Diario de análisis, reflexión y valores   

 

“Amazonas” . La verdadera historia de las guerreras más allá de la mitología griega

El mito de las amazonas, las mujeres guerreras, es uno de los más extendidos de la Antigüedad. Su historia tiene mucho de leyenda y Adrianne Mayor presenta un gran volumen en el que descifra las claves para entender la fascinación que provocaban. 

Las amazonas, las míticas -en el sentido épico del término- guerreras de la Antigüedad, ocupan un lugar especial en el imaginario colectivo. Cuando son mencionadas, vienen a la mente diversas ideas, todas ellas imbuidas de un aire animalesco. La némesis más evidente de la matrona romana, de la dama del oikos griega. Mujeres salvajes, bárbaras, que se amputaban un pecho para mejorar su pericia como arqueras. Mujeres que odiaban a los hombres, que raptaban a sus parejas para reproducirse y después mutilaban o abandonaban a sus vástagos masculinos. Mujeres que se erigieron como archienemigas de Aquiles y Hércules. Mujeres, por supuesto, que jamás admitirían varones en sus grupos, y que generalmente elegían entre ser vírgenes o lesbianas. Mujeres que, sin duda, además, nunca tuvieron una existencia en el mundo real, fuera de sus mitos y leyendas… ¿o sí?

Amazonas

ADRIENNE MAYOR | AMAZONAS. GUERRERAS DEL MUNDO ANTIGUO | DESPERTA FERRO EDICIONES | 2017 | 472 PÁGS. | 25,95 €

Frente a esta serie de tópicos errados, frente a este constructo mítico que describe a las amazonas como fieras salvajes, y frente al asimismo equivocado constructo historiográfico que las concibe como meros seres imaginarios, Adrienne Mayor presenta en Desperta Ferro Ediciones lo que ella misma denomina como una auténtica “enciclopedia amazónica”. La profesora Mayor, clasicista de la Universidad de Stanford y especialista en la historia de la ciencia en el mundo antiguo, ha centrado sus investigaciones en la arqueología, los mitos clásicos, las tradiciones esteparias, las fuentes literarias y los análisis lingüísticos para desentrañar la verdadera identidad de las mujeres guerreras de carne y hueso que habitaron las estepas euroasiáticas y que a través de los griegos el mundo ha conocido como amazonas.

Concebido como una monografía de consulta, el libro ahonda en distintos aspectos de la materia; desde quiénes eran las amazonas, pasando por sus huellas en la arqueología y en la historia, hasta llegar a Extremo Oriente y adentrarse en la identidad de las amazonas de China. Comenzando por el principio, Adrienne Mayor señala que es en la Ilíada de Homero donde se encuentra la primera referencia griega a las amazonas. Y esto es de vital importancia, ya que es precisamente esta perspectiva helénica la que ha condicionado la visión heredada que hemos recibido de estas mujeres a las que nos referimos por “amazonas”. A pesar de que, tal y como indica Mayor, para comprenderlas de un modo objetivo y en plenitud es necesario abandonar el paradigma griego, también resulta fundamental retrotraerse a él para, desde ahí, ir hilando toda la información disponible. La locución homérica amazones antianeirai designa a un pueblo (de ambos sexos, juntos) en el que el epíteto sirve para señalar la característica más notable -a ojos griegos- de este grupo: la llamativa igualdad, paridad y equilibrio entre hombres y mujeres. Se trata, en inicio, por tanto, de un etnónimo, utilizado en tiempos arcaicos para designar a los grupos de poblaciones guerreras nómadas, que habitaban en las zonas esteparias. Sus relaciones intersexuales de igualdad sería lo que más llamase la atención de los helenos, y la tradición oral, el paso de los siglos y la mezcla de testimonios harían lo demás: progresivamente, en el imaginario popular de la Antigua Grecia, estos amazones antianerai se convirtieron en las amazonas, un grupo exclusivamente femenino y con unas características extravagantes que llamarían la atención (y en ocasiones la admiración y atracción) del griego medio.

Al ir desentrañando la historia real que se encuentra tras las leyendas, la autora de Amazonas describe tres categorías distintas:

  1. Por un lado, las jinetes arqueras nómadas de las estepas. Mujeres (en realidad, pueblos) que vivían como las amazonas descritas en los mitos. Contemporáneas a los griegos y cuyas vivencias están abundantemente documentadas por la arqueología, en especial, en lo relativo a las excavaciones de túmulos y los estudios óseos, la lingüística, y las fuentes antiguas y modernas.
  2. En segundo lugar, las amazonas mitológicas propiamente dichas: mujeres como las reinas Hipólita, Antíope o Pentiselea, inspiradas en las mujeres reales de las estepas, que en el imaginario heleno se tornaron en aguerridas guerreras que plantaron batalla a los héroes míticos. En todos los relatos suelen acabar derrotadas, ya sea muertas o capturadas, pero siempre se las representa con atractivo erótico y destreza.
  3. Por último, las mujeres descritas en las tradiciones no griegas, desde el mar Negro hasta China. Se trata de heroínas asimilables a las amazonas, pero que aparecen en las leyendas egipcias y persas, y en las tradiciones épicas caucásicas y de Asia Central, así como en las crónicas chinas. A diferencia de lo que ocurre en el caso mitológico griego, estos relatos, de pueblos considerados bárbaros desde la óptica helena, muestran un gran orgullo por sus propias mujeres heroicas y no se las describe como derrotadas sino como merecedoras de grandes victorias.

“La muerte de los héroes” . Una trabajada obra que nos acerca a la mitología griega y su tragedia

Tras exponer esta clasificación, la monografía pasa a describir minuciosamente aspectos particulares de la materia, comenzando por una exhaustiva y concienzuda descripción de Escitia, la tierra de las amazonas, y su estrecha relación con los sármatas. Merece una mención aparte la documentación del libro de Adrienne Mayor, tanto en lo relativo a citas y referencias (lo que lo hace riguroso y académico, sin dejar de ser accesible para un público más profano) como en cuanto a sus profusas ilustraciones, en especial los abundantes mapas, fundamentales para seguir el hilo argumental, pero también muy notoriamente las ilustraciones arqueológicas.

En el segundo gran bloque del libro, el lector puede aprender asuntos tan dispares como que gracias a la arqueología, y concretamente a los estudios paleopatológicos, podemos afirmar sin lugar a duda que las mujeres nómadas de las estepas llevaban a cabo las mismas actividades que sus compañeros masculinos, o cómo y por qué tatuaban su piel. Los ajuares funerarios, repletos de armas, y los cuerpos con marcas de muertes violentas nos hablan de una sociedad tan guerrera como igualitaria, también en la forma de vestir, con pantalones de lana. Mayor se adentra en las estructuras sociales y políticas, recreando la imagen de unas mujeres que eran, sin duda, unas amantes apasionadas, y cuyas vivencias sexuales, desde luego exóticas para los griegos, a pesar de no estar conformadas necesariamente por estructuras semejantes al matrimonio, estaban lejos de acercarse a la androfobia, más bien al contrario. Las palabras que Mayor cita al comienzo de este fundamental volumen, describiendo a la pareja nómada ideal, son tal vez aquellas que mejor nos pueden ayudar a comprender a estas mujeres y a sus compañeros, sin caer en los extremos de los griegos ni de los historiadores modernos: “Allá donde fueran, siempre estaban en casa si permanecían juntos”.

Imagen de portada: Detalle de portada de Amazonas. Guerreras del mundo antiguo | Desperta Ferro Ediciones
Escrito por

Arqueóloga por la UCM y Máster en Historia Antigua UCM-UAM. Investigadora en la UC3M.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons