Diario de análisis, reflexión y valores    

 

“Fariña” . El secuestro de publicaciones es excepcional y debe ser utilizado con prudencia

El secuestro del libro Fariña revela que el demandante ha sido hábil al elegir la vía civil de protección al honor, ámbito en el que no existe primacía del derecho a la información y a la libertad de expresión. Esta medida debe ser utilizada con prudencia extrema.

La noticia del secuestro del libro Fariña por mandato de la juez de Primera Instancia e Instrucción nº 7 de Collado Villalba ha conmocionado a la opinión pública. Es normal, el secuestro de publicaciones es excepcional en nuestro actual sistema de libertades.

Tan solo se permite esta limitación radical del derecho fundamental a la libertad de expresión por resolución judicial. Solo en virtud de esta puede secuestrarse una publicación. Y así ha ocurrido en el caso del libro Fariña (libro de tipo periodístico sobre el narcotráfico en Galicia), que ha sido secuestrado por mandato judicial previa demanda civil de protección del derecho al honor de una de las personas que se vieron en su día acusadas y condenadas por la Audiencia Nacional y luego absueltas por el Tribunal Supremo.

Analizado el auto del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 7 de Collado Villalba (Madrid), de 12 de febrero de 2018, en el que se acuerda el secuestro del libro, así como la impresión y comercialización de nuevos ejemplares, y se deniega la medida semejante instada respecto de una serie de televisión que se está produciendo sobre el libro, así como los antecedentes de todo el caso, me planteo dos cuestiones.

La vía civil, un acierto del demandante

La primera es la admiración por el planteamiento acertado del demandante (el exalcalde mencionado en el libro), que no ha litigado en la vía penal (aunque las noticias de prensa hablan de “calumnia” y otros términos penales semejantes). El demandante, muy hábilmente, ha ido por la vía civil de la protección al honor, alegando su transgresión por el libro que lo menciona como implicado -incluso condenado por la Audiencia Nacional, aunque luego absuelto por el Tribunal Supremo por una infracción de procedimiento- y pidiendo como medida cautelar el secuestro de la publicación.

En España tenemos un serio problema con el respeto debido a la libertad de expresión

Si hubiera dirigido la acción penal por un delito contra el honor (calumnia o injurias), probablemente no hubiera conseguido la medida cautelar -y, quizás, ni la admisión a trámite de la querella-, dada la configuración de la tutela de honor en vía penal que tiene el Tribunal Constitucional, en la que prima la libertad de expresión y el derecho a la información. Y, en el presente caso, al haber sido acusado y condenado el demandante, aunque luego fuera absuelto, si -como es el caso- el libro recoge la sentencia absolutoria, difícilmente podría apreciarse un ilícito penal.

En cambio, en la protección civil del honor la eventual primacía del derecho a la información y la libertad de expresión sobre el derecho al honor no existe y se mueven ambos derechos en un plano de mayor igualdad, a lo cual no es ajena la consecuencia en el orden civil de la protección al honor: una indemnización y/o un derecho de rectificación.

La ponderación de los intereses en conflicto

La segunda cuestión que me planteo es la de la proporcionalidad de la protección civil del honor con la medida excepcional del secuestro de la publicación.

Vaya por delante mi respeto por la decisión judicial y, obviamente, por la magistrada que la adopta. Ciertamente, el auto es formalmente correcto y analiza los dos elementos básicos de las medidas cautelares (el “fumus bonis iuris” y el “periculum in mora”), aunque a mi juicio no pondera suficientemente los intereses en conflicto -que serían el interés del demandante en su buen nombre y honor, el del autor y el editor en su libertad de expresión y de edición, y el interés general en mantener la libertad de difusión de ideas e información y la restricción de todos los medios y modos de censura previa (sin excluir la responsabilidad a posteriori)-, pero la valoración jurídica de todo esto solo compete ahora la Audiencia Provincial de Madrid, en grado de apelación.

Vuelve ‘Narcos’, la serie de Netflix que mitifica el crimen organizado, la droga y la violencia

En punto, tan solo, a ofrecer al EL DEBATE DE HOY y a sus lectores mi opinión privada como jurista estudioso de la materia sobre este secuestro judicial, debo señalar que soy contrario a utilizar el secuestro de publicaciones en la protección civil del derecho al honor, pues la mayor protección que tiene el derecho al honor en el ámbito civil parece que debe constreñirse a las indemnizaciones y a la rectificación, pero el secuestro de publicaciones es más propio del ámbito penal frente a un ilícito de este tipo. Con lo cual no quiero decir que sea rechazable en todo caso, pero el secuestro de publicaciones debe ser utilizado con prudencia extrema.

Auto del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 7 de Collado Villalba (Madrid) sobre el secuestro de Fariña


Lee aquí el texto completo de la resolución judicial
Imagen de portada: Detalle de la edición del libro Fariña
Tags publicados
Escrito por

Abogado. Magistrado excedente de lo Contencioso-Administrativo. ​

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons