Diario de análisis, reflexión y valores    

 

La nueva generación de políticos que dirigirá España: completada la oferta del Pelargón

La nueva generación de políticos que opta a dirigir España usaba pañales o no existía cuando se inició la Transición. Pedro Sánchez tiene más papeletas para seguir en La Moncloa, pues la moción de censura ha lanzado al PSOE al primer puesto en intención de voto. 

Con Pablo Casado en la presidencia del Partido Popular (PP) y candidato a la Jefatura del Gobierno se ha completado la fotografía de la nueva generación de políticos. Es la oferta del Pelargón. Todos los que mandan en partidos nacionales y optan a dirigir España usaban pañales o no existían cuando se inició la Transición: Casado (Palencia, 1 de febrero de 1981), Albert Rivera (Barcelona, 15 de noviembre 1979), Pablo Iglesias (Madrid, 17 de octubre de 1978) y Pedro Sánchez (Madrid, 29 de febrero de 1972). Una joven hornada en la que Sánchez es el mayor de la pandilla y ya ocupa La Moncloa, ha mandado al desván a quienes tomaron las riendas del país a la muerte de Franco y refrendaron la Constitución de 1978.

Casado, el último en unirse a esta nueva generación de políticos, ha ganado la presidencia del PP después de conquistar su propio terreno en la lucha partidista y despertar entre sus filas el espíritu inconformista que reclamaba una catarsis, una sacudida de todo el edificio para volver a los orígenes y refundar un proyecto político y moral que recupere el electorado joven y dispute los votos que en los últimos años se han ido a Vox y Ciudadanos. Con un discurso de defensa de la unidad de España, la vida, la familia como eje vertebrador de la sociedad, la libertad individual, el esfuerzo personal y el mérito como base de la prosperidad, Casado se impuso al alegato final de Soraya Sáenz de Santamaría, basado en el pragmatismo y en la gestión por encima de la ideología. Ahora Casado tiene por delante dos desafíos y dos años de vértigo: mantener al PP unido y engrasarlo para recuperar poder en ayuntamientos y comunidades autónomas desde los que lanzarse como una fiera a las generales. Enfrente tendrá a un Rivera más débil por el éxito de la moción de censura de Sánchez que él propicio, retirando el apoyo a Rajoy y declarando finiquitada la legislatura, y por el triunfo de Casado frente a Sáenz de Santamaría.

EL PSOE, a la cabeza en intención de voto

De momento, la moción de censura ganada por Sánchez ha lanzado al PSOE al primer puesto en intención de voto, según la primera encuesta del CIS realizada tras el éxito del líder socialista y antes de la elección de Casado. Aunque el presidente de GAD3, Narciso Michavila, ha señalado que la muestra “tiene un sesgo político hacia los votantes socialistas” a causa de lo que llama “efecto Tezanos” (por el apellido del nuevo presidente del CIS, el sociólogo y exmiembro de la comisión ejecutiva federal del PSOE José Félix Tezanos), el hecho es que nada menos que un 29,9% de votantes opta por el PSOE, frente al 22,63% que lo eligieron en las elecciones de 2016, y tras las cuales siguieron descendiendo a los infiernos después del tortuoso comité federal que descabezó a Sánchez. Ahora, el PSOE comanda una lista en la que le siguen Ciudadanos (20,4%), PP (20,4%), Podemos y sus marcas blancas (15,6%), ERC (3,9%), PDeCat (1,3%), PNV (1,2%) y otros (4,8%).

https://twitter.com/EspejoPublico/status/1025283775255724034

Por delante se abren tres escenarios: el primero, que Sánchez convoque elecciones generales coincidiendo con las autonómicas andaluzas, previsiblemente en octubre de 2018 antes que en marzo de 2019, satisfaciendo a quienes estuvieron de acuerdo con la moción de censura porque prometió comicios en el menor plazo posible. El segundo, a la vez que las locales, autonómicas y europeas del 26 de mayo de 2019, a medio camino entre la promesa pública y el final de la legislatura, y tras aprobar unos Presupuestos Generales del Estado para ese año que, en el peor de los casos, mantengan el mismo techo de gasto que el fijado por el PP, pero con partidas que incidan más en el gasto social para contentar a sus votantes y atrapar a otros de las filas podemitas. Y el tercero, llamar a las urnas al final de la XII legislatura: 19 de julio de 2020, aunque para ello tenga que prorrogar los Presupuestos de 2019 y llegar sudando la camiseta y haciendo encaje de bolillos.

Rechazo al techo de gasto . Las elecciones son la única salida del laberinto de Pedro Sánchez

Lo que parece claro es que ningún partido obtendrá mayoría absoluta y, en consecuencia, que gobernará el que quede primero, con Ciudadanos como bisagra. De momento, Sánchez, si no hace locuras con los independentistas de cualquier calaña (ERC, PDeCAT, la parte guipuchi del PNV que tira al monte, EH-Bildu, Compromis, Mareas-Podemos) tiene más papeletas que el resto de la nueva generación de políticos para seguir ocupando las dependencias monclovitas y dirigir los destinos de una nación cuyos ciudadanos reclaman que se dediquen los esfuerzos al bienestar y a su anclaje en la Unión Europea y en la sociedad global, y no a la lucha obligada, pero estéril y agotadora, contra los independentistas.

Imagen de portada: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda al presidente nacional del Partido Popular, Pablo Casado, a su llegada a La Moncloa | La Moncloa
Escrito por

Ex Vicepresidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), articulista de La Voz de Galicia, miembro del Grupo Crónica. Primer director de Noticias de Antena 3 Televisión. Premio Salvador de Madariaga. Antenas de Oro y Plata.

Ultimo comentario
  • A Albert Rivera, la nuez le salió cocina.
    Retira el apoyo a Rajoy y consigue lo que no esperaba. Pedro Sánchez Presidente de Gobierno y Pablo Casado liderando la oposición.

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons