Diario de análisis, reflexión y valores    

 

La ‘manada’ no para de crecer . El lado más oscuro del ocio de masas y la revolución sexual

El juicio por la agresión sexual en grupo a una joven perpetrada durante los últimos Sanfermines ha quedado visto para sentencia, con una petición de más de 22 años de prisión para cada uno de los acusados. Se trata de un ejemplo más de las muchas conductas inaceptables asociadas a ciertos hábitos de ocio creados por el Estado de Bienestar. Los datos de violencia crecen en sociedades secularizadas, como la española, en las que concepción humana y familia se han desvinculado.

En las últimas semanas, ha sido continuo y generalizado, en todos los medios, el seguimiento de un juicio sobre una agresión sexual a una joven por un grupo (la ‘manada’). El caso ha servido de pretexto para una campaña generalizada en los medios de comunicación de concienciación sobre los abusos sexuales. Sin embargo, este caso ha puesto de manifiesto muchos otros semejantes, en otros lugares semejantes (Oktoberfest, fiestas vecinales o conciertos masivos, etc.) que revelan conductas inaceptables pero repetidas como un patrón indeseable en ciertos hábitos de ocio: juventud, desinhibición, abuso de alcohol o drogas y violencia sexual, lo que plantea legítimos interrogantes.

El discurso dominante, deudor de un cierto feminismo que las elites políticas tratan de imponer y los medios aceptan explica esta violencia masculina sobre las mujeres como consecuencia de los reductos religiosos anticuados y machistas que están incrustados en la cultura de muchos países y en la mentalidad de sus hombres. Resurge la anticuada terminología feminista, algo apolillada pero que da una explicación, aparentemente satisfactoria, a este residuo indeseado que produce estos coletazos: el patriarcado.

Secularización y violencia

Sin embargo, esta explicación se revela como esquemática, parcial e ideológica, pues los datos sociológicos, políticos y sociales parecen desmentir claramente este diagnóstico. Los datos de violencia crecen en sociedades en las que, como la española, se han ido aprobado leyes, con consenso político y finalmente social: sobre el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo; sobre la desvinculación entre concepción humana y familia. Sociedades en las que la secularización es un hecho incontestable, en las que el consumo de estupefacientes se ha generalizado con un cierto consenso social como complemento del ocio, en las que el discurso de la Iglesia o de las Iglesias no tiene eco y en las que la figura patriarcal es un fenómeno casi arqueológico. De hecho, es un dato estadístico, repetido en las encuestas, que los peores datos de violencia de género los proporcionan los progresistas y socialdemócratas países escandinavos.

Estando así las cosas, uno de los lugares comunes de la “supuesta” formación sexual que se ofrece a los niños en los colegios, al gran público en los medios de comunicación, presente en numerosas películas y series resulta una cierta banalización de la sexualidad. “To have fun” es un lema que los herederos de la revolución sexual del 68 han patrocinado, como si la práctica sexual fuese equiparable a una diversión cualquiera, un modo inocuo del ocio. La liberación de los instintos no tiene coste, se asume. Es un mensaje, una y otra vez repetido y presente en estas mismas sociedades que asisten perplejas al crecimiento de esta violencia, en principio, incompatible con el destierro de los tabúes de antaño. Lo cierto es que nuestros jóvenes crecen conscientes y acostumbrados a esta violencia, justo cuando el sexo ya no es algo trascendente, vinculado a la llegada al mundo adulto y a la aceptación de sus obligaciones y roles.

Paradojas y contradicciones de Occidente . Abusos sexuales en la sociedad del siglo XXI

El poder y su discurso dominante no tienen visos de rectificar en su diagnóstico ni en sus medidas para afrontar esta realidad social amarga, molesta e incompatible con estos tiempos de amplísima y fomentada libertad sexual. Tiempos en los que somos educados en los prodigios de todo tipo de actos y relaciones sexuales, en los que las campañas en contra de la violencia machista y la igualdad se han hecho sitio en todas las instituciones sociales y estatales, en los que la igualdad de derechos se ha plasmado en todos los textos legales.

La ‘manada’ sigue creciendo

A la vista de lo anterior, no puede dejarse de preguntar si esta mirada sobre la sexualidad humana que el poder ha adoptado y que promueve, unidireccional, privada de trascendencia y ayuna de responsabilidad, no está en directísima relación con la tristísima constatación de que, precisamente, en las autopistas del ocio que el Estado de Bienestar ha creado, la ‘manada’ no para de crecer.

Escrito por

Doctora en Derecho por la USP CEU. Profesora Adjunta de Teoría del Derecho. Secretaría Académica del Instituto de Estudios de la Familia.

...

Deja tu comentario