Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Merkel, ante su cuarta victoria electoral . La cara cristiana de la política salva a Alemania

Merkel ha conseguido aumentar el crecimiento en Alemania, reducir el paro y lograr una bonanza sostenible. Gracias a las rápidas reformas estructurales y laborales, el país ha superado la crisis. La victoria de la canciller en las próximas elecciones sería una buena noticia para Europa.

Una mezcla de conservardurismo y  socialdemocracia. Esta parece ser la receta de éxito de Angela Merkel, la hija de un sacerdote de la antigua Alemania comunista, cuya coalición, la Unión Cristiano Demócrata, CDU, y la Unión Social Cristiana, CSU, está adelantando en las encuestas a los socialistas del Partido Social Demócrata, SPD, con gran velocidad de cara a las próximas elecciones a Cortes en Alemania del 24 de septiembre. Merkel promete alcanzar la utopía keynesiana del pleno empleo. Recientemente, aun admitiendo que no le parecía correcto utilizar el término “matrimonio” para la unión entre homosexuales, ha permitido su aprobación al dar libertad de voto a los diputados de la CDU-CSU.

Angela Merkel es una luchadora nata. Vende a veces humo y a veces también utopías, pero al final consigue casi siempre lo que se propone con su voluntad firme. La canciller quiere ganar por cuarta vez las elecciones generales alemanas. Para ello, ha puesto a su campaña electoral un sello que siempre funciona en Alemania: el Vollbeschäftigung, pleno empleo, para 2025.

Los economistas sabemos que el pleno empleo es imposible, es una teoría y su definición varía según la definición del paro. Sabemos  que los ciclos económicos pueden cambiar muy rápido. También sabemos que hay una parte de los parados de larga duración que nunca podrá volver al mercado laboral. Son los Hartz IV, como los “clientes permanentes” de la ayuda social en España. Ya el creador del “Wirtschaftswunder”, milagro económico, Ludwig Erhard, recibía votos en los años 60 para el CDU con el eslogan: “Trabajo para todos.”

Merkel domina el marketing político a la perfección

El “Angst”, miedo alemán, siempre está presente, aunque todo pinta de maravilla ahora. Alemania creció un 1,9 por ciento en 2016, la mejor cifra en cinco años. Por otro lado, las exportaciones crecieron el último trimestre de 2018 con fuerza (3,9%, vs 0,5%), superando el avance de las importaciones, 3,5%, frente al 0,5 y 1,2%, respectivamente, del año anterior. Merkel es inteligente y sabe que, después de 8 años de crecimiento, es probable que cambie ya la coyuntura en Alemania debido a otra posible crisis financiera que están anunciando algunos economistas o también debido a que la industria alemana, todavía muy tradicional en muchos segmentos, ya no está a la altura de otros mercados emergentes, como China, India o también EE.UU. en inversiones en Big Data, robótica, IOT, e-administración, etc.

La especulación inmobiliaria en Alemania

El paro está ya en niveles muy bajos y se sitúa en menos de un 6%. La canciller quiere bajarlo a menos del 3%. ¿Cómo?: Merkel quiere invertir en la economía digital, en la red de carreteras y en el sistema de transporte. Además, si gana la CDU-CSU, planea bajar los impuestos a la renta de las personas físicas. Así, el tope de impuestos, que está ahora en el 42%, será solamente válido a partir de ingresos anuales brutos de unos 60.000 euros; ahora entra ya en vigor a partir de 54.000 euros año.

Merkel sabe también que la mayoría de la población entiende la relación entre paro, deuda estatal y el riesgo de sus pensiones. Estas interrelaciones se discuten y debaten mucho en los medios de comunicación desde hace muchos años. Por consiguiente, el temor a la pobreza en la edad avanzada ya empieza a preocupar a los jóvenes en Alemania y la llegada de muchos extranjeros en los últimos años ha aumentado estas preocupaciones. Nadie quiere perder la tan querida estabilidad y el bienestar por culpa de que demasiada gente “chupe del bote” estatal sin trabajar.

Alemania quiere invertir más

Por otro lado, Alemania ha llenado las arcas en los últimos años de bonanza y el Gobierno de Merkel, si gana las próximas elecciones en septiembre, podría también practicar una política anticíclica de corte keynesiano y, de esta manera, empezar a invertir cuando se acerca una fase bajista del ciclo económico, lo que se anuncia ya con una posible burbuja en el mercado inmobiliario alemán y problemas estructurales en varios bancos alemanes, y también en sus cajas, por los tipos de interés tan bajos. Por todo ello, Merkel se compromete a elevar los gastos de investigación y desarrollo del 3 % al 3,5% del PIB en 2025.

Puede ser que a Merkel le funcione esa llamada al “Vollbeschäftigung”, combinado con su estrategia de inversión pública, que también demandan sus socios europeos, para bajar el superávit alemán en exportación y podría hasta llegar a tener de nuevo una mayoría sólida para coaligarse otra vez con los liberales, la recuperada FDP en el próximo gobierno, como hicieron antes del hundimiento de este partido en las últimas elecciones.

La gran coalición ha sido un fracaso para el SPD

Según las encuestas, un 40% de los votantes confía en Merkel y su CDU-CSU. Sobre todo, a nivel económico, confían más en los conservadores que en la SPD, que acaba de perder ante ellos uno de sus baluartes en las elecciones regionales: el Bundesland Nordrhein-Westfalen (Renania del Norte-Westfalia), centro de ciudades industriales como Essen, Colonia y Düsseldorf y regiones como el “Ruhrgebiet”.

Schulz se hunde en un feudo histórico

La gran coalición claramente ha favorecido a la CDU. La figura de Angela Merkel ha llenado con su política social y económica todos los espacios y no ha dejado margen para su pareja de la “gran coalición”, los socialdemócratas. En las encuestas actuales, para las “Bundestagswahlen” (elecciones a las Cortes), la SPD solamente llega a un 24% de los votos. Solamente en coalición con los Verdes -Grünen- y la Linke, un partido de izquierda comparable a IU en España, podría el candidato Martin Schulz superar con el SPD el resultado de los conservadores.

Muchos, también en el lado conservador, simpatizan con el expresidente del Parlamento Europeo Schulz, pero parece que los alemanes no confían tanto en su partido. El “status quo” es muy importante para el alemán y cada vez hay menos mayorías para coaliciones de izquierda, que aparecen a ojos del electorado como experimentos: la lucha contra el terrorismo, la bajada de impuestos a las clases trabajadoras y un mayor gasto en educación son los pilares del programa electoral del Partido Socialdemócrata alemán.

Merkel da confianza al tejido productivo

Merkel es firme, coherente e inteligente. Ha contratado a uno de los genios de la publicidad para su campaña,  Jean-Remy von Matt, que ha optado por centrarse en el paro. Cuando en 2005 empezó el “reinado de Merkel”, la cifra de desempleo estaba en casi un 12%. Su firmeza, rigidez y cercanía a los grandes empresarios alemanes ha hecho que el país esté viviendo una bonanza sostenible que no se veía desde hacía mucho tiempo en Alemania.

Los últimos años han sido muy duros para el Sur de Europa; sin embargo Alemania, con sus rápidas reformas estructurales y del mercado de trabajo, remontó antes la crisis y le ha permitido incluso una recuperación de su sector de la construcción, al punto de que casi se puede hablar de una burbuja en algunas ciudades. Han crecido sus exportaciones al mundo todavía más y ha podido bajar la deuda estatal al 62%. Éxitos históricos que demuestran que Alemania ya ha cerrado las heridas económicas de la reunificación y está otra vez “on track”. Además, cumple por primera vez los criterios de Maastricht.

La victoria de Merkel, buena noticia para Europa

Merkel ha reforzado la imagen de una Alemania estable y rica, a pesar de la ola de refugiados que ha invadido el país y que ha provocado que algunos de los simpatizantes de la CDU-CSU se hayan hecho partidarios de la versión conservadora más radical, la “Alternativa para Alemania”, AFD. Pero, al final, la carrera de este partido ha sido similar a la de Podemos y todavía más lamentable. Si el mentor de Merkel, Helmut Kohl, fue un decidido impulsor de la construcción de la UE, Merkel ha sido su salvadora y, además, ha puesto una cara cristiana a su política que le ha funcionado.

Kohl, el europeísta amigo de España

El populismo de extrema derecha y contra los refugiados ha funcionado, pero últimamente el partido ha perdido fuerza. Aun así, según las encuestas, ganará un 8 o 9 por ciento de los votos y, de esta manera, entrará en el Parlamento alemán superando la barrera legal, ya que solo los partidos que tienen más del 5% de los votos consiguen diputados. Así, se quiere evitar una “Zersplitterung” o fragmentación del parlamento. Quien tiene ahora más éxito que la AFD es die LINKE, que podría llegar a ser el tercer partido más fuerte, detrás de la CDU-CSU y la SPD, según una encuesta de Emnid.

“Jamás la ola de refugiados de 2015”

Para Europa será una buena noticia si gana Merkel otra vez o si hay otra “gran coalición”. Sobre todo, porque la fragilidad actual de la UE no permite experimentos políticos en Alemania como pueda ser un Gobierno tripartito. Todavía quedan muchos retos que superar, como los de las inseguras economías de Grecia e Italia. Solamente con un enfoque pro-europeo y pro-mercado podremos superar lo que queda en el camino hacia una UE más sana y sostenible económicamente. En memoria de Kohl, Merkel nunca va a olvidar que debe cuidar el tándem franco-alemán, de modo que siempre sea estable y coherente con los fundamentos de la paz que reina ahora en Europa. Y Merkel ha aprendido otra lección de su antiguo mentor y rival Kohl: la fuerza de la UE depende de la buena relación con sus vecinos. Por ello, Merkel, apostando por un “Plan Marshall para África”, dice claramente en su campaña: “Jamás se puede repetir la ola de refugiados del año 2015.”

Imagen de portada: La canciller alemana, Angela Merkel, durante una rueda de Prensa del G7 | JouWatch
Escrito por

Doctora en Ciencias Económicas por la USP CEU. Analista internacional. Autora del libro "Cajas, Bancos y Gestión de riesgo".

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons