Diario de análisis, reflexión y valores   

"La corrección política está consiguiendo que no se pueda hablar"

Periodismo hasta las últimas consecuencias. La corrección política en el lenguaje y sus absurdos dogmas. El soberanismo manipula desde la educación hasta el deporte. 

La labor del periodismo

“La labor del periodismo es necesaria para todos los ciudadanos. Salvó, quizás, para los próximos poderes ilícitos que operan en la oscuridad. El periodismo recoge y difunde la información, siempre pertinente para que sus receptores conozcan la coyuntura al detalle, se formen una opinión y tomen las decisiones más oportunas.” La Vanguardia define el periodismo, en su editorial, a raíz del asesinato del mexicano Javier Valdez, uno de los grandes informadores sobre el narcotráfico. “El periodismo sirve también al conjunto de la sociedad, en la medida en que actúa como contrapoder para frenar, cuando eso es necesario, los abusos del poder, ya sea legítimo o ilegítimo.”

Los extremos de la corrección política del lenguaje

“Lo sostenible ha arrinconado a lo estable. Influenciar se ha apoderado del verbo influir, convirtiendo en influenciado lo sencillamente influido.” Alfonso Ussía ironiza en La Razón con la corrección política que se ha establecido en el lenguaje diario. “La prohibición del lenguaje directo nos ha convertido en memos parlantes. Prohibido ‘hacer el indio’, ‘ponerse negro’, ‘cegarse de ira’, ‘ver todo rojo’, y para tranquilizar al personal anunciar que ‘no hay moros en la costa’. Si un amigo falla, para definir su comportamiento sin rozar los límites del delito, se debe evitar la frase ‘se ha portado como un perro’.”

Una idea soberanista construida sobre la manipulación

“Una de las principales falsedades difundidas por el independentismo catalán es que el proceso soberanista se ha generado de abajo a arriba, de tal manera que es la sociedad civil la que espolea a las fuerzas nacionalistas hacia la desconexión.” El editorial de El Mundo comenta la imposibilidad del Gobierno de evitar el adoctrinamiento a través de los libros de texto y repasa algunos de los elementos utilizados por el nacionalismo para este fin: “El desafío independentista no responde a un impulso de la calle. En realidad, es la consecuencia de la política excluyente y de corte identitario que ha venido ejecutándose en Cataluña desde el pujolismo. Una política que no se frenó durante el tripartito de izquierdas y que tiene en la Educación uno de sus pilares fundamentales, junto al uso de los medios de comunicación públicos, la manipulación del deporte y la explotación de un discurso que incide en el memorial de agravios que, supuestamente, Cataluña mantiene con el resto del Estado.”

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons