Diario de análisis, reflexión y valores    

 

La familia es un pilar fundamental en el rendimiento educativo, hay que apoyarla

El entorno familiar es un factor fundamental para entender el rendimiento educativo de los alumnos. Llevar a cabo políticas que apoyen a la familia, especialmente a las más  numerosas, es imprescindible para mejorar los niveles académicos en España.

Investigaciones recientes sobre el rendimiento educativo de los alumnos muestran que los factores personales y familiares tienen más importancia que los correspondientes al centro académico. La literatura acerca de los logros educativos y profesionales de los jóvenes según sus características familiares muestra la urgente necesidad de otorgar mayores apoyos (Administración, legislación laboral, sistema educativo) hacia las familias españolas con un mayor número de hijos.

Un calendario escolar al margen de los padres

Recientemente, y gracias a diversos proyectos de investigación, como el PISA de la OCDE o Families and Societies de la Unión Europea, se han demostrado, entre otras, las siguientes relaciones:

  1. El nivel socioeconómico y cultural de los padres influye de manera poderosa en el rendimiento, al explicar, en promedio para los países de la OCDE, cerca del 13% de las diferencias de los resultados.
  2. Las rupturas matrimoniales tienen efectos muy negativos sobre los logros educativos. En un estudio reciente referido a catorce países europeos se muestra que los hijos de padres separados reducen la probabilidad de alcanzar un título universitario en un 7%.
  3. Existe una fuerte asociación entre el tiempo dedicado por los padres a sus hijos y los resultados escolares. Los niños que pasan cierto tiempo leyendo libros con sus padres, o que conversan sobre temas sociales o políticos con ellos, obtuvieron cerca de 40 puntos más en los exámenes de comprensión lectora del proyecto PISA, independientemente del nivel socioeconómico de la familia.
  4. Se comprueba una asociación negativa entre tamaño de la familia y logros educativos. Los hijos de familias numerosas tienen una probabilidad superior de sufrir situaciones de pobreza, al tiempo que sus resultados educativos e inserción laboral son menos favorables en comparación con hijos únicos. La necesidad de repartir los recursos materiales de la familia y el tiempo disponible de los padres entre un mayor número de hijos justifican esa relación.
  5. En los países desarrollados para los que existen estudios (Estados Unidos, Francia, Noruega), los primogénitos tienden a obtener logros personales, educativos y laborales superiores en comparación con sus hermanos de menor edad. Estudios recientes identifican como principal causa de esta relación el menor tiempo “de calidad” (lecturas, juegos o comidas) que los padres dedican a sus hijos conforme aumenta su número.
  6. Otro factor que influye en la misma dirección es que los efectos nocivos de las rupturas matrimoniales afectan en menor medida a los hijos mayores, ya que generalmente habrán podido desarrollarse cierto período de tiempo en una familia intacta, con las ventajas que ello conlleva en términos de mayor tiempo disponible de los padres y recursos materiales en el hogar.

Política educativa y familia en España

La información correspondiente al caso español, aunque incompleta, permite obtener algunas conclusiones sobre familia y educación. La Encuesta de Condiciones de Vida muestra una precariedad general de las familias con hijos a su cargo, así como una menor disponibilidad de recursos materiales necesarios para el correcto desarrollo de las habilidades cognitivas y no cognitivas a medida que aumenta el número de descendientes.

El porcentaje de hogares que no puede permitirse que sus hijos realicen determinadas actividades de ocio, participar en acontecimientos escolares o disponer de un lugar adecuado para estudiar es globalmente demasiado elevado, y notablemente superior entre las familias numerosas, como se muestra en la siguiente tabla:

Porcentajes de hogares que no pueden permitirse disponer de un lugar de estudio adecuado o para que sus hijos realicen determinadas actividades, según el número de hermanos.

No, el hogar no puede permitírselo
Total hogares Dos adultos con un niño dependiente

Dos adultos con tres o más niños dependientes

¿Los menores de 16 años y mayores de 3 años del hogar que asisten a la escuela tienen un lugar adecuado para estudiar o hacer los deberes?

4,1%

2,3%

9,7%

¿Los menores de 16 años y mayores de 1 año del hogar tienen regularmente actividades de ocio (deporte, natación, tocar un instrumento, organizaciones juveniles, etc.)?

10,2%

6,3%

20,6%

¿Los menores de 16 años y mayores de 3 años del hogar que asisten a la escuela participan en los viajes y acontecimientos escolares por los que hay que pagar?

11,2%

6,8%

19,7%

Fuente: Cálculos propios a partir de Encuesta de Condiciones de Vida (INE). Fichero de Microdatos, año 2014.

Por otra parte, las pruebas de PISA muestran que los alumnos que convivían con un hermano obtuvieron, en promedio, 15 puntos menos en las pruebas de matemáticas en comparación con hijos únicos. Este dato debe interpretarse como una consecuencia de la dificultad de conciliar vida familiar y laboral en nuestro país, la excesiva carga fiscal que padecen las familias con hijos y la falta de ayudas para progenitores con menores recursos.

En definitiva, gran parte del déficit educativo español se explica por la escasez de recursos materiales y de tiempo disponible de los padres para el cuidado y la educación sus hijos.

Escrito por

Coordinador del Grupo de investigación Eleduca. Profesor del Departamento de Economía en la USP CEU.

...

Deja tu comentario

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons