Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Cuando la lengua autonómica se convierte en un medio de destrucción de lo que nos une

Cataluña, Navarra, País Vasco, Baleares y la Comunidad Valenciana han utilizado la lengua para adoctrinar y destruir la unidad de España. La pasividad de los gobiernos españoles ha conseguido que el futuro laboral de muchos españoles se vea perjudicado.

Las comunidades autónomas han exigido todo. Desde fondos hasta competencias. Hasta llegar a un punto en el que empieza a ser más lo que nos separa que aquello que nos une. Y no solo lo han pedido, sino que incluso aquello que han logrado ha servido de trampolín para captar lo que no podían pedir. Por ejemplo: un falso derecho a destruir lo que nos une en base a sus competencias.

En muchos campos se ha desarrollado este deseo de acabar con lo que los une. Pero, en especial, en la lengua, donde las autonomías no han dudado en arrinconar un idioma capaz de abrir puertas laborales en medio mundo con tal de marcar diferencias y crear barreras internas.

Cinco casos descarnados relatan la gravedad de lo que ocurre ante nuestros ojos y la pasividad de los gobiernos. Cinco casos que dinamitan la convivencia y la paz con un único fin: romper nuestro futuro como país unido.

Los tres pilares del adoctrinamiento nacionalista: la lengua, Educación y los medios

Cataluña y el Programa 2000

Es el caso más obvio y vergonzoso. Especialmente porque fue en 1990 cuando Jordi Pujol padre difundió sin tapujos un programa donde venía recogido todo lo que ocurriría después. El documento se llamaba Programa 2000. Y recogía puntos y objetivos como los siguientes.

“Impulsar el sentimiento nacional catalán de los profesores, padres y estudiantes”. O “reorganizar el cuerpo de inspectores de forma y modo que vigilen el correcto cumplimiento de la normativa sobre la catalanización de la enseñanza. Vigilar de cerca la elección de este personal”. O, por ejemplo, “incidir en las asociaciones de padres, aportando gente y dirigentes que tengan criterios nacionalistas”.

Puntos todos ellos que se han cumplido y han llevado a multiplicar el odio a España. Otros puntos exigían “estimular el sentimiento nacional catalán de los estudiantes y profesores y promover el uso de la lengua en todos los ámbitos de la actividad académica y de investigación”. O “potenciar la Associació Catalana del Professorat Universitari, así como las asociaciones de estudiantes nacionalistas” y “potenciar a personalidades de ideología nacionalista en los órganos rectores de las universidades catalanas”.

El programa, que han ido cumpliendo sin matices los gobiernos convergentes, pedía también puntos ajenos a la educación. Pero de fuerte impacto social: “Introducir a gente nacionalista de una elevada profesionalidad y una gran cualificación técnica entre los lugares claves de los medios comunicación”. O “lograr que los medios de comunicación públicos dependientes de la Generalitat sigan siendo unos transmisores eficaces del modelo nacional catalán”.

Todo ello se ha cumplido. Con creces y ante nuestros ojos.

Agencias independientes de acreditación para impedir el monopolio político de la educación

Navarra y el Plan Estratégico de Euskera

Su entrada en el adoctrinamiento masivo es más reciente. Pero hoy, con Uxue Barkos, se sumerge totalmente. La presidenta navarra ha lanzado ya un plan integral de euskera en la región que afecta incluso a los niños en el patio de recreo o el comedor escolar.

Según el Plan Estratégico de Euskera, que rige ya la política lingüística del gobierno navarro de Geroa Bai, Bildu, Podemos e IU, es necesario “actualizar en los centros educativos el proyecto lingüístico en el que se planifique la enseñanza-aprendizaje del euskera en el aula (metodología, tratamiento integrado de las lenguas, etc.) y su uso en todas las actividades del centro (actividades complementarias del centro, uso en espacios escolares como comedor, patio, biblioteca, etc.)”.

El plan pretende la imposición del euskera a toda costa, aunque lo hable un porcentaje de la población inferior al 10%. Entre los jóvenes, de hecho, apenas lo habla el 12,9% de la población, siendo el colectivo de mayor penetración.

“Teniendo en cuenta la necesidad de fomentar y reforzar el uso del euskera en la población infantil y juvenil, así como el carácter prioritario de la transmisión del euskera, resulta indispensable implantar la lengua en el ámbito no formal (familia, amistades, vida vecinal…)”, señala el plan.

“En el caso de los niños y niñas de familias en las que no se habla euskera en casa, es importante reforzar y complementar el proceso para que se conviertan en hablantes de euskera. Se debe ofrecer al alumnado de distintos niveles educativos actividades tanto dentro como fuera del aula para que mejoren su competencia comunicativa. Esa adquisición lingüística proporciona a los niños y niñas una vivencia y percepción plena de la lengua, tanto escolar y académica como social y lúdica”, añade.

Para ello, se diseña un programa de inmersión en euskera para niños de 0 a 3 años y se exige el requisito del conocimiento del euskera en la concesión de la mayoría de ayudas y subvenciones públicas; “marcar” a los establecimientos que utilicen esa lengua mediante identificativos; aumentar los puestos de trabajo con euskera en la Administración pública; o hablar en esta lengua a los inmigrantes.

A favor de la enseñanza bilingüe . Datos que se enfrentan a quienes pretenden la mediocridad

País Vasco y Sabino Arana

Se trata del modelo experimentado del caso navarro. Actualmente ya se está imponiendo el euskera como lengua vehicular. El padre del PNV, Sabino Arana, dijo que “tanto están obligados los vizcaínos a hablar su lengua nacional como a no enseñársela a los maketos o españoles. No el hablar este o el otro idioma, sino la diferencia del lenguaje es el gran medio de preservarnos de los españoles y evitar así el cruzamiento de las dos razas.”

Pero hoy, el deseo de adoctrinamiento es superior a su racismo. Y, así, la mayoría de plazas educativas exigen ya el euskera como requisito.

Además, el decreto 138/1983 del Departamento de Educación y Cultura del Gobierno Vasco recordaba que “el Estatuto de Autonomía para el País Vasco establece que el euskera, lengua propia del pueblo vasco, tendrá, como el castellano, carácter de lengua oficial en la Comunidad Autónoma del País Vasco, y que todos los habitantes tienen derecho a conocer y a usar ambas lenguas”. Pero esa no es hoy la realidad en el País Vasco.

Las oposiciones de empleo público en la Comunidad Autónoma Vasca valoran ya de forma plena y para cualquier puesto la experiencia profesional, la formación y el conocimiento del eusquera. Es decir, que sin eusquera es imposible acceder en oposición a ningún puesto, por mucha cualificación profesional que se tenga.

Además, las dotaciones para el modelo educativo en eusquera no han dejado de incrementarse año a año, al igual que las subvenciones a las asociaciones de defensa del eusquera. El gasto anual del Gobierno vasco en este fin ronda los 45 millones de euros, y el de cada una de las tres diputaciones oscila, dependiendo del año, entre los 200 y 300 millones.

Baleares en pie de guerra . La imposición del catalán es una discriminación social y laboral

Baleares y la comisiones lingüísticas

No fue la primera en la carrera de la destrucción de lo que nos une. Pero esta comunidad parece empeñada en recuperar terrero para ser una de las más adoctrinadas por medio de la lengua.

Colegio públicos, como el de Ses Rotes Velles de Santa Ponça (Mallorca) o Puig de Sa Morisca, han llegado a prohibir hablar en castellano delante de los alumnos, por ejemplo, durante la reunión de inicio de curso.

La Consejería de Educación impulsa las llamadas comisiones lingüísticas de los centros, una especie de comisarios de la lengua catalana con derecho a imponer medidas para fomentar la lengua autóctona en colegios e institutos.

Y el catalán figura ya igualmente como requisito ineludible en la inmensa mayoría de oposiciones públicas.

La Fiscalía de Baleares, por su parte, ha tenido que abrir ya diligencias para investigar la participación de menores en diversos actos reivindicativos del 1-O. Actos organizados e impulsados por sus centros educativos. Es el caso, por ejemplo, del instituto Pau Casesnoves de Inca (Mallorca), en el que los alumnos estuvieron en una sentada-protesta durante el 2 de octubre y sin permiso paterno.

La convocatoria de actos a favor del referéndum ilegal también se dio en los institutos Mossèn AlcoverSineu, Josep María Llompart, Santa MaríaMarratxí, Porreres y Son Pacs, entre otros.

La necesaria defensa de la educación en castellano para anular la dictadura lingüística

Comunidad Valenciana y el Plan de Normalización Lingüística

Es otro de los territorios que parecen empeñados en mermar de forma acelerada la libertad educativa de las familias.

El consejero de Educación, Vicent Marzá, dijo que “sin Valencia no hay independencia” y que “los países catalanes son una realidad”. Y lo está llevando al sistema educativo.

El máximo responsable de Educación, una de las consejerías más importantes y de mayor contenido político, fue nombrado por el actual presidente valenciano, Ximo Puig (PSOE), en 2015, como requisito impuesto por la vicepresidenta, Mónica Oltra (Compromís). Y hoy avanza en su plan de catalanización.

Entre sus propuestas estuvo la reducción del inglés para los alumnos que optasen por el castellano o la inclusión de preguntas sobre la “represión de Cataluña”, “la lengua para educar a los niños refugiados” o las alusiones constantes al “País Valenciano” en los exámenes de oposición del profesorado de secundaria.

El Plan de Normalización Lingüística, que obliga a los profesores a hablar valenciano en todo el centro incluyendo los pasillos y a dirigirse a las familias en esta lengua de forma exclusiva, también es suyo.

Una frase resume su trato a la educación: “Animar a la comunidad valencianoparlante (profesorado, familias, alumnos) a emplear siempre y con todo el mundo el valenciano, porque el uso constante es una herramienta normalizadora muy eficaz”.

Por supuesto, “en el ámbito administrativo y social se usará únicamente el valenciano. En documentos oficiales escritos, documentación interna, comunicaciones, convocatorias, avisos, certificados, actas de reunión, etc.”.

Y en los “símbolos externos: rotulación externa e interna del colegio, horarios, mesas de anuncios, carteles, listados de precios y menús de bar, catalogación de la biblioteca, del material audiovisual, etc.”, exactamente igual.

Unos modelos de alto parecido. Porque todos persiguen lo mismo: dividir, acabar con lo que nos une. Aunque para ello tengan que destrozar la libertad y futuro laboral de los más pequeños.

Imagen de portada: Contenido del libro “L’Abecedari de la independència”, editorial LaGalera.
Escrito por

Periodista.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons