Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Eurovisión 2019: los independentistas cantan mejor

Miki Núñez, a quien las redes han acusado de independentista, ha sido elegido para participar en Eurovisión 2019. A juzgar por las tres últimas ediciones, parece que los secesionistas catalanes cantan mejor y al final España hace el ridículo en el festival.

Un tal Miki Núñez, de 22 años y nacido en Tarrasa (Barcelona), ha sido elegido representante de España para el Festival de Eurovisión 2019. Previamente, el joven había quedado sexto en el programa del que salen los que luego concursan para Eurovisión: Operación Triunfo. Un espacio producido por RTVE, en colaboración con Gestmusic Endemol, que se emitió durante 14 semanas por la primera cadena de TVE y en el que había resultado ganador el nigeriano-español Famous Oberogo, con el 36% de los votos, por delante de Alba Reche (35%) y Natalia (29%).

Los que entienden de este tipo de espectáculo, mezcla de show, marketing y propaganda, dicen que la elección de Miki fue una sorpresa, aunque el resultado no es discutible: Miki (34% de votos), María (22%) y el dúo Natalia-Miki (14%). Miki ha trabajado de profesor auxiliar en una academia y como cantante en un grupo de versiones. En la biografía distribuida por RTVE se añade que admira a Dub Inc, La Raíz, The Cat Empire y Muse.

Al poco de resultar vencedor para Eurovisión 2019, las fisgonas redes sociales lo acusaron de independentista catalán y mostraron en Twitter su foto en una manifestación en Barcelona en 2015, luciendo estelada. La fotografía, insertada en los perfiles sociales de Altercat por un extinto grupo de música que Miki creó en 2010 con varios amigos y del que aún queda huella en Instagram, incluía el siguiente mensaje: “La Diada de hoy ha sido colorida, festiva, pacífica… ¡Tal y como no quieren que sea! ¡Seguiremos hasta que levantemos la estrella en el cielo más alto!”

Eurovisión, una gigantesca operación de márketing

Tras su victoria para Eurovisión, Mike se ha mostrado orgulloso de representar a España y no ha dudado en defender ante los medios de comunicación que el festival que en mayo organizará Israel “no va de política sino de música. Quien lo use políticamente es que no sabe lo que es Eurovisión”. Y tiene razón, porque el festival es una gigantesca operación de marketing que organiza cada año la Unión Europea de Radiodifusión (EUR), y orquestan las televisiones públicas de 43 países y otras tantas productoras y discográficas para conseguir audiencias récord y réditos económicos a paladas.

Entre los directivos y trabajadores de la productora catalana Gestmusic Endemol hay de todas las ideologías, como es lógico, y, entre la plantilla de RTVE, principalmente en la de su centro de producción de San Cugat, tres cuartos de lo mismo: independentistas, constitucionalistas, de izquierdas, de derechas, de centro y de nada. Y en la selección de los cantantes de diversas partes de España -y siempre de Cataluña– que hacen ambas para participar en Operación Triunfo vuelve a haber de todo, como en botica.

La final de “OT 2018”, el último ejemplo de voto contracorriente

Eso sí, por lo visto, en las tres últimas ediciones los independentistas cantan mejor y ganan porque, a lo que se ve, entonan primorosamente la escala musical y dan el do de pecho con más rotundidez. Luego, por otras circunstancias ajenas a su talento y valía, hacemos el ridículo tanto en Kiev como en Lisboa. Pero ese es otro cantar.

La canción que interpretará este año Miki en Eurovisión 2019 (Tel Aviv) se llama La venda y ha sido compuesta por Adriá Salas, miembro de La Pegatina, grupo de rumba catalana y ska fundado en 2003 en Moncada y Reixach (Barcelona). Según ha declarado Salas en Happyfm, “La venda está enfocada en una especie de proceso de crecimiento personal. Partimos de que hay unos prejuicios sociales. Todos hemos nacido en un sitio, somos de una manera y, a medida que avanza la canción, nos vamos quitando vendas para al final poder ser libres. Es decir, La venda tiene miga y esconde un mensaje de enorme trascendencia que cada uno puede interpretar a su manera.

RTVE y el adoctrinamiento secesionista

Los responsables de Gestmusic y de RTVE han querido ver en esa melodía un Miki que se va quitando capas como si de una cebolla se tratase y, al final, deja de ser independentista y abraza la Constitución española para sentirse libre y ciudadano de una gran nación a la que, además, representa con orgullo en un festival al que concurren cantantes de más de 40 países. En este sentido y a diferencia del Gobierno, qué duda cabe, RTVE es una gran empresa pública nacional que, con sus desvelos y acciones promocionales con alma, convierte en entusiastas españoles a jóvenes descarriados que hasta entonces no se han sentido tales por culpa del ciego adoctrinamiento secesionista que reciben desde pequeñitos en varias partes de España. Resulta conmovedor y digno de premio.

Escribir Eurovisión sin ñ . Disfrazarnos y renegar de nuestra esencia conduce al fracaso

Por la cuenta que nos trae, Eurovisión debería celebrarse todas las semanas para que RTVE y Gestmusic Endemol puedan elegir 52 cantantes al año y no solo uno, que, gracias a su admirada política de responsabilidad social corporativa (RSC), encuentran la luz en su camino de Damasco. Ellas sí que son verdaderas ONG y no otras.

Imagen de portada: Miki Núñez, representante de España en Eurovisión 2019 | rtve.es
Escrito por

Ex Vicepresidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), articulista de La Voz de Galicia, miembro del Grupo Crónica. Primer director de Noticias de Antena 3 Televisión. Premio Salvador de Madariaga. Antenas de Oro y Plata.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons