Diario de análisis, reflexión y valores    

 

“Operación Triunfo” para el PP: la necesidad de renovación ante la ofensiva de Ciudadanos

El PP, al igual que ha hecho el programa de TVE, debe empezar a buscar un nuevo público para recuperar a los votantes que se han ido a la formación naranja. Desde Génova deciden elevar el tono, tomar la iniciativa y poner en valor los logros obtenidos.

Del “condenados a entenderse” de unos partidos que son afines, a rivales sin contemplaciones. El Partido Popular y Ciudadanos están a la greña. Sensible como vive el país ante el temporal de turbulencias políticas que ha desatado la crisis catalana, semejante al que ha cubierto de nieve toda España, la crisis entre Ciudadanos y el Partido Popular ha hecho surgir el temor a que una legislatura, que aún no ha conseguido superar el obstáculo de los presupuestos, se corte abruptamente. Pero el Partido Popular es todavía el primero de la clase. Juega, con el PSOE, en la división de honor. Los otros dos partidos nacionales, Ciudadanos y Podemos, recién ascendidos, no deben menospreciar el poder de los veteranos. El bipartidismo, aunque un poco renqueante, sigue en pie.

Los resultados electorales en Cataluña y la última encuesta del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas, el barómetro más fiable en materia de prospectiva) han disparado la autoestima de Ciudadanos, hasta fecha reciente, para algunos, una marca blanca del centro derecha que no parecía tener otro destino que completar la hegemonía, en ese campo, del Partido Popular. Ganar las elecciones catalanas (en las que el Partido Popular quedó en última posición) y subir tres puntos en la intención de voto, pasando por delante de Podemos y colocándose muy cerca de la cabeza, han provocado una borrachera en Albert Rivera y han obligado a moverse a Mariano Rajoy.

“No se equivoque de adversario”, le ha recordado el presidente del Gobierno al impetuoso líder de Podemos en la primera sesión de control, en la que Rivera se ha atrevido a reprochar al Ejecutivo la posibilidad de que el tormentoso referéndum se hubiera financiado con dinero del Fondo de Liquidez Autonómica. O sea, Cristóbal Montoro (al que los separatistas podrían haber engañado, algo de lo que presumía el exjuez y senador de ERC Santi Vidal, que ha sido llamado, junto a treinta personas más, en calidad de investigado, por el juez Pablo Llarena) subvencionando a Carles Puigdemont.

Aunque la rivalidad política lleve a veces a jugar sucio, parece demasiado. El reproche que se le puede hacer a Rajoy es que ha tardado en aplicar la medicina del artículo 155, que se ha revelado muy eficaz. Pero el Gobierno ha asumido el desgaste de la batalla catalana y acusarlo de inacción, como hace Pedro Sánchez, es exagerado: pura munición electoral. Puigdemont, en ese arrebato de sinceridad y desánimo que se tradujo en mensajes llenos de titulares a su exconsejero Toni Comín, dejó escrito: “Triunfa Moncloa”.

Entre otras cosas, porque el Estado, del que el Gobierno es su brazo armado e indispensable, ha empezado a moverse. Pablo Llarena y el 155 son Estado. Estremera y Soto del Real, también (lo que no es Estado es Bruselas). Consciente el PP de que, aunque sea todavía el partido más votado, las encuestas marcan cierta tendencia, ha subido el tono y ha tomado la iniciativa. El ministro de Economía, Luis de Guindos, a Europa, a recuperar un puesto en el Banco Central Europeo. Defensa encendida de leyes que gozan de apoyo popular, como la prisión permanente revisable (que la oposición de PSOE y Podemos quiere desmontar), a la que se añadirán incluso nuevos supuestos, como los casos de rebelión y sedición, más de actualidad que los Premios Goya. Y todo el Gabinete, a desplegar sus encantos por tierra, mar y aire, como si todos los ministros fueran tertulianos o trataran de asumir el papel de Dolores de Cospedal, visitando cuarteles y barcos.

Radiografía del programa de Ciudadanos . La indefinición ideológica, primer reto de Rivera

Las encuestas, por otra parte, tienen siempre un componente de irrealidad que fragiliza su dictamen. Son un penalti sin lanzar: todavía no sabemos si subirá al marcador. “Toreo de salón”, las llamaba Francisco Umbral. Y, en un desayuno informativo reciente, el presidente de Asturias, el hombre que liberó al PSOE del “no es no”, señaló, jugando a la paradoja: “Las encuestas nos dicen lo que piensan los ciudadanos de las elecciones cuando no piensan en ellas”. Quedan dos años para el presunto y marianista final de la legislatura: mucho tiempo, todavía, para pensar y, en lo que toca al PP, para reorganizarse.

El Partido Popular reta a Ciudadanos a romper el pacto

Menos tiempo queda para las elecciones municipales y autonómicas, en las que Ciudadanos deberá confirmar su pegada y su vocación de llegar a la cumbre, desbancando al PP. ¿Romperá Cs antes el acuerdo de investidura? Uno de los pesos pesados de Ciudadanos, el portavoz parlamentario, Juan Carlos Girauta, se permitió esta desdeñosa licencia respecto al Partido Popular: “Se zafan de sus compromisos y nos van decepcionando. Estamos muy alarmados”.

Que no cunda el pánico. El Partido Popular contesta: “Que rompan el pacto, si se atreven”. Mientras, el partido que fundó Manuel Fraga, reordenó José María Aznar y administra Rajoy sigue con su ofensiva mediática y piensa en los electores que se le han ido y en los nuevos que debería captar. Para ello, tendría que poner en marcha un “Operación Triunfo”, como ha hecho Televisión Española, para atraerse al público menor de 40 años (los de más edad no parece que vayan a abandonar al Partido Popular, pase lo que pase). Y, ¿cuál ha sido el secreto de este espacio de televisión, que ha conseguido el milagro de que TVE, en su novena edición, recupere cotas impensables de audiencia? Encontrar gente joven y competente, buscar un nuevo público, que no había nacido cuando este concurso se lanzó, y que ahora es muy sensible a las nuevas formas de comunicación, a internet y a las redes sociales, y, en definitiva, echar mano del talento. O, si lo prefieren, del tópico: renovarse o morir.

Imagen de portada: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una reunión en el Palacio de la Moncloa | Agencia EFE
Tags publicados
Escrito por

Periodista. Expresidente-director general de la Agencia EFE.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons