Manifestación de Alsasua. La prudencia de un ministro no puede encubrir la cobardía

Por LUIS NÚÑEZ LADEVÉZE | La manifestación de Alsasua reparó la dignidad de la Guardia Civil, los violentos no lograron acallarla. Marlaska tendría que impedir que los disidentes fueran invitados a marcharse.