Una investidura no presencial y un president a distancia son jurídicamente impensables

Por CARLOS PÉREZ DEL VALLE | Puigdemont y su entorno han dejado de ser catalanes al demostrar su falta de respeto al derecho. El Parlament no es una lluvia de ocurrencias.