Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Italia llama a gobernar a los nuevos partidos . Renzi y Berlusconi siguen activos en los pactos

ROMA (ITALIA) | Los resultados electorales en Italia han dejado un escenario incierto de gobernabilidad y un país dividido. Todas las posibilidades están abiertas en una nación que pide a gritos una nueva política.

Se llama Tony Iwobi. Nació hace 62 años en Nigeria y hoy es el primer senador de color de la historia de Italia. Pertenece a la Lega, un partido que ha sido tachado de racista y radical por la oposición. Es una de las paradojas del nuevo panorama político italiano, donde los partidos más antisistema, 5Stelle (32%) y Lega (17%), han hecho saltar por los aires los esquemas tradicionales sobre derecha e izquierda.

Las elecciones del pasado 4 de marzo han cambiado el tablero de juego, empezando por el partido en el gobierno, el PD, de centro izquierda, que se ha quedado por debajo del 20% de los votos. Y donde el principal grupo de oposición, la Forza Italia de Berlusconi, no ha superado el 15%. ¿Qué va a suceder a partir de ahora? ¿Será posible un Gobierno con un Parlamento tan fraccionado?

La Italia que reflejan las elecciones está absolutamente dividida. También geográficamente. El centro derecha, capitaneado por la Lega, domina en el Norte, donde la economía y la sensación de inseguridad potencian un discurso proteccionista y antiinmigración. En el sur de Italia, donde los índices de desempleo alcanzan el 40% entre los jóvenes, ha triunfado 5Stelle. Las promesas de subsidios y ayudas, así como el discurso antimafia y antimasonería, han calado entre la población.

La otra división que sufre Italia es la de la edad. Los partidos tradicionales (el PD y Forza Italia) concentran el voto de los más ancianos, mientras que las fuerzas antisistema (Lega y 5Stelle) se llevan de calle a los jóvenes, en busca de fórmulas políticas que permitan sacar el país adelante.

El Parlamento italiano alerta de la fusión existente entre la mafia y la masonería

Hay que recordar que el Gobierno actual, del PD, ha contado con el apoyo de Berlusconi. El pacto entre los dos partidos, sin que Forza Italia se integrara en el Gobierno, ha permitido una de las legislaturas más largas que se recuerdan en Italia. Ha sido un Gobierno tan estable como ineficiente para resolver los grandes problemas del país.

La política en Italia siempre ha sido proclive a las alianzas, con socios que en cualquier otra parte del mundo serían irreconciliables. Aún está vivo el recuerdo de los gobiernos del “pentapartito”, con cinco formaciones políticas que sostenían postulados diversos.

Frente a quienes ven en 5Stelle un movimiento similar a Podemos, hay que decir que el perfil de los primeros es mucho más moderado. No hay un componente antirreligioso, ni tienen alianzas con comunistas, como ocurre en España. De hecho, el líder de 5Stelle insiste en que “no somos ni de derecha ni de izquierda” y que, por tanto, están “abiertos a dialogar con todas las fuerzas políticas”.

Al margen de las declaraciones de estos días, es cierto que el programa de este movimiento es más cercano a los socialdemócratas del PD. Pero es preciso recordar que desde 5Stelle han demonizado la acción de Gobierno del PD durante años y lo han identificado con el establishment, por lo que se ve difícil que puedan llegar a un acuerdo.

Entre las complicaciones para formar gobierno se encuentra el hecho de que la Lega forma parte de la coalición centro destra, con Berlusconi y otros partidos minoritarios. El acuerdo entre ellos, que han resultado la coalición más votada, es que el candidato a premier sería el líder del partido más votado, que en este caso ha sido Salvini, de la Lega. Una posible alianza de estos últimos con 5 Stelle provocaría la ruptura de la coalición.

Italia pide a gritos una nueva política

El comportamiento de los dos grandes derrotados en las últimas elecciones no facilita las cosas. Matteo Renzi, líder del PD, ha presentado su dimisión… cuando se forme el nuevo Gobierno. Desde el primer momento se ha mostrado contrario a pactar con 5Stelle y partidario de que el PD figure como el principal grupo opositor, lo que no es compartido por todos sus compañeros de partido.

Renzi y sus partidarios son conscientes de que dejar gobernar a 5Stelle es la mejor forma de que se estrellen. Tal y como ha sucedido en Roma y Torino, las dos ciudades donde los de Beppe Grillo tienen la alcaldía desde hace casi dos años y que en estas elecciones han sufrido un duro revés.

En cuanto a Berlusconi, tampoco la derrota lo ha descolocado. En un primer momento se mostró disgustado por el resultado, ya que los sondeos lo situaban como líder de la coalición de centro derecha y ha quedado en segundo lugar. Pero poco a poco se ha ido recobrando y también se muestra favorable a acuerdos con otras formaciones. Su inteligencia política está fuera de dudas y su disponibilidad para alcanzar pactos imposibles, también.

Con todos estos elementos en juego, la política italiana vive sus jornadas más intensas. Sin apenas líneas rojas, sin un radicalismo excluyente, todas las posibilidades están abiertas en una Italia que pide a gritos una nueva política.

Imagen de portada: El líder del partido 5Stelle, Luigi Di Maio, que resultó el más votado en las elecciones italianas| Agencia EFE
Escrito por

Periodista. CEO de RomeReportsTV en Italia.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons