Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Ni referéndum ni federalismo, una casa común con una habitación confortable para Cataluña

El documento Ideas para una reforma de la Constitución, elaborado por diez catedráticos de Derecho Constitucional y Administrativo, puede ser el punto de partida de la Comisión de evaluación y modernización del Estado autonómico, creada para solucionar los problemas organizativos y de convivencia. Los firmantes del texto no se muestran partidarios del federalismo ni de un referéndum que permita la secesión de CataluñaProponen un Senado territorial y un reparto nítido de competencias entre las distintas instancias.

Santiago Muñoz Machado, jurista y miembro de la Real Academia Española y de la de Ciencias Morales y Políticas, ha participado en el documento Ideas para una reforma de la Constitución, que, junto a varias de sus importantes obras sobre la materia y otras de diversos autores, puede ser el guion que utilicen los 27 miembros de la recién constituida Comisión de evaluación y modernización del Estado autonómico, presidida por el socialista José Enrique Serrano, para que nuestra Carta Magna perdure en el tiempo y solucione problemas organizativos y de convivencia constatados en sus cuarenta años de vigencia.

El propio Serrano, para quien esa comisión “debe trabajar de forma libre y sin peajes indebidos a nadie”, fue uno de los atentos asistentes al acto de presentación del escrito, celebrado el 20 de noviembre en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas (RACMP), en presencia de un buen número de sus académicos de número, del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, y de los políticos José Manuel García Margallo, Alfredo Pérez Rubalcaba, Josep Antoni Duran i Lleida y Meritxell Batet.

Tres premisas de Ideas para una reforma de la Constitución

Precisando que “no es un documento incómodo para ningún grupo político porque no hemos sido intransigentes con nosotros mismos (los diez autores del texto, cinco de universidades catalanas y cinco de otras del resto de España*), Muñoz Machado sentó pronto las tres premisas más importantes del texto: 1ª,no somos partidarios de un referéndum que permita a Cataluña la secesión, porque el reconocimiento del derecho de autodeterminación supondría la destrucción de la actual Constitución y sí, por el contrario, de incluir, como en la Ley Fundamental de Bonn y en la Constitución italiana, un artículo que diga que no se puede romper el Estado”; , “no postulamos cambiar el Estado de las Autonomías por un Estado Federal”, y , las ideas que se proponen no son para dar satisfacción a Cataluña, sino para todas las Comunidades: “una casa común con una habitación confortable para Cataluña”. Para esta última, algunos miembros del grupo sugieren “la incorporación de una Disposición Adicional en la que se aborden las cuestiones identitarias, competenciales y de relación con el Estado”, y los diez subrayan que “no se trata de negociar las reivindicaciones de los partidos independentistas, tal y como estos las plantean, sino de atender a la percepción de la sociedad en la que se manifiestan. El problema no es lo que quieren los secesionistas, pues lo que quieren es la independencia, la cuestión es –subrayan- discernir qué ha permitido a su opción ser apoyada por una parte importante de la sociedad catalana”.

https://twitter.com/GPPopular/status/933318196412772353

El aspecto más rompedor estriba en que propone, en línea con el más puro federalismo, que los Estatutos de Autonomía dejen su carácter de leyes orgánicas del Estado, al tiempo que norma básica de la comunidad autónoma, y pasen a ser “como equivalente a las constituciones de los territorios en los sistemas federales, subordinados, obviamente, a la Constitución”. Cada Estatuto “debería quedar despojado de su carácter de ley orgánica, pero también de su función en la distribución de competencias, que correspondería a la Constitución”.  Y los juristas firmantes van más allá y dicen que cada Estatuto “habría de ocuparse, por tanto, de las cuestiones internas de la Comunidad que no afectan a las restantes. Eso incluye no solo la organización territorial e institucional sino también una parte dogmática con los derechos reconocidos en el ejercicio de sus competencias y los rasgos que identifican a la Comunidad. Desde el punto de vista procedimental, solo debería requerir la aprobación del Parlamento de la Comunidad Autónoma, no de las Cortes Generales”.

Un Senado territorial

Para solventar las disfuncionalidades del Título VIII de la Constitución, los catedráticos propugnan un Senado territorial y un reparto nítido de las competencias entre las distintas instancias territoriales, basado en las técnicas del federalismo “pero sin darle excesiva importancia al término con el que se califique el Estado”. A su juicio, “un Senado de representación territorial puede desempeñar un papel fundamental como órgano de integración para garantizar la participación autonómica en las decisiones del Estado y reducir la conflictividad en el ejercicio competencial. Las críticas al actual Senado –subrayan- son prácticamente coetáneas a la entrada en vigor de la Constitución”.

Una tarea difícil: reforma constitucional sin recentralizar pero sin cesiones al separatismo

Y haciendo caso a la experiencia comparada, señalan que “el modelo más adecuado para el Senado puede ser el Bundesrat alemán, integrado por miembros de los Gobiernos de las Comunidades en cuanto que son los órganos de dirección política de estas los que mejor las pueden representar”. Las funciones de este Senado serían las de ”intervenir en la legislación del Estado que afecta a las Comunidades, de manera que el voto de los territorios fuera necesario para determinadas leyes que la Constitución habría de definir, especialmente para las leyes básicas que desarrollan y ejecutan las Comunidades Autónomas”; “dirigir e impulsar las relaciones de colaboración, y coordinar las conferencias sectoriales y otros órganos intergubernamentales al máximo nivel”; “conectar a las Comunidades con las normas y políticas de la Unión Europea, que asume cada vez más espacio tanto del Estado como de las Comunidades, y ser el órgano más legitimado para codecidir la financiación, materia particularmente susceptible de generar enfrentamientos”.  Y todo ello con “el objetivo primero de configurar una organización del Estado en clave de cooperación, teniendo presente, lógicamente, la experiencia de otros Estados para intentar evitar los problemas que se han advertido en ellos”.

Algunas recomendaciones 

Y, en estas ideas, los firmantes hacen algunas recomendaciones:

a) Que los partidos políticos lean el documento y entren en el debate.

b) Procurar que las reformas se hagan “por el procedimiento que establece el artículo 167 de la Constitución (mayoría de tres quintos de cada una de las Cámaras), porque facilita el desarrollo del proceso, aunque en algún caso podría ser preciso utilizar el procedimiento del artículo 168” (dos tercios de cada Cámara, disolución de las Cortes, elecciones, ratificación por las nuevas Cámaras y referéndum para su ratificación).

c) Que se planteen una reforma de la Constitución “por fases” porque, “conscientes de la precaria cultura de reforma constitucional existente en España, resulta imprescindible una exploración previa para hacer una programación flexible de objetivos”. Para empezar a andar, la Comisión de evaluación y modernización del Estado autonómico tiene un buen documento de partida.

*Catedráticos que ha dado forma al texto Ideas para una reforma de la Constitución: Santiago Muñoz Machado (UCM), Eliseo Aja Fernández (UB), Ana Carmona Contreras (U. de Sevilla), Francesc de Carreras Serra (UAB), Enric Fossas Espadaler (UAB), Víctor Ferreres Comella (U. Pompeu Fabra), Javier García Roca (UCM), Alberto López Basaguren (U. del País Vasco), José Antonio Montilla Martos (U. de Granada), Joaquín Tornos Mas (UB). 

Imagen de portada: La presidenta del Congreso, Ana Pastor, durante el acto de constitución de la Comisión de evaluación y modernización del Estado autonómico, que podría tomar como guion el texto Ideas para una reforma de la Constitución. | congreso.es
Escrito por

Ex Vicepresidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), articulista de La Voz de Galicia, miembro del Grupo Crónica. Primer director de Noticias de Antena 3 Televisión. Premio Salvador de Madariaga. Antenas de Oro y Plata.

Ultimo comentario
  • Encuentro inadecuado el titular que expresa la presentación del escrito elaborado por diez Catedráticos especialistas en Derecho constitucional sobre la reforma de la constitución.

    lo justo y adecuada sería que dijera que la intención de los expertos es una “casa común con diecisiete habitaciones confortables, una para cada autonomía.”.

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons