le pedían ya antes de que llegara al cargo de líder de la oposición. Y, lo que es más llamativo, no se le exigen a otras personas que son, en estos momentos, tan relevantes o más que Casado. Porque el PP no deja de ser un partido de oposición, frente a un partido en el Gobierno, el PSOE, que ha optado como ministra de Sanidad por Carmen Montón, quien tiene un máster realizado en 2012 en el Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos, gestionado por el polémico Enrique Álvarez Conde, y cuyo título fue impulsado por ese mismo partido, el PSOE, y más en concreto por la rama de Género, en la que la propia Montón era la portavoz de la Comisión del Congreso de los Diputados.

Las acusaciones contra Pablo Casado y su máster

Y expuesto el contexto, pasemos al análisis de las acusaciones contra Casado.

Se habla de un posible sistema de prebendas a través del máster. Pues bien, según recoge la documentación judicial, todos los alumnos que solicitaron la convalidación de asignaturas la obtuvieron. Porque el Real Decreto 56/2005, de 21 de enero, que regulaba este máster, no limitaba las convalidaciones. Por lo tanto, es difícil alegar privilegio ni falta de información, como hace la jueza, cuando la posibilidad de convalidar sin límite era una información publicada en el BOE.

El máster de Pablo Casado y la maraña de la legislación para acceder a cursos de doctorado

Eso sí, lo que resulta llamativo es el alto rango de aprobados del otro máster, el de la ministra Montón: un 95%. Lo que quiere decir, resumiendo, que todo el que seguía el máster aprobaba. Y que solo fallaban los que abandonaban. Ese máster, de Políticas de Genero, fue impulsado por el PSOE y CCOO (Comisiones Obreras), quienes plagaban las clases con su gente. Por todo ello, ¿no merecería la pena preguntarse si este otro máster era una prebenda?

Otro de los puntos que se cuestiona de Pablo Casado y su máster es el de los trabajos. La universidad no los ha guardado, porque no tiene obligación de hacerlo. Pero, desde el principio, el propio Casado ha defendido que entregó los trabajos en mano y los ha mostrado públicamente. Y, por muy sorprendente que le resulte a la jueza, la inmensa mayoría de los trabajos se entregan físicamente en la universidad.

¿No debería analizarse el máster de Carmen Montón?

Eso sí, pese a hacer ya más de un mes de la publicación de las primeras noticias sobre el máster de Montón, nadie ha podido ver ni un solo trabajo. Lo que de nuevo suscita la pregunta: ¿no debería analizarse ese máster?

Por último, se alega que hay “incoherencias” en las versiones aportadas por Casado, por señalar que hizo lo que le pidió el director del máster y más tarde asegurar que habló con el profesor de tres de las cuatro asignaturas sobre las que se examinó. Pero es que el director del máster era ese mismo profesor, que daba tres de las cuatro asignaturas. ¿A quién debería haber preguntado Casado? ¿A profesores de otras asignaturas?

El futuro del PP . Pablo Casado abre la puerta para recuperar la identidad y a los votantes

De esa supuesta incoherencia, deduce la jueza que Casado podía estar en un grupo de políticos a los que se privilegió y cuyo trato se centralizaba con el director del máster. Casado era entonces diputado en la Asamblea de Madrid. Momento en el que vuelve a surgir la pregunta sobre el máster de Montón: siendo ella la diputada encargada de Género, ¿no se debería preguntar por su máster?

En resumen: que lo que a uno se le exige al resto no. ¿Por qué?

Imagen de portada: A Pablo Casado y su máster se exigen pruebas que no se piden a otros políticos. El presidente del Partido Popular ofreció una rueda de prensa el 6 de agosto de 2018 | Flickr/PP
Escrito por

Periodista.

Ultimo comentario
  • Cuando tanto se ataca a Pablo Casado, será porque pone nerviosos a la izquierda.

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons