Diario de análisis, reflexión y valores    

 

La minoría del alambre . La gran coalición no es una quimera nacional sino una necesidad

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez acuerdan una respuesta proporcional en Cataluña. El Gobierno no debe caer en las provocaciones de Quim Torra si quiere sacar adelante los Presupuestos, porque el acuerdo con el PNV pende de un hilo.

La reunión en Moncloa durante la mañana de San Isidro entre el presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE, aleja un poco más a los protagonistas del episodio del “no es no”, de la defenestración de Pedro Sánchez y la abstención socialista en la segunda investidura de Mariano Rajoy. Fueron unas horas tan decisivas para todo lo que ha venido después como para no olvidarse de ellas.

Si en diciembre de 2015 el líder socialista hubiera tenido una simple visión a medio plazo, se hubiera dado cuenta de la necesidad de un Gobierno de coalición para afrontar lo que se venía encima. El tiempo ha vuelto a colocar la escena en el primer plano para demostrar que aquella alianza hubiera sido posible permitiendo la formación de un Ejecutivo respaldado por más de doscientos escaños en el Congreso de los Diputados.

Tal vez, esa fortaleza hubiera disuadido al golpismo separatista que suele activarse en cuanto ve a la minoría parlamentaria de turno desfilar haciendo equilibrios sobre el alambre. No lo sabemos, pero la unidad del bipartidismo en un momento de debilidad para ambos, según las encuestas, permite afrontar el siguiente ataque con la experiencia de haber respondido ya una vez juntos a pesar de las diferencias. Rajoy y Sánchez han ido de la mano en lo esencial, demostrando que la gran coalición empieza a no ser un quimera nacional, sino una necesidad de la historia.

Quim Torra, el último títere de la factoría ‘indepe’ que todos pagamos para destruirnos

Si, como parece, el Gobierno tiene que volver a plantar el artículo 155 en la plaza de Sant Jaume, lo hará con el respaldo del PSOE y también de Ciudadanos, que ya va por libre pero que estará en ese momento como no puede ser de otra manera. Una cosa es hablar y otra muy distinta hacer. Y en el caso de Rivera lo primero se le da de maravilla y lo segundo está por llegar. El PP está pagando muy caro todo lo que ha ocurrido en Cataluña. La espera de Rajoy es una política de Estado, pero electoralmente difícil de digerir. 159 días después de la destitución de Carles Puigdemont, su adlátere racista toma el mando otra vez del inmenso poder de un presidente de una autonomía como Cataluña. Quim Torra solo tiene una misión. Va a humillar al Gobierno y los poderes constitucionales con todo lo que encuentre a su alcance. ¿De qué ha servido la intervención de la autonomía? Esa es la pregunta que se hacen quienes, por cientos de miles, colgaron las banderas en los balcones de toda España.

Cuanto más tarde Rajoy en frenar a Torra más votantes perderá

El Gobierno ha quedado con Sánchez en que habrá una respuesta proporcional. Es decir, igual que con Puigdemont. El desgaste de Rajoy se lo va a seguir cobrando Rivera en forma de trasvase de votos. Quien sepa interpretar el mensaje de esas banderas desplegadas por toda la geografía española tendrá ganadas las siguientes elecciones. Cuanto más espere Rajoy a frenar a Torra, más complicada tendrá la explicación ante los votantes que le vayan quedando. Pende de un hilo con el PNV para aprobar los Presupuestos. El Gobierno debe estarse quieto ante las provocaciones de Torra y Puigdemont mientras mantenga esa dependencia. Rajoy se mueve entre quienes le piden actuar antes de que vuelva a ser tarde y quienes realmente sostienen las legislatura con 5 votos. El problema es que el quinteto de diputados de ese alambre pertenece a otro partido separatista que gestiona un privilegio del que se ha cansado casi todo el mundo. Mucho ha tenido que ver en el crecimiento de Ciudadanos su oposición a cómo se gestionó la renovación del cupo vasco que pagamos todos. El problema vuelve a ser España. Como casi siempre que hay una crisis entre nuestras manos.

Imagen de portada: El presidente del Gobierno Mariano Rajoy, junto al secretario general del PSOE Pedro Sánchez, durante su reunión para tratar el tema catalán | La Moncloa
Escrito por

Periodista. Director y presentador de 'Buenos días Madrid' en Onda Madrid.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons