Diario de análisis, reflexión y valores    

 

Las familias numerosas . 50 años de trabajo por el reconocimiento a su aportación social

La Federación Española de Familias Numerosas celebra su 50 aniversario. Desde su fundación y hasta la fecha, la asociación ha luchado por los derechos de un colectivo que constituye la garantía de futuro de la sociedad y la economía españolas.  

Si la familia en general es un eslabón fundamental en la cadena que mueve la economía, el elemento que vertebra y cohesiona la sociedad, las familias numerosas lo son aún más. Con un nivel de consumo nada desdeñable, somos grandes dinamizadores de la economía y aportamos capital humano, población activa, futuros cotizantes y los ciudadanos que van a sostener el sistema de bienestar de las próximas décadas. En una sociedad con un índice de fertilidad de 1,3 hijos por mujer, muy por debajo del 2,1 necesario para garantizar la reposición de la población, estas familias consiguen equilibrar la pirámide de población, al compensar ese escaso índice de fertilidad con un mínimo de 3 hijos.

Las familias numerosas somos un bien preciado que el Estado, agentes sociales, empresas, deberían mimar y dotar de un adecuado apoyo económico y social. Nadie puede discutirlo, somos un bien fundamental para cualquier sociedad, un verdadero motor para el desarrollo económico y social y el progreso de cualquier país. Sin embargo, la familia -no digamos la numerosa- ha sido algo que ha quedado totalmente fuera de la agenda política durante muchos años. Por falta de visión, por una mentalidad trasnochada, por barreras ideológicas… En nuestro país, no se ha reconocido ni apoyado lo suficiente a la familia con hijos, y menos a la numerosa. Los poderes públicos se han resistido durante años a ver la importancia, incluso la necesidad, de desarrollar políticas de familia que “premiaran” a los que hemos decidido tener hijos, y más a aquellos de nosotros que los tenemos por encima de la media.

Ciertamente, los hemos tenido libre y voluntariamente y no podemos exigir que otros, el Estado, se ocupen de su crianza. Nunca hemos pedido eso. Somos plenamente conscientes y asumimos que somos nosotros los responsables de su cuidado, alimentación y educación. Pero sí reclamamos una compensación, un reconocimiento a la aportación que hacemos al conjunto de la sociedad en forma de capital humano y un marco regulatorio suficiente que nos permita decidir en libertad el número de hijos que tengamos.

La ‘sociedad’ de la familia

Afortunadamente, en los últimos años, gracias en buena parte al trabajo de las asociaciones de familias numerosas, el panorama de protección a la familia y a las familias numerosas ha empezado a cambiar. Se han conseguido importantes avances, algunos de ellos históricos para nuestro colectivo, por los que llevábamos mucho tiempo trabajando. Uno de ellos, la ampliación de la consideración de familia numerosa hasta que el último de los hijos cumpla la edad establecida en la ley, con la que se ha puesto fin a una tremenda injusticia que se cometía con nuestros hijos más pequeños.

También el complemento por maternidad en las pensiones, puesto en marcha por el Gobierno en enero del año pasado, en respuesta a nuestra demanda de “Más hijos, más pensión”; o las nuevas deducciones fiscales por familia numerosa establecidas un año antes para ayudar a aliviar la carga económica que soportamos los que más hijos tenemos. Recientemente, igualmente en materia fiscal, el Gobierno, con el apoyo de Ciudadanos, se ha comprometido a mejorar el tratamiento fiscal de las familias de 4 hijos, queda por ver el desarrollo y su entrada en vigor.

Todo ello son muestras, gestos que denotan un cambio de mentalidad en la clase política a la hora de reconocer el papel de las familias numerosas en la sociedad. Desgraciadamente, todavía queda mucho por hacer, queda un largo camino por recorrer para que en España las familias tengan el nivel de protección que tienen en otros países europeos. Falta, por ejemplo, una prestación por hijo, universal y hasta los 18 años, como existe en buena parte de Europa, que permite a las familias con hijos a cargo –a todas, no solo a las numerosas- garantizar una educación y crianza de sus hijos en igualdad de oportunidades.

En esos países, hace años que los gobiernos entendieron la importancia de las familias con hijos como un activo de la sociedad; por ello, invierten en ellas y no solo no ponen trabas o barreras a los que quieren tener hijos, sino que les facilitan el ejercicio de la maternidad/paternidad. También es justo decir que no es solo una cuestión de los poderes públicos, también es de las empresas, que deben favorecer entornos laborales que permitan conciliar trabajo y familia. Afortunadamente, hoy son ya muchas las empresas que cuentan con medidas de conciliación, con flexibilidad horaria y espacial, permisos por cuidado de hijos, tanto para hombres como para mujeres, etc. De hecho, entidades como la Fundación Másfamilia, de la que la FEFN es patrono, con su certificado “efr” (empresa familiarmente responsable) reconoce el esfuerzo que hacen las empresas al mejorar el entorno laboral de sus empleados con hijos a cargo.

La familia es un pilar fundamental en el rendimiento educativo

Desde la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN), trabajamos para que se reconozca la contribución de las familias numerosas a la sociedad y se las proteja adecuadamente, económica y socialmente. Este año cumplimos nuestro 50 aniversario y, a lo largo de estas cinco décadas, hemos sido testigo de grandes cambios sociales y de las dificultades que han tenido las familias para adaptarse a ellos. Aunque no debemos bajar la guardia y seguir exigiendo mayores niveles de protección, las últimas medidas nos permiten ver un gran cambio y considerar que las familias numerosas vamos, poco a poco, obteniendo el reconocimiento que merecemos por nuestra aportación social.

Escrito por

Presidenta de la Federación Española de Familias Numerosas.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons