Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Ciudadanos busca un hueco en el centro izquierda para asaltar el PSOE

Con PP y VOX alineados en el centro derecha político, empieza a haber muchos competidores para una limitada cuota de poder. El partido naranja, cada vez más duro con la formación de Abascal, pretende ocupar el hueco de un PSOE radicalizado.

El panorama político acaba de pegar un vuelco más predecible de lo que algunos pensaban -en especial, Ciudadanos-, pero igual de sorprendente para todos por la celeridad con la que se ha producido. VOX ha irrumpido como un partido en claro auge. Esta formación ha llegado a los doce diputados en Andalucía y encabeza un sentimiento de orgullo nacional y de reivindicación de la derecha española que parece destinado a marcar el futuro de la gobernabilidad de los grandes ayuntamientos, de las comunidades autónomas y de la propia Moncloa. Y Ciudadanos -el partido de Albert Rivera- acaba de ponerse en contra de esa tendencia. ¿Por qué?

Rivera y Juan Marín se niegan incluso a que entre VOX entre los apoyos a la gobernabilidad de Andalucía para expulsar al Partido Socialista del poder en esta región. No quieren ni el más mínimo roce con los hombres de Santiago Abascal. Y, según los naranjas, es porque VOX es un partido contrario a la Constitución, ultra y extremista.

Las afirmaciones -muchas veces viscerales- de Ciudadanos rozan el ridículo. VOX defiende la Constitución, no solo como postulado de su programa, sino como principio central del que se desarrollan bloques enteros del contenido de sus propuestas prácticas. VOX quiere transformar el Estado autonómico, pero lo quiere hacer por medio de los mecanismos de reforma que regula la propia Carta Magna, nunca saltándose las reglas de la Constitución.

Elecciones andaluzas. Las banderas de España se traducen en votos

Es decir, que persigue, con distinto objetivo, lo mismo que Ciudadanos o el PSOE para el caso de los aforamientos, el esquema territorial (para implantar los socialistas un modelo federal) o la sucesión en la Corona. Por lo tanto, ¿cómo puede criticar Ciudadanos algo que ellos mismos hacen? ¿O es que considera Rivera poco menos que sagradas las comunidades autónomas?

Tampoco es entendible la afirmación de Ciudadanos de que VOX es un partido de ultra derecha. Porque evidentemente no lo es. Abascal defiende la expulsión de la inmigración ilegal, pero en absoluto plantea cortar la legal. Propone el cierre de las mezquitas “yihadistas, fundamentalistas y que divulgan mensajes contra la dignidad de la mujer”, pero en absoluto de aquellas que simplemente imparten la religión musulmana. Y VOX pide cambiar las leyes de género porque han convertido en presunto culpable al hombre -estas leyes invierten la carga de la prueba para que los hombres acusados de violencia machista tengan que demostrar su inocencia, en vez de tener que probarse su culpabilidad-, pero ni por lo más remoto pide Abascal recudir la protección a las mujeres víctimas de violencia. Por lo tanto, ¿por qué Ciudadanos se opone radicalmente a VOX?

El programa económico de VOX, luces y sombras

La respuesta a esta pregunta clave es doble. Por un lado, porque en el centro derecha hay dos operadores ya: uno clásico, el PP; y otro nuevo y en claro auge, VOX. Y eso significa que empieza a haber demasiados competidores para un número limitado de sillas de poder. Y ambas formaciones son netamente de centro derecha, por lo que un partido que se ha levantado liberal por las mañanas y se ha acostado progresista por las noches difícilmente puede conseguir las mismas simpatías que estas dos formaciones entre los votantes del espectro ideológico liberal-conservador.

En consecuencia, Ciudadanos debe avanzar hacia el centro izquierda para encontrar hueco. O dicho de otra manera: tiene que empezar a posicionarse para realizar el asalto al hueco del PSOE -un partido que se ha radicalizado con el populismo podemita y las alianzas golpistas y que camina hacia la destrucción carente de programa, de principios y de lealtad institucional y nacional-.

Ciudadanos y el miedo a VOX

Esta explicación contesta solo a una parte de la pregunta, pero no a la visceralidad con la que Rivera se ha lanzado contra VOX. Y es que la oposición de Ciudadanos al partido de Abascal ha llegado a tambalear los posibles acuerdos con los que echar del poder a un partido, el socialista, que pacta con golpistas, separatistas, comunistas o proetarras -formaciones que es de entender que no admite Ciudadanos-.

Y esa parte de la pregunta solo se puede explicar desde la rabia de quien ve que le quitan la merienda: que VOX, como está ocurriendo, se está haciendo con el voto de derechas que heredó Ciudadanos.

Rivera debe recordar que fue aupado por los españoles para garantizar la unidad de España y la constitucionalidad. Y que, si pierde esa utilidad, perderá su sentido. Y ahí está VOX.

Imagen de portada: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), junto al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera | Agencia EFE
Escrito por

Periodista.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons