Diario de análisis, reflexión y valores    

 

25 años de la Declaración del Día Internacional de la Familia: El nuevo paradigma mundialista

La ONU  celebra el 25 aniversario del Día Internacional de la Familia con un marcado carácter reivindicativo. Su lema, “Familias y sociedades inclusivas”, lleva implícita una triste manipulación ideológica de la unidad familiar.

El calendario ha sido siempre un tablero de la lucha cultural. Los ciclos y celebraciones del mundo pagano fueron hábilmente sustituidos e integrados por el calendario cristiano. Una civilización se identifica por sus celebraciones. A la celebración del santoral y del año litúrgico cristiano se han ido adhiriendo celebraciones de toda índole, en las que hay una clara intencionalidad política, cultural y social, que cada vez se alejan más del significado cristiano, pues sin duda nuestra época, como predijo Benedicto XVI, es una “era neopagana”. Conviene no olvidar que la Revolución Francesa se inició con un nuevo calendario. No duró mucho, es preciso advertir  también.

La alta preocupación de la ONU por los niños no alcanza a aceptar su pleno derecho a nacer

Un año más, el 15 de mayo se celebra el Día Internacional de la Familia. Este año 2018 con la peculiaridad de que se cumplen 25 años desde que la Asamblea General de Naciones Unidas declaró el 20 de septiembre de 1993 la existencia del día Internacional dedicado a la Familia.

La ONU celebra este año 2018 el día de la familia con un marcado carácter reivindicativo de la diversidad familiar, siendo su tema “Familias y sociedades inclusivas”. Con ello olvida el origen de su creación en 1993 y pretende, como en tantas otras cuestiones, mostrar no solo su docilidad, sino el pleno seguimiento de los postulados imperantes de la Ideología de Género. En este sentido el programa de este año pretende exportar los postulados de Género a las culturas asiática y africana, objetivo primordial de esta organización que ha pasado de ser mundial a mundialista. Siguiendo estas coordenadas de las nuevas ideologías en boga, la ONU entiende por familia al “grupo humano primario del ser humano. Esto es así ya que la familia actúa como el primer grupo de personas con las cuales el ser humano que nace entra en contacto. La familia es el grupo responsable de cuidar y proteger al bebé, pero también de integrarlo al mundo (…)”. En esta definición se denomina a la familia como grupo humano. Es llamativo que ningún momento se hace referencia al padre o la madre como elementos fundamentales de tal grupo humano.

Más allá de desenmascarar esta triste manipulación ideológica de la familia, esta celebración nos invita a ir al fondo del asunto de lo que celebramos y de lo que, por tanto, se quiere poner en valor: la Familia, ¿Y qué es la familia, ayer, hoy y mañana?

En estos 25 años ha habido cosas que han cambiado mucho y cuestiones esenciales que aunque el paisaje mundial se empeñe en que tienen que cambiar no cambian.

Hay realidades objetivas y ciertas que el ser humano necesita y una de las más  fundamentales, es la familia.  Para que una vida humana surja necesita el concurso de un óvulo y de un espermatozoide, y por tanto de quienes hicieron posible su vida y le engendraron. Si alguno de ellos le abandona, muere o simplemente desaparece de su horizonte vital, el hijo va a ir a buscarle, va a preguntarse por su existencia, y querrá conocerle, tratarle y sentir su afecto.

Maternidad subrogada . Cinco falacias sobre el “altruismo” que mercantiliza a madre e hijo

Y sin embargo hoy hay temas que apenas se pueden mencionar: toda persona necesita de un padre y una madre, y no solo en el origen de su vida  sino durante toda su existencia. Sin duda, a lo largo de la vida pueden suceder circunstancias impredecibles: muerte, separaciones, distancia entre padres e hijos, incluso no conocer nunca a quien te engendró o donó su material biológico o alquiló su vientre para que otra persona viera la luz, y sin embargo, tal circunstancia, siento decirlo con franqueza y no hay en mi deseo ninguno de herir a nadie, reconozcámoslo: no es lo deseable. No es algo querido para el hijo que se muera alguno de los padres, no conocer nunca a uno de los progenitores o ser un huérfano biológico.

Adopciones truncadas . Cuando la mochila de las heridas pesa más que la buena voluntad

Prueba de ello es que los hijos adoptados quieren y necesitan saber algo de sus padres, las personas nacidas por fecundación in vitro (FIV) también y los huérfanos de padre o madre sienten un vacío irremplazable toda la vida. Cierto también que pueden superarse muchas carencias, que otras personas pueden llenar la vida, colmar de afecto y hacer feliz, pero no podemos perder el norte o la memoria del origen afirmando que nada importa o que al ser humano todo le da igual: Eso no es cierto. Es evidente hoy -quizá más que nunca en la historia, especialmente en el mundo occidental- que hay otras estructuras paterno-filiales que por separación, distancia o elección se producen cada vez más, pero en su origen se ha necesitado y se necesitará vitalmente la presencia de dos figuras: paterna y materna.

Con estas palabras explica la ONU el cambio en la institución familiar: “A pesar de que el concepto de familia se ha transformado y su estructura ha evolucionado en las últimas décadas como resultado de las tendencias mundiales y de los cambios demográficos, las Naciones Unidas considera que la familia constituye la unidad básica de la sociedad”. Si para definir y proteger a la institución familiar dependemos de las tendencias mundiales y de los cambios demográficos como indica la ONU, con una lógica sofística que encubre pobremente su identificación con los postulados de Género, lo que revela es la profunda decadencia de un Occidente desnortado que no reconoce los principios básicos que le construyeron como civilización, pues de Oriente a Occidente la esperanza del mundo es la familia, y como dijera Chesterton: “Este triángulo de verdades evidentes-padre, madre, hijo-no puede ser destruido, pero puede destruir a las civilizaciones que lo desprecian”.

Escrito por

Doctora en Derecho por la USP CEU. Profesora Adjunta de Teoría del Derecho. Secretaría Académica del Instituto de Estudios de la Familia.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons