Alegar que se les persigue por sus ideas es sospechosamente un chiste de mal gusto

Por MANUEL MARTÍNEZ SOSPEDRA | El auto de prisión preventiva del Govern saliente es una decisión proporcional, pero viene a dar un balón de oxígeno a un independentismo en horas bajas.