Diario de análisis, reflexión y valores   

 

VOX rompe la espiral del silencio frente a la ideología de género

La irrupción de VOX en el panorama político ha puesto de manifiesto las injusticias en la aplicación de la ley de violencia de género. Dar forma a unos esquemas falsos y estereotipados sobre el hombre y la mujer no resolverá los problemas.

Más allá de lo sucedido y de lo que ha costado lograr un pacto en Andalucía para formar gobierno, lo cierto es que los planteamientos de VOX han puesto sobre la mesa del debate político nacional, por primera vez y de una manera seria, la existencia de injusticias contra los hombres en la aplicación de la ley de violencia de género y la sucesión de normas LGTBI de corte totalitario, aprobadas sin verdadera demanda social, que se vienen imponiendo de un modo cada vez más radicalizado desde hace ya más de una década.

Por la respuesta de muchos medios, asociaciones feministas y personas a las reflexiones que ha planteado el partido de Santiago Abascal, parece ser que a quien cuestione la “ideología de género” y la aplicación de las normas que se derivan no le importa la mujer. Muy al contrario, las normas de género y determinados aspectos de la ley de violencia de género que ponen al hombre en situación de desigualdad ante la ley no defienden realmente a la mujer, ni a ningún colectivo, sino que se defiende a una construcción ideológica, detrás de la cual existe un gran entramado de asociaciones de feminismo radical y del lobby LGTBI con muchos intereses económicos en juego.

Estos últimos días hemos sido testigos de manifestaciones feministas en varias ciudades de España, directamente subvencionadas por el PSOE y por multitud de asociaciones afines, que han pagado autobuses y gastos para que vociferaran a coro unas proclamas dirigidas y repetitivas, como si sus gritos y sus leyes fueran la única forma de amparar y proteger a la mujer. Pretenden vender la falsedad de que discrepar de una legislación profundamente ideológica, adoctrinadora e injusta equivale a desear el daño a la mujer. No es ni cierto, ni justo.

El escrache preventivo de la izquierda contra VOX

Hay otros modos más dignos y verdaderos de entender y defender al hombre y a la mujer, pese a que no sean los suyos. Lo verdaderamente relevante es que VOX ha roto la “espiral del silencio” en una cuestión que hasta ahora nadie en la política española había hecho y, sin embargo, ha encontrado un eco en gran parte de la ciudadanía, que se ha hartado de callar ante lo políticamente correcto.

Toda esta reacción del socialismo perdedor de Andalucía y de las feministas radicales que se hacen eco de sus proclamas subraya una de las notas de este marxismo cultural que reaparece ahora de una forma nueva, esto es, pretender una reeducación social basada sobre la hipótesis de una culpabilidad colectiva aplicable a todos los varones españoles. Tal reeducación no busca una armonía o complementariedad entre los sexos, sino crear una lucha entre ellos que genera conflicto.

Los estereotipos de la ideología de género

Se ha creado un nuevo sofisma: “todo hombre es machista y maltratador” y “toda mujer, por el hecho de ser mujer, es maltratada”. ¿Esta falacia es la que quieren enseñar a nuestros hijos? ¿Esta es la reeducación que nos propone ahora la Junta de Andalucía? ¿No hay hombres buenos, ni en España ni en el mundo entero? ¿Dónde están los padres, los maestros, los maridos que quieren y respetan a sus mujeres, hijas o alumnas? ¿Qué nos están diciendo? ¿Por qué nos tragamos toda esta historia sin masticar? Hay millones de padres, amigos, novios y maridos que jamás ha ejercido ese rol estereotipado.

El hecho de que, desgraciadamente, muchas mujeres hayan sufrido y sufran hoy experiencias muy dolorosas y hasta mortales no quiere decir que haya que inculcar a los niños y adolescentes que todos los hombres actúan así. Cuando un hombre, en una realidad concreta, se comporte así habrá que castigar el delito, como tantos otros delitos. Nuestra sociedad ya tiene padres, hijos y maridos que no encajan en ese estereotipo falso y manipulador que quieren imponer y que, además, es una fuente de conflicto por su evidente falsedad. No denostemos al varón por el hecho de ser varón, ni “empoderemos” a la mujer por ser mujer.

Ideología de género . Una falacia contraria a nuestra cultura que pretende disolver la familia

Cabe preguntarse por las consecuencias de la imposición de esta construcción ideológica que la izquierda española ha asumido. La difusión y asignación de roles falsos al hombre y a la mujer no va a contribuir a disminuir los problemas de violencia existentes. Con la falsedad y con la mentira no se construye. Por el contrario, se agudizan o perpetúan los problemas por tratarlos con soluciones falaces y que responden a esquemas ideológicos trasnochados como los del marxismo.

Educar a los niños sobre esquemas ideológicos no ayuda a afrontar los problemas que se dan en las relaciones entre los hombres y las mujeres. El respeto a la dignidad de la mujer no va a surgir por la imposición de esquemas falsos en los que nadie de carne y hueso se reconoce, solo surge de la educación sana en familias en las que el hombre y la mujer colaboran codo con codo y en las que el buen trato entre ellos educa mil veces mejor que cualquier falso relato.

Imagen de portada: Manifestación feminista en Barcelona en contra de las propuestas de VOX. | Agencia EFE
Escrito por

Doctora en Derecho por la USP CEU. Profesora Adjunta de Teoría del Derecho. Secretaría Académica del Instituto de Estudios de la Familia.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons