Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Una España llena de banderas nacionales recobra algo que había olvidado: el patriotismo

El 12 de octubre, día grande de la españolidad, ha llegado como expresión de un clima recobrado de unidad patriótica. La gente se ha apretado para aplaudir el desfile de las Fuerzas Armadas, presidido por los Reyes, con los colores rojo y gualda inundando calles y decorando balcones. Una nación es un proyecto colectivo de vida y Cataluña forma parte de esa historia.

Cataluña ha pasado a ser, definitivamente, en este mes de octubre veraniego y trepidante, la gran preocupación española. Después de El discurso del Rey’, que, además del título de una excelente película británica es el rótulo que hay que colocar en un episodio central y determinante de nuestra reciente vida política, y de la espectacular manifestación del pasado día ocho en Barcelona, ha llegado, como expresión de un clima recobrado de unidad patriótica, el 12 de octubre, la Fiesta Nacional de España, el día grande de lo que podríamos denominar españolidad.

En la película de Juan de Orduña Agustina de Aragón, que, en el franquismo, exaltaba la gesta de la defensa de Zaragoza frente a las tropas francesas, Aurora Bautista se acercaba a un guitarrista ciego y le conminaba a tocar la guitarra en plena batalla: “¡Abuelo, que les levante la jota”! Y la jota sonaba, valiente y desvencijada, frente al invasor.

La jota ha sonado hoy en España, y no solo en Zaragoza. Y es que en el día de la Virgen del Pilar, la patrona de esta nación vieja y a veces ensimismada, y también patrona de la Guardia Civil, y el signo y seña de la Hispanidad, se ha acentuado este nuevo ambiente que envuelve la vida española. España está llena banderas nacionales, los colores rojo y gualda decoran miles de balcones y la gente que se apretaba este 12 de octubre en el paseo de La Castellana para aplaudir a los casi cuatro mil efectivos que han protagonizado el desfile de las Fuerzas Armadas, presidido por los Reyes de España, agitaba las banderas de forma inequívoca, aplaudía con entusiasmo a Felipe VI y daba vivas a los soldados.

12 de octubre, fin del tiempo de silencio

Se ha citado mucho estos días al poeta Gabriel Celaya, muy popular en el tardofranquismo porque el cantante Paco Ibáñez incorporó a su repertorio su poema “España en  marcha”, que invitaba (cuando las manifestaciones estaban prohibidas) a salir a la calle, “que ya es hora de pasearnos a cuerpo” y de decir quiénes somos. Pues bien, los españoles que hoy miraban el desfile con entusiasmo, los chicos que, siguiendo “la moda estelada” se han paseado por las calles de Madrid y por el Paseo de Gracia de Barcelona, donde también ha habido otra impresionante manifestación organizada por la Sociedad Civil Catalana (“el tiempo del silencio se ha terminado”, ha dicho su presidente, Mariano Gomá), con la bandera nacional como capa, están diciendo que quizá no está todo perdido, y que, aunque el pantano del patriotismo esté, como los otros, lejos de su plena capacidad, todavía tiene reservas. Aún hay sol en las bardas, como decía Don Quijote.

Patria, un sentimiento

Porque la palabra “Patria”, además del título de un libro que se ha convertido en el mejor relato sobre lo que ha representado ETA en la vida española, es la expresión histórica de un destino común al que los españoles nos sentimos ligados. Para entendernos, patria es el nombre cálido, cordial, familiar, de nación. Ya que he citado, en este día tan significativo, a Agustina de Aragón, permítanme que recuerde un chiste que contaba el gran Chumy Chúmez sobre un soldado que le pide a su sargento que le explique qué es la patria. “A ver -dice el sargento-, es el sitio donde nacemos… Bueno, no siempre. Más bien es el lugar en el que vivimos… No, tampoco. Para resumir: cuando ves a un francés y te dan ganas de sacudirle un guantazo… quizá eso es la patria”. Chumy concluía que la patria es algo que se siente, algo que viene del fondo de la historia. Aunque no sea necesario recurrir al guantazo más que en circunstancias excepcionales.

https://twitter.com/ccifuentes/status/918426054284533762

No hace mucho, el exlendakari Patxi López le preguntó a Pedro Sánchez si sabía lo que es una nación. Fue motivo de comentarios y chirigotas. Pero la pregunta del también expresidente fugaz de las Cortes no era una broma. Nación, además del conjunto de habitantes de un país regido por el mismo gobierno, de gentes que hablamos el mismo idioma y tenemos una tradición común, es un proyecto colectivo de vida en común, como decía Ortega, o, en términos políticos y comprometidos, un plebiscito diario, como sentenció Renán.

Ante ese plebiscito, los españoles estamos recordando estos días que vale la pena recuperar, sin exceso de grandilocuencia, con cierta naturalidad, como esos chicos que se atan a la espalda la bandera como si fuera la capa de Superman, el espíritu heredado de quienes, desde hace siglos, miraban los muros de su patria y veían sus defectos, pero también sus conquistas. Cataluña forma parte de esa historia. Lo dijo Mariano Rajoy en una de sus más brillantes intervenciones en las Cortes: “Cataluña es el resultado de un caudal de afectos entrecruzados durante siglos”.

https://twitter.com/pablocasado_/status/918406384173056000

De ahí que valga la pena recordar aquí unas palabras de Antonio Machado, hombre poco dado al patrioterismo barato: “Cuando penséis en España, no olvidéis ni su historia ni su tradición, pero no creáis que la esencia española os la puede revelar el pasado. Esto es lo que suelen ignorar los historiadores. Un pueblo es siempre una empresa futura, un arco tendido hacia el mañana”.

Ni está el mañana ni el ayer escrito, dijo también el gran poeta que descansa en Colliure. Y en días como estos, uno piensa que estamos a tiempo de, sin necesidad de agitar las nuevas banderas renacidas, recuperar algunas cosas que se habían perdido.

Imagen de portada: Los Reyes de España presiden el desfile de las Fuerzas Armadas, el 12 de octubre, con ocasión del día de la Hispanidad | Casa Real.
Escrito por

Periodista. Expresidente-director general de la Agencia EFE.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons