La Guerra de los Treinta Años, una herida en el corazón de Europa que tardó siglos en cerrar

Por ANTONIO MIGUEL JIMÉNEZ | Europa se olvidó de sus sueños de unidad y dio paso a una dinámica belicista que no se frenó hasta la Segunda Guerra Mundial.