Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Marlaska ve “valores” inconstitucionales en VOX. ¿Y en Bildu o Esquerra no?

El ministro del Interior, Grande-Marlaska, deja entrever que VOX está cerca de la inconstitucionalidad, cuando su partido y su cartera se sostienen gracias al apoyo del heredero de Batasuna y de los partidos que participaron en el golpe de Estado catalán.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado que no quiere calificar a VOX como partido de ultraderecha “por respeto a sus votantes”. Y en el mismo programa de televisión en el que ha lanzado esta aseveración ha afirmado que la formación de Santiago Abascales un partido que difícilmente se entiende que algunos de sus valores se correspondan con lo que es la Constitución de 1978”.

No lo ha dicho cualquier político. Lo ha dicho Grande-Marlaska, el máximo responsable de la Policía. Lo ha dicho una persona con formación y plaza de juez. Y lo ha dicho el jefe ministerial de los agentes que podrán, en un futuro, verse en la tesitura de tener que investigar actos relacionados con VOX si llega el caso.

Santiago Abascal, sin caballo, frente al CIS y los Goya

Pero, sobre todo, lo ha dicho el mismo Grande-Marlaska, que ocupa una plaza de ministro dentro del Ejecutivo que lidera el Gobierno, gracias a los votos en el hemiciclo de EH Bildu, PDeCAT y ERC.

Y las preguntas que surgen tras recordar esta evidencia son igualmente obvias: ¿le parecen valores constitucionales los que defiende un partido heredero de Batasuna? ¿Le parece a Marlaska muy constitucional un partido como PDeCAT, cuyo máximo líder se encuentra prófugo de la Justicia tras dar un golpe de Estado por tumbar precisamente la Constitución? ¿Cree él que es muy constitucional una formación como ERC, que comandó el referéndum inconstitucional del 1-O y que tiene en prisión a buena parte de sus cabecillas por liderar la estructura de ruptura de la unidad de España y de desafío al Estado de derecho español en su conjunto?

Todo ello sin entrar en el hecho de que el principal apoyo del Gobierno en el que desarrolla su mandato Grande-Marlaska sea Podemos, un partido que defiende la violación de la propiedad privada, de la libertad educativa, de los medios de comunicación privados, de la libertad de empresa, que ampara la confiscación fiscal, que se “enorgullece” de ver cómo se apalea a policías, o que, sin ir más lejos, ampara abiertamente a un dictador –Nicolás Maduro– condenado abiertamente por la comunidad internacional por la violación sistemática de los derechos fundamentales de su población. Condenado ya incluso por su propio presidente Sánchez.

¿Le parecen muy constitucionales a Grande-Marlaska los valores de los podemitas, financiados por una teocracia que asesina homosexuales y los cuelga de grúas?

La progresía que desconectó de la Tierra

Y, sin entrar en el hecho de que cualquiera de los policías desplazados a Cataluña, a los que comanda Marlaska, están narrando día sí y día también en su ministerio violaciones de normativas de orden público, de libre elección de educación, altercados violentos, etc., que quedan sin respuesta por mandato político de ocultación. ¿Le parece también eso muy constitucional?

Y, por supuesto, sin entrar a valorar que los Mossos dependen directamente de él y es el propio Marlaska el que desoye las peticiones reiteradas de protección de los agentes catalanes perseguidos por sus compañeros y mandos por defender la Constitución en la Policía regional catalana. ¿Le parece su propio comportamiento, ya no constitucional, sino incluso mínimamente moral, cuando sabe que no actúa para favorecer el sostenimiento de un Gobierno que no ha sido votado en las urnas?

La progresía hace tiempo que desconectó del planeta Tierra. Que se creyó de un forma tan radical e irracional su supuesta supremacía moral que se olvidó de la más mínima referencia a la realidad. Que olvidó que sus carnés de demócrata, que alegremente dan -y sobre todo quitan-, solo se los creen ellos.

Pero, en el caso de los ministros de Sánchez -y ahora de Grande-Marlaska-, el olvido se convierte en insoportable, porque son sus agentes quienes tienen información diaria de que el golpe de Estado prosigue en Cataluña.

¿Hará algo Grande-Marlaska? ¿O seguirá demostrando que nos equivocamos quienes un día lo defendimos como juez?

Imagen de portada: El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante una sesión de control al Ejecutivo | Agencia EFE
Escrito por

Periodista.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons