Diario de análisis, reflexión y valores    

 

El Parlamento italiano alerta de la fusión existente entre la mafia y la masonería

ROMA (ITALIA) | Un informe de la Comisión Antimafia, organismo dependiente del Parlamento Italiano, revela que más de 190 personas con antecedentes penales por asociación mafiosa pertenecían a la masonería en las localidades de Sicilia y Calabria.

El día en que la mayoría de los españoles estaban pendientes de las elecciones en Cataluña, el pasado 21 de diciembre de 2017, se publicó en Italia un contundente informe de la Comisión Antimafia. Es un organismo que forma parte del Parlamento Italiano, presidido por la diputada Rosy Bindi y que denuncia “un interés de las asociaciones mafiosas por la masonería, hasta el punto de que se llega a entender que las dos entidades sean una misma cosa”.

Las mejores series sobre mafia y crimen organizado. La persona detrás del villano

El informe se centra en la relación entre la masonería y la Ndrangheta y la Cosa Nostra en Calabria y Sicilia. El caso de Castelvetrano, un municipio siciliano de 30.000 habitantes, con seis logias masónicas, puede ayudar a entender la situación. En la gestión del ayuntamiento, cuatro de los cinco asesores municipales formaban parte de la masonería, así como siete concejales de los 30 que formaban parte de la junta.

Esta infiltración masónica en Castelvetrano salió a la luz en el curso de una investigación sobre corrupción en el reciclaje de residuos en toda la provincia. Los masones de este municipio no son más que un botón de muestra de una relación que desborda a los investigadores. El informe de la Comisión Antimafia refiere 193 casos de personas con antecedentes penales por asociación mafiosa en Sicilia y Calabria, durante los últimos 25 años, que formaban parte de logias masónicas.

La información sobre la pertenencia a la masonería de personas bajo proceso ha sido posible gracias al secuestro judicial en cuatro logias que operan en la zona: el Gran Oriente de Italia, la Serenísima Gran Orden de Italia, la Gran Logia de Italia de los Antiguos, Libres y Aceptados Masones y la Gran Logia Regular de Italia. Pero lo grave es que solo son parte de la realidad, puesto que existen otras 15 logias de las que no se ha obtenido una lista de miembros. Entre los delitos cometidos por quienes formaban parte de estas logias, además de la prevaricación figuran el tráfico de drogas, quiebras fraudulentas, robos o falso testimonio, entre otros.

La ley prohíbe revelar la identidad de sus miembros

Sobre este secretismo, que afecta también a numerosas personas que integran la función pública, como jueces, abogados o policías, se ha manifestado la Comisión Antimafia. El problema es que una ley sobre la privacidad prohíbe la revelación de identidad de quienes pertenecen a una logia masónica. De esta forma, se hace difícil constatar la relación entre las dos entidades, hasta el punto de que “en casos de condena por asociación mafiosa no se puede revelar la pertenencia o no a una logia del reo”.

El escándalo de la Logia P2, a la que pertenecían políticos, jueces y empresarios de altísimo nivel, destapado en el año 1976, permitió que se prohibiera a los magistrados formar parte de la masonería. Fue un paso adelante, pero aún hoy sigue existiendo el riesgo para el Estado de la pertenencia de “empleados públicos como militares o miembros de la Policía”, según refiere la Comisión Antimafia.

El informe de la Comisión llega a decir que “es necesaria una propuesta de ley que aclare que las asociaciones secretas, incluso cuando persigan fines lícitos, deben prohibirse en cuanto tales, por el peligro para los principios de una Democracia”.

La masonería, pieza clave en la creación de la nación italiana

Lo preocupante del caso es que la relación entre mafia y masonería “se revela de forma reiterada en las investigaciones judiciales de los últimos diez años, con una intensificación en los últimos tiempos de las conexiones, bien sea con actividades criminales típicamente mafiosas, sobre todo en Sicilia o en Calabria, sea con actividades relacionadas con influencia en las actuaciones de poderes públicos que tienden a la corrupción”.

Este panorama, visto desde España, puede parecer escalofriante. En Italia hay que tener en cuenta que la masonería fue una de las piezas claves en la creación de la nación italiana, en el siglo XIX. La oposición al poder temporal de los papas, que gobernaban  el centro de Italia, se organizaba en asociaciones secretas ligadas a la masonería. Las sedes centrales de algunas de estas logias se mantienen hoy día en pleno centro de Roma.

Actualmente, se calcula que las logias masónicas italianas agrupan a unos 350.000 miembros en Italia. Históricamente eran más numerosos en el norte del país, pero la tendencia se ha invertido en los últimos años, con una presencia notable en Sicilia y Calabria, donde Cosa Nostra y Ndrangheta campan a sus anchas.

Imagen de portada: Miembros de la policía italiana conversando durante un operativo | Agencia EFE

 

Escrito por

Periodista. CEO de RomeReportsTV en Italia.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons