Diario de análisis, reflexión y valores   

 

Si Europa renace, será por lealtad a sí misma

El pasado 23 de febrero se firmó en París un manifiesto titulado Por una Europa fiel a la dignidad humana. Un proyecto liderado por la federación One of Us, que agrupa a más de 45 organizaciones provida.

Existe un perfil de la realidad europea que conviene no olvidar. El perfil de una gigantesca organización con una burocracia que puede ser el instrumento paradójico de su propia decadencia. Una Europa poderosa en lo político no es compatible con el olvido intencionado de sus orígenes, con la promoción de políticas de género que son una negación de la antropología cristiana que Europa asumió y que es un pilar de su significado profundo. Es preciso que haya una política verdaderamente europea y comandada por europeos de sus distintas naciones que desafíe el mundialismo -ajeno a la esencia europea- del que la Unión Europea, a veces, resulta promotor y portavoz.

La firma de un manifiesto imprescindible 

El pasado 23 de febrero se firmó en París un manifiesto titulado Por una Europa fiel a la dignidad humana. Este proyecto lo lidera la federación One of Us, presidida por Jaime Mayor Oreja, y que agrupa a más de 45 organizaciones de distintos países que defienden la vida en Europa. La firma del manifiesto tuvo lugar en el Senado de París, con el fin relanzar una plataforma que asocia a intelectuales y pensadores europeos.

Ante la crisis de la verdad, de la persona, de la conciencia que padece Europa, la plataforma cultural naciente propone aglutinar una corriente de pensamiento y opinión que recoja el sentimiento de orfandad de millones de europeos y que coincide con las raíces más auténticas y profundas del fenómeno europeo.

El manifiesto ha sido redactado por el prestigioso pensador francés Remi Brague, profesor emérito de la Sorbona y de la Universidad de Múnich. En él se recogen, de un modo magistral, todos y cada uno de los temas que preocupan a una gran parte de la ciudadanía europea que defiende los valores cristianos como los pilares de nuestra civilización.

Las claves más destacables del manifiesto recientemente firmado son las siguientes.

Crisis por infidelidad a sus orígenes

Europa está inmersa en una profunda crisis moral que amenaza su supervivencia como civilización. Dicha crisis surge del deterioro de los cinco elementos constitutivos de su identidad: la filosofía como autentica búsqueda de la verdad, el espíritu del derecho romano que agoniza ante el positivismo, la contribución del cristianismo a la cultura europea, la ciencia amenazada por el relativismo y la idolatría de la técnica, el Estado de derecho amenazado por totalitarismos, reivindicaciones violentas y demagogia.

Sintomatología de un diagnóstico

Los síntomas hablan por sí mismos: baja tasa de natalidad, crisis del matrimonio y la familia, auge del relativismo, ataques a la libertad de conciencia, negación del sentido de la vida, con la consecuente aceptación legal y social del aborto y la aprobación de la eutanasia en muchos Estados, y la imposición de la ideología de género. En definitiva: el desprecio de la persona y, por ende, la deshumanización del hombre.

Suicidio asistido y eutanasia: ni ético ni lícito . El personal sanitario está al servicio de la vida

Europa necesita ser ella misma 

Y, sin embargo, solo volviendo a lo que ha supuesto la contribución de las religiones bíblicas y, en particular, del cristianismo, a la formación del espíritu europeo y a su plasmación en políticas concretas, será posible recuperar una moral positiva y restablecer la senda de la superioridad de lo espiritual sobre lo material.

Prioridades del manifiesto

* Afirmación de la vida.

* Protección de la familia basada en el matrimonio de hombre y mujer.

* Promoción de la natalidad y concienciación del “invierno demográfico”.

* Afirmación positiva de la diferencia sexual entre hombre y mujer y rechazo de la ideología de género.

* Afirmación de la libertad de pensamiento, expresión y educación.

* Afirmación de la reproducción natural; oposición a la “gestación subrogada” y a las técnicas de fecundación in vitro.

* Desarrollo del potencial de la naturaleza humana.

En esta importantísima iniciativa hay, a su vez, un deseo de incorporar a esta tarea moral a intelectuales y pensadores que sean capaces de mantener vivo el espíritu de los padres fundadores de Europa, sabiendo que no se empieza desde cero y que se necesita discernir y alumbrar nuevos instrumentos para el nuevo tiempo que nos ha tocado vivir. Como afirma Jaime Mayor Oreja: “Si la crisis está en la persona, la solución también está en la persona y se precisan miles de cambios de actitudes personales”.

Es este un buen momento, existe un movimiento pendular que sacude a todas las sociedades occidentales que, como denominador común, rechaza los dictados de lo políticamente correcto. Este manifiesto y la plataforma tienen la oportunidad y la obligación de tratar de dirigir la inercia de la reacción legítima de muchas personas hastiadas y sacar frutos políticos, culturales y sociales que procedan de la mejor tradición europea, reivindicando una Europa en la que podamos reconocernos todos.

Imagen de portada: La obra de “El rapto de Europa”, de Rembrandt | Museo J. Paul Getty de Los Ángeles (Estados Unidos)
Escrito por

Doctora en Derecho por la USP CEU. Profesora Adjunta de Teoría del Derecho. Secretaría Académica del Instituto de Estudios de la Familia.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons