Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Carmena y los ‘food trucks’ . Por ahora, hay divorcio en materia de gastronomía popular

Manuela Carmena practica una variante inédita del poder municipal: un enfrentamiento entre todos, que lleva a proponer cosas para enseguida desmontarlas. Las bases parecen sentadas para que desaparezcan los food trucks por una cuestión ideológica.

Madrid es una ciudad compleja, probablemente ingobernable, como todas las grandes urbes, que pretende estar al día. ¿Qué es estar al día? Pues no dejar que la moda pase de largo. Este país imita con avidez lo ajeno y hay zonas de la capital (el “rompeolas de todas las provincias españolas”, que dijo Antonio Machado, o “el poblachón manchego, mezcla de Navalcarnero y Kansas City poblado de subsecretarios”, según definición de Camilo José Cela) que empiezan a parecerse a Nueva York. En Azca, junto a la Castellana, está un trozo neoyorquino de Madrid, donde el tercer fin de semana de cada mes se montaba un peculiar mercado gastronómico, llamado “MadrEAT (pronúnciese “Madrit”) Market, a base de lo que se conoce como food trucks, que podría traducirse como camiones de comida o, si nos ponemos metafóricos, restaurantes sobre ruedas. Pues bien, esta oferta gastronómica, iniciada en 2014 y con 20 ediciones ya, que convocaba a 40.000 personas esos fines de semana, no podrá consolidarse por ahora. El periódico ABC lo ha contado con este titular: “Boicot municipal a los «food trucks» porque «son para pijos»”. La relación de Carmena y los food trucks vive su momento más tenso.

https://twitter.com/MadrEATmarket/status/1014079364890316800

Lo de “los pijos” es una nota de color que ha introducido en este asunto la edil-presidenta del distrito de Tetuán, Montserrat Galcerán, a la que no le gusta nada eso de que se coma en la calle (“siempre ha dicho en los plenos que es un evento para pijos, de gente rica”, denuncia la fundadora de MadrEAT Market, Patricia Mateo) y que en abril del año pasado denegó la licencia al mercado 24 horas antes de que se pusiera en marcha alegando deficiencias diversas.

Carmena y los food trucks, una cuestión ideológica

Hubo sus más y sus menos con el ayuntamiento de Madrid, donde Manuela Carmena ejerce de reina madre pero en el que el conglomerado podemita Ahora Madrid practica una variante hasta ahora inédita del poder municipal: un enfrentamiento entre todos, aproximación política a la lucha libre, que lleva a proponer cosas y, al poco tiempo, a desmontarlas. El último ejemplo: la instalación de una playa en la Plaza de Colón, un disparate que quería copiar (¡otra vez la moda!) lo que han hecho en París junto al Sena. Pero en la plaza de Colón parece que no hay demasiada agua y nuestro Sena es un río de cuyo caudal ya hacía chanza Quevedo. Proyecto fallido. Ante la frustración acuática, quieren levantar en el mismo sitio una pista de patinaje, porque “aquí, en el Ayuntamiento, como ha escrito Ángel Antonio Herrera, hay mucho inventor, pero inventor de decorados imposibles”.

El Joven Bono Cultural con el que Manuela Carmena discrimina a los mayores en Madrid

El asunto de Carmena y los food trucks todavía no hay que descartarlo del todo. Los requisitos impuestos por la concejal de Tetuán (reducir el número de vehículos, limitar precios, permitir menos mesas y sillas, rebajar los horarios y contratar actividades de dinamización, como teatro, conciertos, etc.) complican la cosa a las pequeñas empresas. Pero la oposición no quiere dejar pasar este asunto. Como ha recogido Tatiana G. Rivas, en ABC, de la concejal Sofía Miranda, portavoz de Ciudadanos en Tetuán, las bases parecen hechas para que los food trucks desaparezcan “por una cuestión ideológica y por una alergia que parece tener Ahora Madrid a la empresa privada“.

Ya veremos. Comerse una salchicha en la calle, en fin de semana, no le hace daño a nadie. Para los alemanes, que son los primeros de la clase, es casi una obligación. Angela Merkel tiene problemas, pero no con los perritos calientes.  Ojalá que lo de Carmena y los food trucks pase a la historia de este Madrid ruidoso que quiere entrar de cabeza en la modernidad, comiendo de pie en la calle, que es lo que se lleva.

Escrito por

Periodista. Expresidente-director general de la Agencia EFE.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons