Diario de análisis, reflexión y valores   

 

La unidad de España corre peligro mientras la Educación sea competencia de las autonomías

Podemos y los independentistas han vuelto a dejar patente, una vez más, su intención de fracturar el país, votando en contra de una proposición en favor de la unidad de España. No habrá solución hasta que la Educación no vuelva a ser competencia del Estado.

Obligar a los grupos parlamentarios del Congreso a pronunciarse periódicamente sobre la unidad de España es como arar en el mar si, previamente, los partidos constitucionalistas, que tienen mayoría suficiente, no se ponen de acuerdo para modificar la Constitución y, entre otras, recuperar las competencias en Justicia y Educación. Por eso, a nadie le puede haber sorprendido que la propuesta del Partido Popular (PP) a favor de la unidad de España y la diversidad del Estado, “que se expresa en el derecho a la autonomía de sus nacionalidades y regiones”, la hayan apoyado PSOE, Ciudadanos, Foro Asturias, Unión del Pueblo Navarro, Coalición Canaria y Nueva Canarias, y la hayan rechazado Podemos, Compromís, EH Bildu, Partido Nacionalista Vasco (PNV), Izquierda Unida-Unidad Popular, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y el Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCat). Es verdad que todos los que han votado en contra, más canarios y socialistas, se pronunciaron contra Mariano Rajoy en la moción de censura, pero una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Cada formación defiende sus principios y los del PNV, EH Bildu, ERC, PDeCat, Compromís, Izquierda Unida-Unidad Popular y Podemos los conocemos de sobra y no son novedad: quieren romper España y proclamar un Estado propio en cada territorio que ocupan.

Otra cosa es que el Gobierno de Pedro Sánchez se proponga restablecer el diálogo con la Generalitat catalana y asumir algunas peticiones, sin que ello conlleve ir contra la ley. Entre ellas, podría estar el traslado a prisiones de Cataluña de los presos del procés, una vez que el juez Pablo Llarena termine la instrucción y se abra juicio oral. Entre los beneficiarios estarían Oriol Junqueras, Joaquin Forn, Josep Rull, Raül Romeva, Dolors Bassa, Jordi Turull, Carme Forcadell, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. Y también es verdad, que siendo Cataluña la única comunidad que tiene transferida la competencia sobre prisiones (otro error), la consejera de Justicia, Ester Capella (ERC), tendrá en su mano un amplio abanico de posibilidades para facilitar y privilegiar el régimen carcelario de sus ilustres huéspedes.

Uno de los muchos inconvenientes de estas oportunistas proposiciones, defendida en esta ocasión por Carlos Floriano (PP), es que excita más a los independentistas y no recoge nada nuevo porque, como dijo Gregorio Cámara (PSOE) en su voto a favor, se “insiste en solemnizar lo obvio” en tanto en cuanto es innecesario que el pacto constitucional sea reconocido “todos los años” con “una proposición vacía que no ofrece nada nuevo”. Tras recordar la “absoluta ilegitimidad de la pretendida vía unilateral de independencia” del soberanismo catalán, el diputado afirmó lo que muchos pensamos: que hay que abrir espacios políticos que permitan encauzar el conflicto territorial en Cataluña. Naturalmente, en la explicación del voto del PNV, ERC y el PdeCat se volvió a escuchar lo obvio y por evidente innecesario: “¿Qué pereza me da este debate, señores”, enfatizó Aitor Esteban (PNV), quien preguntó al hemiciclo, con razón, si de verdad creen que “miles de proposiciones como la de hoy van a cambiar el sentimiento de identidad de catalanes, vascos y gallegos”; o el simpar Gabriel Rufian, quien empleó su turno de palabra para hacer a los diputados constitucionalistas un examen sobre la Carta Magna, similar al test de españolidad que se exige a los extranjeros que optan a la nacionalidad española; o el engolado Jordi Xuclá, que volvió a acusar al PP de ser el principal responsable de la situación actual de Cataluña. Una mentira que de tanto repetir se puede convertir en verdad. En vista de todo esto, ¿es conveniente montar cada año esta pista de circo? Yo creo que no.

Gabriel Rufián, el titiritero del Parlamento . Referente de la confusión ideológica

 

Mientras la Educación sea competencia de las Comunidades Autónomas y la Alta Inspección del Estado en esta materia sea un organismo inane, con pocos medios y nula capacidad de intervenir con rapidez y eficacia, la unidad de España corre peligro. Como dijo Norberto Bobbio a quien firma este artículo, tomando un capuchino una mañana de 1983 en la romana plaza Navona, “si un país quiere permanecer unido debe enseñar a todos los estudiantes la misma historia…, aunque sea falsa” (añadió tajante tras un paréntesis). Y qué razón tenía el jurista, filósofo y politólogo socialista italiano, y cuánto me abrió los ojos con su charla pausada y repleta de razón, cuando me ensalzó la Transición española y me preguntó las razones por las que se había transferido la Educación a las comunidades autónomas porque él no las entendía.

Imagen de portada: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante  una intervención en el Congreso de los Diputados | congreso.es
Escrito por

Ex Vicepresidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), articulista de La Voz de Galicia, miembro del Grupo Crónica. Primer director de Noticias de Antena 3 Televisión. Premio Salvador de Madariaga. Antenas de Oro y Plata.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons